Ciencia Educación SOCIEDAD

Investigadores de la ULL inician una campaña arqueológica en Egipto

Elblogoferoz.- El profesor titular del departamento de Geografía e Historia de la Universidad de La Laguna Miguel Ángel Molinero Polo ha iniciado esta semana una nueva campaña arqueológica en Egipto, en la ciudad de Luxor, donde permanecerá hasta el 10 de junio.

El propósito de esta misión científica es continuar la excavación de una tumba que fue localizada en 2012, atendiendo a los informes de investigadores de comienzos del siglo XX y a planos de mitad de los años sesenta y que había sido perdida desde entonces, cubierta por sucesivas riadas. Esta campaña es una continuación de las dos realizadas en años pasados y financiadas por el Campus de Excelencia Internacional, del que es acreedora esta universidad.

El trabajo que lleva a cabo el equipo de la ULL se denomina “Proyecto dos cero nueve”, en referencia al número de la tumba en la que se encuentra trabajando desde hace dos años. Toda vez que ha sido hallada y abierta, y después de una segunda campaña de retirada de tierra, se han empezado a localizar sus espacios arquitectónicos principales, mostrándose mayor de lo que dejaban suponer las informaciones antiguas.

Al término del último periodo de trabajo, la tumba se cerró con un muro de bloques y una reja de hierro para que a través de ésta circule el aire en el interior. En breve, Molinero Polo, asistido por una decena de investigadores y doctorandos de la ULL, la abrirán de nuevo para seguir trabajando en ella. En esta ardua tarea le acompañarán unos 25 obreros de la zona, la mayoría de ellos especializados ya en excavaciones arqueológicas de este tipo.

Con las fechas de este año, el equipo pretende regularizar su campaña en los meses finales de primavera, algo que no pudo hacerse en 2013, cuando el inicio de los trabajos hubo de ser anulado por la inestabilidad social que desembocó en las revueltas de junio y que provocaron la caída del presidente Morsi. La segunda campaña se desarrolló, finalmente, durante las Navidades de 2013 y las primeras semanas del siguiente mes de enero.

La excavación arqueológica de la pasada campaña se centró en la excavación del patio de la tumba, siguiendo una metodología estratigráfica. Esto permitió que fueran apareciendo diferentes momentos de la historia del yacimiento: la construcción a mediados del I milenio a.e., la reutilización como un espacio de culto funerario en los siglos IV y III a.e., cuando Egipto era dirigido por la dinastía de los Ptolomeos y las Cleopatras; y una ocupación posterior en época cristiana; incluso han llegado a identificar las actividades de los egiptólogos que trabajaron en el interior de la tumba en las primeras décadas del siglo XX y cuyos informes permitieron volver a encontrar la tumba al equipo canario, según explica el director de la misión y docente de la Universidad de La Laguna.

Se han encontrado, además, varios muros de adobes que por sus características y dirección parece que se trata del cerramiento antiguo del patio de la tumba. En un nivel más bajo, prosigue el investigador, hay varias acumulaciones de adobes, que deben de corresponderse con el desplome de estos muros y que son el primer objetivo de la próxima campaña. Entre varias interpretaciones posibles, indican que pudo haber un edificio en torno a la tumba y que al menos una parte de él era de piedra. Sólo la ampliación de la cata en campañas futuras permitirá dar una respuesta más precisa al interrogante, apunta Molinero Polo.

A mediados del mes de julio de 2012, y mientras proseguían los trabajos de cata y retirada de material, el equipo descubrió algo sorprendente: apenas iniciada la limpieza de la capa superficial en la primera sala de la tumba apareció una cabeza de momia, arrastrada por las aguas junto a una bolsa de plástico. Debió de pertenecer a alguna tumba situada en el wadi, por encima de la tumba 209 en la que trabaja el equipo de la Universidad de La Laguna. Probablemente, se trataría de una tumba saqueada, cuyos cuerpos habrían sido tirados al exterior para inspeccionarlos y tal vez cubiertos por tierra posteriormente. Cuando se produjeron las lluvias torrenciales serían destapados y arrastrados por la corriente y han terminado en la sala transversal de la citada tumba.

La excavación meticulosa del interior de la 209 ha permitido también reconocer que las actividades de los egiptólogos que precedieron al equipo canario fueron muy superficiales y de extensión muy limitada. Esto implica que la mayor parte de los depósitos interiores son antiguos y no han sido desfigurados recientemente, lo que aumenta el interés de la excavación y las posibilidades de encontrar información relevante para la historia de Egipto y del norte de África.

Las actividades del equipo de la ULL pueden seguirse a través de su sitio web proyectodosceronueves.weebly.com

Molinero Polo es en la actualidad es investigador principal del Proyecto Tahut para el registro y la documentación de inscripciones y relieves del templo de Debod, en Madrid. Trabaja también en Luxor en otro proyecto, pues es epigrafista principal del South Asasif Conservation Project, equipo egipcio-norteamericano que estudia y restaura las tumbas de Karabasken (TT 391), Karakhamon (TT 223) e Irtieru (TT 390), cercanas a la TT 209 en ubicación y cronología.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario