FIRMAS Salvador García

Préstamos por becas. Por Salvador García Llanos

Quieren sustituir las becas por unos denominados “préstamos universitarios”. El Gobierno, el ministerio de Educación en este caso, sabrá lo que quiere, desde luego, y aspira a materializarlo como sea; pero no parece tener claras las reacciones que tal medida despertará en familias y estudiantes, pese a que el anuncio pilla en plenos exámenes o en vísperas vacacionales. Adiós a las becas, adiós.

Los préstamos equivalen a endeudamiento y si éste se prolonga, a ver cómo pueden resistir quienes no tienen otra opción para realizar estudios superiores. Pero, en el fondo, significan una regresión y una fractura del principio de igualdad de oportunidades. Es como si se quisiera primar al que más recursos tiene, o lo que es igual, hacer todo lo posible para que cursen carrera universitaria lo más pudientes.

Es decir, en vez de procurar un sistema de becas amplio, flexible y justo, que sea compatible, además, con una fórmula de préstamos equilibrada y ecuánime, sin intereses, y vinculada a la renta futura del estudiante en su devolución, tal como sucede con aplicaciones similares en muchos países europeos.

El Consejo de Estado propinó, en su día, otro varapalo al Gobierno a cuenta de esta medida. Interpretó que era un disparo a la línea de flotación de la igualdad de oportunidades. O lo que es igual, que ésta se veía seriamente amenazada. Le dio igual al ejecutivo, ha hecho oídos sordos y sigue adelante con esta fórmula: préstamos universitarios por becas.

Por si eran pocas, otra medida discriminatoria y poco favorecedora de acceder y cursar estudios universitarios. Así seguimos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario