FIRMAS Marisol Ayala

Fallece el empresario grancanario Juan Padrón. Por Marisol Ayala

Este domingo fallecía a los 81 años el empresario grancanario Juan Padrón Marrero, ligado al sector recreativo y de ocio. Nacido en 1933 en Tejeda en el seno de una familia humilde, desde muy joven desempeñó numerosos trabajos, y ya como empresario especializado en salas recreativas se expandió a otras islas de Canarias y el Sáhara cuando estaba bajo dominio español. La capilla ardiente ha sido instalada en el Tanatorio San Miguel de Las Palmas de Gran Canaria, sala 101.

Juan Padrón: “Robé para comer, casi como El Lute”

En junio del 2012 publiqué la entrevista con el empresario fallecido que pueden leer a continuación:

“Que a mis empleados no les falte nunca el trabajo”, dice que es una de las frases más pronunciadas por el empresario de negocios recreativos Juan Padrón. Otra suya curiosa por lo inusual es la de “tengo más de un millar de trabajadores y son como mis hijos”. De la nada al todo.
Juan Padrón, 81 años, nacido en Tejeda, padre de diez hijos, tiene una vida de película. Tanto, que él mismo en 1998 decidió ponerla a su manera en un libro que tituló” Juan Padrón. Trovador de Sueños”. Es un personaje curioso que llega a la entrevista dispuesto a contar hasta lo que no le preguntas. Para quien no lo conozca, Padrón es uno de los empresarios más importantes de Canarias y como muestra ahí van algunos botones en forma de firmas comerciales: Comercial Jupama, Bingos San José -que aglutina ocho salas-, el Gran Casino Las Palmas, Pama e Hijos, Holiday World o Pamali ,firma de boleras que se extiende por todo el país. Nadie le ha regalado nada y ha trabajado “como un negro”, relata. No entiende la vida de otra manera que metido en proyectos.
Luciendo camisa en tono rosa suave y corbata a juego, Juan Padrón habla y una apunta y graba. Juan Padrón tiene diez hijos, “dos fuera del matrimonio”, precisión que realiza con la máxima naturalidad.

Juan Padrón

Todos están reconocidos y todos son mis hijos”. Su mujer, Matilde, le entiende y le quiere, asegura, “como yo a ella, claro. ¡Todas las mañanas le pego un beso que la asfixio…!” Se ríe. Tiene ojos pícaros, p0illos, y justifica su vida de devaneos con un dato aplastante. “Es que yo con 26 años ya tenía cuatro hijos y estaba buscándome la vida en mil trabajos, en las islas, de acá para allá y… Apunta esto que digo ahora para que la gente lo sepa: he sido guagüero, mecánico, latonero, feriante, cuidador de animales… Trabajé en una tienda y muchas cosas más. Cojo filo en cualquier piedra. Así que cuando a mí me hablan de esfuerzo, de trabajo, de pasar miseria, me río…”

Coloca la cara entre sus manos, me mira y ordena: “Apunta ahora esto. Nací y me crié en Tejeda, con la segunda mujer de mi padre, porque mi madre murió en el parto. ¿Te imaginas como era aquello en los años treinta? Éramos en total siete hermanos, entre los hijos de mi padre y los de su nueva mujer. Nos criamos como gitanillos, en la calle, robando tunos o fruta para sacudirnos el hambre… Era como El Lute, vamos. Mi infancia fue muy triste, entre miseria y desconsuelo”.

Cuando el niño Juanito Padrón tenía 13 ó 14 años comenzó a trabajar con el padre llevando cabras, fruta y verdura a Las Palmas de Gran Canaria para venta. “Poca cosa, porque toda era pobre y todo era triste”. El viaje lo hacían caminando. Pasó que un día Juanito vio que en Las Palmas de Gran Canaria había posibilidad de irse a Venezuela. El viaje costaba 7.000 pesetas en esa época lo que era un dineral. Su padre le ayudó, él reunió algo y se vino a la capital para meterse en un barco, pero la inexperiencia le pasó factura: “Unos trileros, con la habilidad que tienen esos jodidos me ganaron las 7.000 pesetas jugando a las cartas trucadas y me quedé sin un solo duro…” Su decepción fue tan grande que caminando volvió a Tejeda con la intención de quitarse la vida. “Sólo quería llegar y ahorcarme, te lo digo de verdad”. Como Dios aprieta pero no ahoga un amigo que encontró por el camino le mostró otra vía. Descubrió a un empresario sagaz. “Entre los dos montamos un ventorillo en San Telmo con máquinas que rifaban tabaco y ahí empezó todo”. Con su apuesta por el juego hizo bingo.

REPRESENTANTE DE UNA ÉPOCA

Juanito Padrón tenía 25 años y no sabía ni leer ni escribir. Probablemente porque como tantos hombres de su generación y procedencia matar el hambre era lo más prioritario. Padrón es un fiel representante de una época. Listo como el hambre, fue de los primeros que instalaron un tocadiscos en un ventorillo, así como máquinas de juego que él mismo fabricaba. Se reconoce mujeriego en la misma medida que “buen padre”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario