FIRMAS

Comentarios sobre la Ley de Personal de la Guardia Civil. Por Wolfman

Hoy se votará en el Congreso de los Diputados la nueva Ley de Personal de la Guardia Civil, una ley que condena a la extinción a casi 2000 oficiales de promoción interna, los más cercanos al ciudadano, los que provienen desde abajo, de guardia, los más sacrificados y expertos, los más profesionales.

Esta Ley nos retrotrae a una situación de hace 16 años, solo que en esta ocasión no es para recuperar lo que estos oficiales tenían sino para exterminar a una promoción interna que molesta a la cúpula del generalato del Cuerpo, más preocupada de mantener sus oscuros privilegios y sobre todo de consolidar el mando militar de la ahora llamada Institución, que seguirá procediendo al menos durante una par de decenios de la Academia General Militar, dejando en manos de oficiales bisoños y poco expertos la responsabilidad de cometidos y especialidades en las que los oficiales de promoción interna han demostrado estar suficientemente capacitados.

La nueva Ley de Personal margina claramente a los profesionales a favor de los novatos solo por causa de su origen, es decir, es manifiestamente anticonstitucional, pero a los políticos del rodillo popular esto les trae sin cuidado; están en manos de los militares que siguen gobernando este pais en la sombra, haciendo de cuando en cuando ruido de sables para amedrentar a los que deben legislar, consiguiendo con ello reducir los efectos sobre ellos al mínimo.

El Ministro del Interior parece un títere manejado por esta cúpula militar; tanto o más lo es el Director General del Cuerpo, una marioneta alimentada y colocada en ese puesto por la misma cúpula de Generales que ahora consumará el latrocinio dentro del Cuerpo y que va a conseguir que se produzca un cisma en la Benemérita, con una situación de facto de conflicto colectivo con los casi 2000 mandos declarados incapacitados por esta pésima Ley, dos terceras partes de la oficialidad que para poder seguir haciendo en igualdad de condiciones lo que llevan haciendo en la Guardia Civil más de 10 años en su mayoría, deberán hacer un curso de CAPACITACIÓN que se han sacado de la manga, y que no es otra cosa que una coartada para alejar todavía más la posibilidad de ascenso, por lo que los puestos altos de la Benemérita, de Jefes y Generales seguirán siendo para los de siempre, los hijos de la endogamia militar de la cúpula, que son los que siguen entrando en la AGM.

Y no hablemos de casos como el de el hijo de Tejero, o de otros señalados Jefes Militares contrarios a los usos democráticos, que siempre encuentran refugio en esta Benemérita Institución.

En fin, que mañana sus señorías consumarán el crimen más atroz que se puede cometer contra los derechos de unos profesionales abnegados como ningunos otros, la condena a la extinción sin aspiraciones ni posibilidades de prosperar en sus empleos, la ingnominia de ser declarados incapaces por una Ley injusta y reaccionaria, y la abertura de una grieta en el mismo seno del Cuerpo, que sin duda tendrá consecuencias en el funcionamiento del mismo, en la garantía de cumplimiento de sus misiones diarias y sobre todo una merma de la seguridad de todos los ciudadanos, al detraer al personal más capaz y experimentado de los cuadros de mando y dirección en favor de otros novatos que apenas saben manejar a un centenar de soldados.

Pero no piense nadie que los oficiales de promoción interna de la Guardia Civil se van a quedar de brazos cruzados…… nooooooo.

Cada vez se oye más eso de:

«Si la Ley me incapacita…, que trabaje Rita».

Para saber más:

http://m.elfarodigital.es/augc/143215-ley-de-personal-una-nueva-injusticia.html