FIRMAS Salvador García

Cansados de espejismos. Por Salvador García Llanos

No parece que hayan despertado especial entusiasmo las determinaciones contenidas en el ‘Plan de medidas para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia”, aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy, necesitado, a la vista de que se agota el tiempo, de mejorar la competitividad de la economía y los resultados de los sectores productivos. Entre la sucesión monárquica y el fenómeno Podemos, el alcance de las medidas y las cifras que las sustancian están pasando inadvertidas.

El ejecutivo pretende movilizar un volumen de casi doce mil millones de euros, desglosados de la siguiente manera: seis mil trescientos, de inversión directa; tres mil doscientos para financiación de pequeñas y medianas empresas y mil doscientos destinados a garantías y avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO). No era curarse en salud pero, por si las moscas, la vicepresidenta puntualizó tras el consejo de ministros que “el plan no condiciona el cumplimiento de los objetivos de déficit porque no supondrá un gasto adicional del Estado”, es decir, teóricamente se quiere optimizar los recursos disponibles, o lo que es igual, de algún lado habrá que recortar. Y eso, por ahora, es desconocido.

Se explica entonces el tono crítico con que los grupos políticos y las centrales sindicales han acogido el aludido Plan. Convergen en que las medidas son poco novedosas o que ya estaban anunciadas, además de que llegan tarde y son insuficientes. Los índices de desempleo, que siguen siendo muy altos, y los niveles de deuda pública, que superan los trescientos mil millones de euros, condicionan los efectos que se persiguen por parte del Gobierno: la inversión anunciada, aparentemente, resulta escasa para dinamizar sectores productivos, necesitados, sin duda, de alguna inyección que les haga afrontar, a corto y medio plazo, intentos de recuperación, diversificación o expansión con elementos básicos de estabilidad.

Todo dependerá, pues, de la materialización práctica de estas medidas para contrastar los avances hacia las metas de crecimiento y mejora de la competitividad. Se verá entonces si, con las disposiciones que, casi en paralelo, ha adoptado el Banco Central Europeo (BCE), más vale tarde que nunca y que esa apariencia de maquillaje para salir del trance deja paso a un escenario más realista y con creíbles y esperanzadores fundamentos de estar saliendo de la depresión.

De espejismos está cansado el personal.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario