FIRMAS Marisol Ayala

La madre de J. Verde asesor del Presidente: “Obama dice que mi hijo es un gran hombre”. Por Marisol Ayala

Loli Suárez, madre de Juan Verde, el grancanario asesor del Presidente de los EE.UU, Barack Obama, habla por vez primera sobre su hijo y abre el álbum familiar de los Verde Suárez para contar su humilde historia

Es una mujer sensata y cercana, que adora a sus seis hijos, pero mantiene una química especial con el mayor, Juan Verde, asesor de Obama y Hilary Clinton, futura candidata Demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos. Loli Suárez cuenta que Juan, criado en casa bajo el lema “nunca te olvides de los que nada tienen”, es fruto de una vida humilde, basada en compartir con los demás lo poco o lo mucho que tenían. Esta matriarca de Telde narra por primera vez y con emoción aún la llamada de Juan la noche de la victoria del candidato afroamericano, la cercanía de Obama o cómo el destino la llevó, más tarde, a emparentar con el diseñador Adolfo Domínguez -a quien adora-, tras la boda de Juan con Tiziana, una de las hijas del creador gallego.

Loli Suárez, madre de Juan Verde

“Obama me dijo: tu hijo es un gran hombre”. Esa. Esa fue la frase que el Presidente de los Estados Unidos, ‘jefe’ de Juan Verde (Telde 7/VII/73), le dijo a Loli Suárez, la madre del asesor presidencial, cuando la recibió poco después de tomar posesión de su cargo. Pero Barack Obama no le descubría nada porque ella ya lo sabía. Loli Suárez es la madre del grancanario asesor del líder estadounidense para el área hispana, y que en las próximas elecciones lo será de Hilary Clinton. Hoy, por primera vez, Loli habla públicamente de su Juan y abre el álbum más íntimo de una familia que tuvo que trabajar duro por salir adelante en El Ejido, Telde, donde crecieron todos los hermanos.

“Nunca olvides a los que nada tienen”, es una frase que esta mujer ha pronunciado mil veces y que viene a ser el eje en el que gira la filosofía de vida de la casa. “Nadie puede olvidar los orígenes y nosotros, de familia humilde, menos, porque sabemos de qué hablamos”. Su hijo Juan fue codirector Internacional de la Campaña para la Reelección del Presidente Barack Obama así como su asesor en temas de Economía Internacional, Sostenibilidad y Comunidad Hispana; es, sin dudas, el canario con mayor proyección internacional, reclamado para conferencias, debates y diversos actos por todo el mundo.

La historia de Juan es el resultado final de un esfuerzo en el que sus padres, Loli y Juan Verde, han jugado un papel principal. Casado con Tiziana Domínguez, hija del reconocido diseñador Adolfo Domínguez, es padre de una niña de dos años que pronto recibirá un hermanito como regalo. De su consuegro, el prestigiado diseñador, destaca Loli “su sencillez, su enorme cultura y su personalidad. No le gustan las fiestas, es feliz en su casa. Una persona maravillosa”.

Loli es madre de seis hijos (Dolores, Dévora, Juan, Leonardo, Saray y Alberto) pero, aunque ella los quiere a todos por igual, nadie duda que la proyección internacional de Juan le ha situado en un lugar privilegiado de la política internacional. Pocos seres alcanzan la meta de trabajar, codo con codo, con el hombre más poderoso del mundo, de manera que la pregunta que nos hemos hecho mil veces sea la primera que habría que formularle a Loli: “¿Cómo un joven canario, de familia humilde, puede convertirse en asesor de éxito y llegar a trabajar con Bill y Hillary Clinton, Al Gore, Ted Kennedy, entre otros, hasta ser pieza clave dentro del Gobierno de Obama? ¿Cuáles son las claves del éxito de tu hijo, Loli?”

“Bueno. Yo hablaré sobre como entiendo las cosas; con sencillez. Mira, mi hijo Juan ha llegado donde ha llegado porque ha sido muy hormiga, muy trabajador; responsable, con las ideas claras, comprometido y consciente del esfuerzo que hacíamos en casa con él y sus hermanos. De hecho en el libro ‘Soñar es poder’, donde Juan cuenta su vida, reconoce que cuando por primera vez llegó a Boston con 16 años y se planteó hacer todo lo posible para no defraudar a su familia, en respuesta al esfuerzo que habíamos hecho para su formación. Así ha sido, así, sin más”.

Loli tiene recuerdos relacionados con la niñez de sus hijos que, sin duda, han sido un referente en la vida de todos ellos y que en el caso de Juan quiso el destino que culminara en la Casa Blanca. “Vamos a ver. Nosotros en nuestra casa de El Ejido, en Telde, vivíamos un poquito mejor que otros vecinos, que estaban llenos de chiquillos y sin medios; mi casa parecía una guardería donde las meriendas de todos esos niños, que hoy son hombres, se servían de seis en seis. Allí cabían todos. Los bocadillos salían unos detrás de otro. Eran niños con carencias con los que siempre siempre, se compartió”.

 

La piscina del barrio

“Hay fotos”, se ríe al recordarlo, “en las que se ve mi casa, que tenía la única piscina de los alrededores, llena de chiquillos, amigos de mis hijos. Una locura. Pues bueno Juan y sus hermanos crecieron con ellos y hoy siguen siendo sus amigos”. Entre esa chiquillería cuenta Loli que un día apareció por El Ejido una familia cubana que venía, como tantos otros, a buscarse la vida a las islas. Entre ellos y los Verde se cimentó una amistad indestructible, de ayuda, de compartir lo bueno y lo malo, hasta convertirse en parte de su familia.

Arriba, Loli Suárez con su exmarido, fotografiada junto a Barack Obama y su hijo Juan Verde, en Washington. Al lado, el teldense con Hillary Clinton. Debajo, Obama y su asesor con Tiziana Domínguez, esposa de Juan. Más abajo, Loli Suárez y su hijo Juan siendo este un bebé. Al lado, ambos en el Puerto de Mogán en una imagen reciente. Abajo a la derecha, Juan Verde, en el centro, con sus únicos dos hermanos varones, en la adolescencia. Al lado, Juan con su burro Manolo, regalo de su suegro, el creador Adolfo Domínguez

“Con los años ellos acabaron afincados en Boston y entonces fue cuando surgió la oportunidad de que Juan se fuera allí para estudiar inglés. Y eso hizo. Tenía 15 años. Yo tuve un problema de salud y en ese momento pensamos que lo mejor era que mientras yo me recuperaba, se fuera con ellos a estudiar. Nada, que iba por tres meses y se quedó 15 años”, dice orgullosa. “Mi hijo cuando llegó a los EE UU descubrió su sueño y luchó para conseguirlo; no hay más secretos”.

La de Juan, ya ven, es por tanto una vida plagada de entusiasmo y de lucha, de convicción y de valentía, un guión que comenzó en Gran Canaria y terminó en Washington, en la Casa Blanca. Su madre valora en Juan “la importancia de creer en un sueño, de sentir pasión por lo que haces, de lo importante que es asumir riesgos y de ponerte siempre al servicio del otro”.

Estos son para ambos, madre e hijo, “no sólo los pilares sobre los que se construye una carrera de éxito, sino que constituyen su propia filosofía de vida”, tal como ha escrito en su libro el canario, con quien ha vivido pasajes de su vida que, “así pasen mil años”, no olvidará jamás. Loli vivió la elección de Obama desde su casa de Telde y lo hizo con la lógica emoción de quien sabe que, finalmente, en ese éxito algo ha tenido que ver el mayor de sus hijos.
“Recuerdo que la noche que Obama alcanzó la Casa Blanca, madrugada en España, Juan me llamó entusiasmado, emocionado, feliz, y me dijo que estaba viviendo un sueño, ‘¡mamá semejante a lo de Linconl…!’”, le dijo, “porque lo es que un afroamericano llegara a Presidente de los EEbUU. ‘¡Es histórico, mamá!’, me decía, emocionado. Le recuerdo feliz, mencionando la frase de Lurther King, ‘Yo tengo un sueño’, personaje que ha marcado a mi hijo. Esa madrugada y no exagero, me llamó cuatro o cinco veces para contarme lo que estaba viviendo. En fin, para compartir su emoción con su madre y sus hermanos. Así que desde casa viví la alegría de quien ha sido un hombre honesto, trabajador, entusiasta de la vida”.

Poco después, Loli viajaría a los EE.UU para estar al lado de su hijo y su nuera, Tiziana -“un amor. Cariñosa, sencilla. Se quieren mucho”- en el momento más importante de sus vidas y celebrar como su ‘jefe’, Obama, alcanzaba la Casa Blanca. “Fue atentísimo con nosotros, muy cariñoso, afable, cercano. Es un hombre que cautiva en las distancias cortas”. Juan tiene con su madre una conexión especial, la entiende, la admira. La adora. “Quizás el haber estado lejos ha reforzado el amor por sus hermanos, por sus padres”, concluye con orgullo.

El Juan más niño

En un diario familiar que muestra Loli, su hijo Juan le dedica una carta que nos descubre al Juan menos conocido, el más alejado del poder, de la Casa Blanca, de los encuentros internacionales. Es sólo Juan, el niño. Dice así: “Has sido mi educadora, nuestra artista, nuestra jueza y nuestra amiga”.

En otro párrafo habla de la casa, que huele a familia, a los suyos. “Camino de casa, en el trayecto de Nueva York a Madrid, sobre las nubes y a gran velocidad, mis pensamientos siempre han sido los mismos: volver a casa junto a los míos! Llegar y escuchar sus gritos, reproches. Todo, todo lo que conlleva una gran familia como la nuestra. Mamá, papá, ¡qué solos y desamparados nos sentimos, cada uno de nosotros, mientras estemos separados del núcleo familiar!”.

El texto que acaban de leer va acompañado de la imagen de un Juanito bebé, en el patio de la casa, aupado en un columpio. Al lado, otra foto reciente con un burro, ‘Manolo’, regalo de su suegro Adolfo Domínguez. Verde siente mucho cariño por el animal.

Más cosas de su álbum familiar: “Tengo muy presente la abnegación de mis padres”, escribe el asesor de Obama, “su insistencia constante en inculcarnos a mis hermanos y a mí que debes creer en tus sueños y éstos pueden convertirse en realidad si pones el empeño necesario. Cada persona”, prosigue, “lleva dentro de sí la fuerza precisa para luchar por lo que cree y alcanzarlo. No hay que darse por vencidos. Los valores que aprendí y cultivé en el hogar familiar”, en Telde, “han sido siempre mi orientación y la guía que ha marcado mis pasos por la vida. En Canarias mis cinco hermanos y yo aprendimos a ser cada día mejores personas y a disfrutar de todas y cada una de las curvas y de los entresijos que en el trayecto de la vida te pueden conducir al éxito”, cuenta quien desde hoy, para muchos lectores, es también el hijo de Loli Suárez.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario