FIRMAS Juan Velarde

La FIFA ‘afeita’ los colmillos de Luis Suárez. Por Juan Velarde

La sanción que le ha metido la FIFA al uruguayo Luis Suárez (nueve partidos con la selección celeste y cuatro meses sin poder competir con cualquier club) tras su mordisco al italiano Chiellini pone de relieve que los de la alta curia deportiva mundial no toleran ni media y no dudan en tirar de sentencias ejemplares para erradicar la violencia sobre el terreno de juego. Además, para evitar tentaciones, los intentos de recurrir la pena impuesta no suelen ser precisamente condescendientes o suavizadores, así que lo más práctico es asumir la condena, esperar que pase el tiempo y a redimirse de los pecados cometidos.

Lo que está claro es que el delantero uruguayo ha demostrado tener la mordiente (perdón por la ironía) que busca un conjunto como el Barcelona, adonde se dirigía precisamente un abogado a finales de esta semana para cerrar el acuerdo de traspaso del Liverpool a la entidad culé. Otra cosa es que ahora en Camp Barça empiecen a sopesar sobre la conveniencia o no de tener a alguien así en la plantilla, entre otras razones porque, en primer lugar, se pierde casi dos meses de competición, lo que implica entre 8-10 jornadas de Liga, tres comparecencias en Liga de Campeones y, de remate, tener que quitar del equipo titular a alguien que pueda estar funcionando. Y eso por no hablar de que a Luis Suárez le vuelvan las ganas de darle otro bocado a un rival y entonces ya la sanción podría ser a perpetuidad. En fin, pocos pros y muchos contras para aquella entidad valiente que opte por tener al delantero entre sus filas.

Eso sí, este caso sirve para demostrar que al mismo tiempo que a las autoridades balompédicas les interesa la limpieza en el fútbol, al mismo tiempo desprecian utilizar la tecnología para según qué cosas. Por ejemplo, y yendo sólo a la primera jornada del Mundial, en el Brasil-Croacia. Si en los estadios se repiten las jugadas en los videomarcadores, ¿por qué no se usan los mismos como referencia para evitar, precisamente, decisiones tan controvertidas como pitar un penalti que no lo fue a favor de los locales? ¿por qué se insiste en decir que no hay que rearbitrar los partidos, pero sí se cogen los resúmenes televisivos para meterle un puro a un jugador al que ni el colegiado, ni jueces de línea, ni cuatro árbitro vieron sobre el césped?

Ojo, que me parece ajustada a derecho la sanción a Luis Suárez, pero si se rearbitra una cosa, se tiene que hacer con todo, y ciertas jugadas, además, pueden ser subsanadas sobre la marcha, simplemente con mirar la pantalla.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario