FIRMAS

APROXIMACIÓN A LA HISTORIA MÁS PRÓXIMA (IV). Flora y Fauna desde África, no humana totalmente. Por Miguel Leal Cruz

Son numerosas las investigaciones realizadas para determinar este evento considerado aún incierto, académicamente, por no comprobado fehacientemente para el factor humano, pero sí fácilmente constatable en el orden faunístico, polinización o vegetación conjunta. Predicamentos teóricos que con suma prudencia abordan nuestros especialistas universitarios, los menos técnicos en torno a Cuscoy, Schwiedetzky, o más técnicos como Cuenca, Jiménez Gómez, Galván Santos, Navarro Mederos, Arco Aguilar; la religión el mito y la magia en los estudios de Álvarez Delgado, Tejera Gaspar, Méndez, o de carácter netamente estratigráfico, Pellicer, a sumar el estudioso de la Cueva de Gáldar Martín de Guzmán, entre otros. Todos ellos abordan y sistematizan con sumo cuidado las conclusiones obtenidas, especialmente las derivadas de recientes descubrimientos en nuevos estratos o en la industria lítica, tanto en las islas como en el vecino Sahara, pero que no dan seguridad de datación para más allá de dos- tres mil años.

El Sr. Galán, ponente en el citado congreso de la ULL, nos sorprende con su personal opinión en torno al desciframiento de inscripciones, especialmente en torno a la Piedra Zanata, que necesariamente obligan a la búsqueda de nuevas pruebas o elementos de juicio comparativos, al parecer descifrados por el arabista Rafael Núñez o González Antón, antropólogo.

El profesor Desanges, también de La Sorbona (Francia), presente en dicho Congreso, habló sobre proto beréberes, Canarias y África, aludiendo a los escritores romanos Pomponio Mela y Plinio el Viejo, complementado posteriormente por nuestro profesor M. Martínez. El Sr. Desanges se contradice sobre los protobereberes y su presencia en Canarias toda vez que él mismo afirma en La Historia General de África -La Unesco, cap. XVII, que: «sobre la cultura anterior a la bereber muy importante en África del Norte, la Iberomauritana, en torno a 8000-7000 a.C., se halla ausente de Tunicia y de las pequeñas islas del litoral y poco representada en la región de Tánger”, y añade, “que es muy improbable que la llegada a las Canarias, no tuviera lugar por estas fechas, porque los guanches se emparentan , desde perspectiva antropológica a los hombres Mecha-el-Arbi (en el Mediterráneo sur), cromañones, y no tenían nada que recordase su industria y costumbres», argumento, al parecer, leve y contradictorio, puesto que “los guanches” (genérico en Canarias) no eran cromagnoides todos, así probado, pero que a su vez choca frontalmente con la teoría de otro historiador francés, A. Balut, con prestigio internacional nos dice: «los cromagnón magrebinos (sic) que siguieron a los Iberómorusienses (sic) con industria en piedra contemporánea al periodo Magdaleniense francés, se mantendrán hasta el Neolítico, incluso COLONIZARAN -no dice poblar- EL ARCHIPIELAGO CANARIO en torno o hacia el tercer milenio antes de Cristo. Se supone, por lo expuesto, que el primer poblamiento fue mucho antes, si bien, aún no reconocido por nuestras universidades que los datan cronológicamente no más allá de 500-700 años antes de nuestra Era (año 1 de nacimiento de Cristo).

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario