Sin categorizar

Glamour celtibérico. Por Eduardo García Rojas

Tendrán sus razones pero ¿por qué no premio Chomón, Berlanga, Buñuel?

¿Goya?

Goya, un pintor cuya obra es radicalmente distinta –no diferente– a la del cine español de los últimos años.

¿Goya?, un artista que reflejó lo peor y lo mejor de España.

Esa misma España que anda hoy ausente dentro de un cine que cuando se muestra como unidad solo sabe vender que está molesto por el impresentable desplante del ministro de Cultura…

Es inevitable pensar en Berlanga, Buñuel… y en combatir las miserias, camufladas de drama o comedia, que me mostraron con sus películas para resistir.

Lo que veo hoy de cine español no tiene nada que ver conmigo.

Vivo en otro planeta, pienso mientras veo desfilar por la alfombra roja actores y actrices con modelazos estraterrestres para que más tarde, y desde la tribuna, protesten porque hay hambre en el mundo.

El glamour de unos profesionales que, con toda la lógica del mundo, se resisten a convertirse en nuevos indigentes.

 

El presidente de la Academia, Enrique González Macho, anuncia como centauro en el desierto que hacer cine en España es un acto heroico.

El trabajo de un puñado de héroes…

Me gusta escuchar a González Macho porque parece un tipo sensato.

Y sensatez hay en su queja del aumento desproporcionado del IVA al consumo cultural. También en su denuncia a la piratería y la supresión del cánon digital ya que “mientras todos los países de Europa lo mantienen con diferentes formulaciones, aquí desaparece y se sustituye por la ridícula cantidad de 5 millones de euros que vienen de los presupuestos generales del Estado. Así, si antes lo pagaba el supuesto usuario, ahora lo pagamos todos. Curiosa solución ¿no?

Otro momento de su emocionado editorial… O del discurso de González Macho:

estamos resistiendo a todo esto y, en 2012, hemos tenido la mejor temporada de cine español de los últimos 27 años y de ello debemos congratularnos. Aunque, para ser justos, hay que decir que todas las películas estrenadas ese año han sido producidas con anterioridad. Las de la etapa política que vivimos hoy se estrenarán a partir de marzo o abril, y ¡ojalá me equivoque!, pero creo que los resultados no serán tan brillantes como los del año pasado.”

¿Por qué?

¿Por el número de producciones?

¿Por el calado artístico de esas mismas producciones que, finalmente, se estrenarán en algún cine?

Con todo, Enrique González Macho es un tipo sensato.

Envía mensajes a navegantes:

Tras este año de incertidumbres se ha comenzado a trabajar en la elaboración de una nueva Ley de Cine. Y tenemos gran esperanza en ello, por dos razones: primero porque creemos que es un proyecto necesario, y segundo porque cuando se pierde la esperanza uno se vuelve reaccionario.

Reaccionario, González Macho dice reaccionario y no conservador.

Pone fin a su intervención reivindicando que “el cine debe ser una cuestión de Estado” porque añade:

no es de los de la ceja, ni de los del bigote, ni de los de la barba, ni de los de ningún otro apéndice capilar, el cine nos pertenece a todos, es un derecho de los ciudadanos, y como cultura no es un complemento: es parte esencial de la vida.”

González Macho, entre aplausos, recita versos de uno de esos escritores a los que hay que añadir el don antes del nombre.

En este caso, don Miguel de Unamuno.

Lo reproduzco porque el viejo, don Unamuno, es uno de los venerables. Un escritor al que le duele España.

Sólo el que sabe es libre.

 

Y más libre el que más sabe.

 

Sólo la cultura da libertad.

 

No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas.

 

No la de pensar, sino dad pensamiento.

 

La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura.”

En cuanto a la gala de los Goya…

Lo de siempre…

Glamour celtibérico.

Saludos, fundido a negro, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario