FIRMAS Salvador García

Golpe a la hucha. Por Salvador García Llanos

Aunque solo sea para refrescar la memoria, pues otros efectos son de dudosa repercusión, es bueno rescatar los testimonios de responsables del Partido Popular (PP) alusivos al tratamiento que iban a dispensar a las pensiones y que se resumen en una frase de tres palabras: «No se tocan». Que el Gobierno haya reabierto la ya célebre hucha, que en dos años haya sacado de la misma veinticuatro mil doscientos cincuenta y un millones de euros y que esta cantidad suponga el 36% del Fondo de Reserva que se encontró cuando accedió al poder, revela que las cuentas, al menos a partir de la gestión de los recursos presupuestarios, no cuadran.

Por lo tanto, incumplimiento al margen, y sin olvidarnos de que el Fondo de Prevención de la Seguridad Social también se ha visto afectado por medidas gubernamentales de parecido corte, aquellas señales de alarma que se encendieron desde el otoño de 2012, vuelven a sonar puede que para advertirnos de que es el propio sistema el que está en riesgo. Recordemos que el Fondo de Reserva fue creado en su día para hacer frente a situaciones de déficit estructural motivadas por el envejecimiento de la población y no para utilizarlo por caídas de la actividad económica. 
Hay que congratularse, desde luego, por todas las personas que han encontrado empleo, tal como reflejan los datos estadísticos más recientes, pero si fuera una señal de recuperación, hay que decir que es insuficiente a la vista de la necesidad de dar otro golpe a la hucha. Si hubiera más golpes, cabe pensar en que el mantenimiento se va a convertir, poco menos, que en una misión imposible. Y es que el nivel de ahorro de las familias -otro dato inquietante- se ha desmoronado durante el primer trimestre del presente año.
Así las cosas, ¿de qué recuperación estamos hablando?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario