FIRMAS

Unidos por la astrofísica. Por Antonio Alarcó

Nadie podrá negarnos que la política tiene muchos sinsabores y en la actualidad más, pues estamos siendo continuamente cuestionados y la ciudadanía nos percibe como uno de sus mayores problemas, una percepción legítima pero que se nos antoja injusta. Aún así, preferimos quedarnos con la parte positiva y con la gratificación que nos brinda momentos como el que hemos vivido esta semana en el Senado. Hemos tenido el honor y el privilegio de defender en la Cámara Alta una moción en la que se insta al Ejecutivo a realizar cuantos esfuerzos institucionales y económicos sean necesarios, en colaboración con esta Comunidad Autónoma, para lograr que Tenerife sea la sede en el hemisferio norte del proyecto CTA (Cherenkov Telescope Array), promovido por el Observatorio Europeo Austral, y con un compromiso formal del Gobierno. Dicha infraestructura, por la que también compiten México y EEUU, constará de la mayor red de telescopios de rayos gamma del planeta, tendrá decenas de telescopios de dos o tres tamaños diferentes, de seis a veinticinco metros de diámetro, cubriendo una superficie en torno a un kilómetro cuadrado en el hemisferio norte y en torno a diez kilómetros cuadrados en el hemisferio sur. Este proyecto, que cuenta con un soporte técnico sobradamente holgado que le brinda la industria española, ha sabido concretarse con una oficina de desarrollo industrial con casi 50 empresas dispuestas a implicarse en su diseño. Ante los esfuerzos realizados por la comunidad científica y astronómica, era lógico que las distintas fuerzas políticas también remáramos en la misma dirección. Por eso, queremos agradecer a los grupos presentes en el Senado su apoyo a esta iniciativa. Más aún cuando siempre hemos defendido que la Cámara territorial de la ciencia no podía quedarse al margen de semejante oportunidad de apostar sin fisuras por esta iniciativa. Porque lo que aquí está en juego es que Tenerife logre ser la sede del CTA para que quede aún más remarcado su papel trascendental en el mapa científico internacional. No hace falta que les recordemos la importancia que la observación astronómica posee en nuestro país: El Roque de Los Muchachos y el Teide constituyen el Observatorio Norte Europeo (ONE), en el que participan más de sesenta instituciones de todo el mundo. Entre ellas destaca el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), que ha venido desempeñando durante décadas una labor incansable para situar a España en las más altas cuotas científicas. El IAC es un centro pionero de investigación, de los más importantes del mundo, cuyos magníficos profesionales aprovechan el mejor cielo astronómico del planeta, que además está protegido por Ley. Sería ilógico, por tanto, no beneficiarnos en mayor medida de la gran ventaja que supone contar con estas y otras instalaciones. Es más hablamos de una transferencia de conocimiento y utilidad hacia la sociedad, y del verdadero cambio de modelo productivo que tiene que pasar por la I+D+i+d, idea que comparte de forma clara y pública el Rey Felipe VI. También contamos con el apoyo explícito del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y de la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, quién en su visita a las Islas ha conocido de primera mano tanto las magníficas instalaciones como las condiciones con las que contamos para esta actividad. Antes de despedirnos, no quisiéramos desaprovechar la oportunidad de agradecer la magnífica labor que desempeñó el primer catedrático de Astrofísica de España, fundador y director del Organismo Público de Investigación, Francisco Sánchez, durante las más de tres décadas que estuvo al frente del IAC. Ahora ha cogido el testigo Rafael Rebolo, y viendo su currículum estamos convencidos de que seguirá la estela de su antecesor. Y como a no, a todo el equipo humano, trabajadores de estos centros, que aportan su grano de arena y su talento para que hoy España sea reconocida internacionalmente. Desde el CTA España han elaborado un vídeo, que se puede ver en youtube, para defender nuestra candidatura. Ahí podrán ver a algunos de estos anónimos que prestan su rostro pero sobre todo su ilusión para conseguir un proyecto que no tiene precedentes. Irene Puerto, Marja Seidel, Ramón García, José Antonio Rodríguez y Manel Martínez, muchas gracias por unirnos en torno al CTA que está llamado a ser la mayor infraestructura científica hasta hoy.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario