Sin categorizar

Seis cortos canarios. Por Eduardo García Rojas

El Aguere Espacio Cultural acogerá este sábado 7 de junio, a partir de las 20.30 horas, la exhibición de seis cortometrajes, cuatro de El Hierro, uno de La Palma y otro de Lanzarote.

Estos trabajos son Los carneros de La Frontera, de cinco minutos de duración y que firma Guillermo Díaz, que se adentra en la fiesta herreña que hunde sus raíces en la cultura  bimbache; Codicia, de veinte minutos y obra del creador plástico Rubén Armiche, quien propone una experiencia de animación en la que reflexiona sobre la controversia generada por las prospecciones petrolíferas previstas en las costas canarias; Este-Oeste (cinco minutos), de Iván López, en la que dos amigos hablan de su pasado y de su futuro y, finalmente, los cortos El regalito (ocho minutos), dirigido por la majorera María Sanz Estévez, y en el que se cuenta las aventuras de tres jubiladas que hacen turismo sexual ¡en La Palma!; A vivir (cinco minutos), que realiza Ángel Valiente y en el que se aborda el alzhéimer con mirada optimista a través de una anciana que imagina un mundo mágico mientras espera una visita que nunca llega y El navegante (diecisiete minutos), noveno cortometraje de Guillermo Díaz, en el que se plantea una metáfora en clave de intriga.

La exhibición de estas seis propuestas ha sido posible por el patrocinio de la marca de ginebra Macaronesian, una de las bebidas que toman los personajes de El navegante y que es la primera ginebra “Premium” canaria elaborada artesanalmente, empleando para ello agua de galería volcánica.

Los seis trabajos citados son obras “humildes” en las que se muestra el entusiasmo por el cine entre los que viven en estas islas del archipiélago canario y que alguien denomina como periféricas o menores para distinguirlas de Tenerife y Gran Canaria, aunque no sé si este calificativo les hará puñetera gracia a sus habitantes.

Para presentar estos cortos se celebró este mismo jueves, 5 de junio, una rueda de prensa en la que Iván López, que nos es herreño aunque dirigió Este-Oeste en la isla del Meridiano, destacó que con su corto pretendió indagar sobre la soledad y la doble insularidad.

Además de Iván López, atendieron también a los medios el director del Aguere Espacio Cultural, Fernando Jiménez y Rumén Justo y Élida Gazmira Pérez, productor y actriz de El navegante, respectivamente.

Durante el encuentro con los periodistas los miembros de la mesa comentaron las dificultades para rodar y exhibir sus trabajos fuera de las islas donde residen y se habló, mucho y muy bien, en torno a los porqué el cine que se rueda en las islas se muestra incapaz de reflejar su realidad, apostando casi siempre por historias que huyen de su geografía. En este aspecto, resultaron muy clarificadoras las palabras de Élida Gazmira, Pérez sobre la necesidad de rodar cortometrajes que exploren en la idiosincrasia del canario y su percepción del aislamiento, o al menos suscitar preguntas que ahondasen en estas claves.

Los expertos deberían de estudiar las razones que explican este rechazo –a veces involuntario y otras, voluntario– por reconocer su territorio. Deberían de analizar y conocer la pequeña revolución que ha supuesto en las letras que en la actualidad se escriben y publican en las islas y fuera de ellas, la reconciliación con el paisaje. En especial el  urbano, ya que forma parte hoy de una literatura en la que se desvanece ese miedo por el entorno. Ese viciado temor provinciano ante un paisaje tan peculiar como es el canario y que podría dar origen a historias con objetiva denominación de origen y, también, vocación universal.

Saludos, hemos dicho, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario