FIRMAS Salvador García

Escombros en pleno centro. Por Salvador García Llanos

Ayer se cumplieron siete días, siete, del depósito de unos restos de escombros, junto a los contenedores de residuos sólidos, en el lateral de una estación transformadora que sirve de base al monumento a un gran artista local, Francisco Bonnín, en el costado sur de la plaza del Charco.

Siete días en pleno centro de la ciudad. Es imposible que no haya pasado por allí un concejal, algún empleado público, un policía local y se haya percatado de un impacto visiblemente negativo. Sería la única explicación a que tales restos permanezcan allí, sin que nadie haya sido capaz de dar un paso para su retirada.

Pero no. Es una estampa más, visible y cercana, del abandono, de la indolencia. Es un monumento a la desidia, vaya. Porque es difícil entender que los autores materiales no hayan reparado en que su contribución no ha hecho feliz a ninguno de los miles de transeúntes. Y que desconocieran que el Ayuntamiento dispone -¿o disponía y ya no existe?- de un servicio específico que, debidamente avisado, cumple con su cometido. Y más difícil todavía que haya transcurrido una semana y desde la Administración no se haya hecho nada para acabar con tan poco edificante imagen en una ciudad turística que, en el cenit de sus sueños imposibles, demanda una infraestructura marítimo-portuaria con cruceros incluidos. ¿Para qué? ¿Para que a pocos metros los cruceristas se encuentren con estampas como la comentada?

O con una acera sucia y con desperfectos en la misma vía; o con el vallado parcial de seguridad de una casa vacía de los alrededores que obliga a los peatones a circular durante unos metros por el centro de la vía de circulación rodada.

Si eso sucede en pleno centro de la ciudad, no queremos pensar cómo estarán esos barrios y esos núcleos más alejados. Con razón, en las redes sociales se habla de chapuzas y circulan fotografías de situaciones que avergonzarían a cualquiera. Las de un sector de Martiánez y de la avenida de la Familia Bethencourt y Molina, sin ir más lejos.

Y pensar que alguien, aún con responsabilidades públicas, hace unos años ridiculizaba los afanes de modernización y cuidado medioambiental así como los premios recibidos por la ciudad ante la calidad de los servicios públicos prestados para su mantenimiento.

A eso se llama pagar por la lengua. Bueno: como estamos en fiestas y por ahí circula una ruta procesional -esa era su fraseología- es probable que en las próximas horas los escombros desaparezcan.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario