FIRMAS Salvador García

Sin brotar una gota. Por Salvador García Llanos

Son, cuando menos, asombrosos. Cálculos y vaticinios desfilan, a ritmo de anuncios triunfalistas, con las bonanzas de las extracciones de hidrocarburos en aguas próximas al territorio insular. 


Asombrosos porque aún sin empezar a perforar, el presidente de la compañía que va a hacer esos trabajos ya habla de cinco mil empleos. Y el ministro español de la cosa pronostica un ingreso para las islas de trescientos o cuatrocientos millones de euros.


Todo eso, y más que habría, sin brotar una gota de crudo.


Canarias soporta estas cosas, y más que habrá, casi sin pestañear. Clamando en el desierto por energías renovables y deplorando, en foros de negociación, por un sistema más justo de financiación pública.


Es nuestro sino: entre augurios inconsistentes para ilusionar y lamentos de incomprensión para avanzar entre penurias.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario