FIRMAS

Crónica de la invasión de la Base Naval. Por Juan García Luján

Medio centenar de pingüinos invanden la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria. Sus armas son unas tijeras para recortar gastos militares y unas sopladeras que elevan al aire símbolos de la paz. La Anternativa Antimilitarista y el Movimiento de Objeción de Conciencia eligió Gran Canaria para realizar su acción directa co motivo del  Día Mundial de Acción contra el Gasto Militar que se celebra este lunes 14 de abril. Cuentan que según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) dice que la cifra actual de gasto mlitar es de 1,75 trillones de dólares, si ponemos el número entero sería: 1.75.000.000.000.000.000.000.Con su acción los pacifistas quisieron  quiere hacer visible “la amenaza mundial que supone el gasto militar, un excesivo coste para la seguridad humana y la exigencia de la desaparición del gasto militar.” “Sobran políticos, sobras asesores, sobran coches oficiales” es el discurso habitual en varias y cafeterías. Los de abajo lo repiten como un carma contra la crisis. No entienden que no haya dinero para atender a personas dependientes o que recorten el número de enfermeras o médicos, y vivan en una burbuja con sus asesores, sus despachos oficiales, sus coches con conductor.

invasión 3

Pero pocas veces se señala el gasto militar. Los antimitaristas que se movilizaron este lunes denunciaron en un comunicado remitod a los medios que “este gasto militar es  inmoral e inmenso, que supera los 200.000 millones de euros en los países de la Unión Europea y que en el 2013, en el Estado español asciende a 23.604 millones d eeuros, lo que supone un 6,83% de los presupuestos Generales del Estado. Esta cifra incluye el gasto de las Fuerzas Armadas asignado al Ministerio de Defensa u otros Ministerios, y el dinero destinado al control social (cuerpos policiales, gastos penitenciarios, etc.).”

Recuerdan que “la guerra es un negocio que mantiene este desorden y barbarie mundial y nos condena a la mayoría de la población al empobrecimiento, la explotación, la precariedad y la muerte.” Y es un recuerdo necesario, por eso vinieron antimilitaristas de Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Valencia, Euskadi, Andalucía… Eran pocos pero con las ideas claras y con una reivindicación: que los presupuestos de la guerra se supriman y se dediquen a los servicios sociales, la educación y la sanidad. Al final llegó la policía y los fichó. Acabarán sentándose en el banquillo de los acusados y podrían pedirles penas de cárcel por allanamiento de zona militar. Sí, en el banquillo de los acusados, ese banquillo en el que no se han sentado todavía la mayoría de los corruptos que han asaltado los presupuestos públicos. Como gritaban los “invasores” mientras los fichaba la policía: “Qué barbaridad, qué barbaridad, fichan a antimilitaristas y a los corruptos ná”.

invasión 1

Texto y fotos @juanglujan

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario