Canarias Moda SANTA CRUZ SOCIEDAD

MODA. Oliver Jiménez triunfa con un arriesgado ‘Psicodiagnóstico’ en el Concurso de Jóvenes Diseñadores. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Hombres que huyen de estereotipos, que se visten con faldas escocesas, con chubasqueros o toreras transparentes, con pantalones pitillo, con pecheras y hasta con slip de flores. Hombres que rozan lo femenino y que se atreven a dar color al mundo envueltos en tonalidades amarillas, azules, fucsias y naranjas salpicadas con toques en negro y blanco. Hombres arriesgados que se calzan con sandalias de goma y calcetines fluorescentes. Hombres que desfilan coronados por laureles de colores que ya parecían presagiar el resultado final. Así es Psicodiagnóstico, la colección del diseñador grancanario aficando en Barcelona, Oliver Jiménez, que anoche logró alzarse como el ganador del VI Concurso de Jóvenes Diseñadores de Tenerife.

Su colección fue la única cien por cien masculina que compitió junto a otros cuatro finalistas sobre la pasarela del Centro de Arte La Recova de la capital tinerfeña, un hecho que debió convencer a la mayoría de los miembros del jurado para acordar que los 3.000 euros del galardón fueran a parar a este joven diseñador. Un veredicto que, en cambio, no convenció a la mayoría del público asistente, que no compartió con sus aplausos el fallo final.

El ganador del concurso, el diseñador Oliver Jiménez. / Foto: David Domínguez.
El ganador del concurso, el diseñador Oliver Jiménez. / Foto: David Domínguez.

El jurado eligió a la única propuesta masculina como ganadora del certamen y premió a Virginia Medina como la segunda mejor colección

Oliver Jiménez se inspiró en el Test de Rorscharch y en sus famosas láminas con imágenes que ayudan a los psicólogos a emitir un diagnóstico para dar forma a su arriesgada propuesta bajo el nombre de Psicodiagnóstico, en la que viste al hombre identificándolo con las dos partes del cerebro. Blanco y negro con pinceladas de gris (hemisferio derecho) en la que predomina un aire más de sport a base de chaquetas perforadas y short o largos sueter con agujeros y pantalones pitillo, para después pasar a una explosión de colores ácidos (hemisferio izquierdo) que van dando forma a pantalones de montar, faldas con flecos y chaquetas transparentes que o bien se sobreponen sobre camisas animal print o sobre el torso desnudo.

Uno de los diseños masculinos de la colección ganadora Psicodiagnóstico.  / Foto: David Domínguez.
Uno de los diseños masculinos de la colección ganadora Psicodiagnóstico. / Foto: David Domínguez.

Llamó la atención su apuesta por los pantalones árabes, muy estrechos en tobillo y abullonados en el centro, que se compaginaban con pecheras de colores, al igual que un traje estampado con una gran abertura por la espalda. Futuristas combinaciones que huyen de un look dandy para apostar por un estilo más vanguardista en el que los estampados de flores cobran vida en faldas escocesas adornadas con hebillas laterales e incluso en slips que quedan al descubierto bajo la transparencia del hule cristal de largos abrigos.

Hombres diferentes

Un hombre diferente, llamativo y que tal y como afirmaba el emocionado ganador «es la ropa que me encantaría encontrar en el mercado para vestir». Esta es la primera vez que Oliver concurre a un concurso de moda, aunque siempre ha estado vinculado a ella. Estudió en la Escuela de Arte de Gran Canaria, formación que completó en Valencia hasta que hace un año se decidió a trasladar su residencia a Barcelona, donde actualmente lleva una tienda de decoración.

Su experiencia le ha servido para trabajar como ayudante de grandes diseñadores como Gabriel Croissier en las pasarelas de Moda Cálida o en la de Valencia Fashion Week y ahora, con su debut ante el público, ha sido la de Tenerife Moda la que le ha abierto las puertas de un futuro en el sector textil.

Las transparencias fueron la nota predominante de la colección de Jiménez.  / Foto: David Domínguez.
Las transparencias fueron la nota predominante de la colección de Jiménez. / Foto: David Domínguez.

Tras conocerse como ganador y aún con la emoción del momento y «ganas de llorar de felicidad», el diseñador mostraba su alegría por un premio que, a su juicio, es una gran oportunidad para poder darse a conocer en el mundo de la moda, su principal sueño.

La gran final de este concurso otorgó, además, un segundo premio que recayó en la diseñadora grancanaria Virginia Medina con su colección Támbara, para muchos la merecida ganadora. Su propuesta, ideada para la mujer, rozó la elegancia más sensual sobre una pasarela rendida ante unos diseños elegantes aderezados con un toque chic, donde el fruto de la palmera que da nombre a sus creaciones se transformó en un dulce contraste de tonos marrones, ocres, beiges y negros. Líneas sencillas y amplias que, inspiradas en la cultura canaria, visten a la mujer urbana tanto para la mañana, la tarde como la noche.

Diseño de la segunda finalista, Virginia Medina con su colección Támbara. / Foto: David Domínguez.
Diseño de la segunda finalista, Virginia Medina con su colección Támbara. / Foto: David Domínguez.

Hombros redondos, pantalones holgados, faldas lápiz, monos o jumpsuit y ponchos se transforman en artesanas creaciones confeccionadas en polipiel, pvc, tergal, gasas e incluso la tradicional artillera o tela de saco sobre la que predomina la estampación en vinilo de la palmera que da nombre a su colección.

Gasas y transparencias, lo más sexy de Támbara. / Foto: David Domínguez.
Gasas y transparencias, lo más sexy de Támbara. / Foto: David Domínguez.

El vencedor de la pasada edición del certamen, Josep Jacobo Acosta, presentó su nueva colección We-R-Wild, inspirada en el lejano oeste

Gustaron sus shorts y vestidos globo con anchas pretinas en cuero negro para cuello y bajos, los coquetos leotardos plisados que recordaban a las tradicionales polainas, las típicas alpargatas con la palmera como adorno, los abrigos tres cuartos ribeteados con tranzas de lana, la falda-delantal o los largos vestidos de gasa con bodys transparentes que mostraban todo el erotismo de los pechos de las modelos. Aunque si algo enamoró fueron los turbantes y  los anchos sombreros a juego con las prendas que acompañaron a varios de los diseños. Todo un guiño a las mujeres campesinas de Lanzarote o Fuerteventura no exentos de un sofisticado toque Chanel.

Las divertidas propuestas a ganchillo de la diseñadora tinerfeña, Camino Hernández. / Foto: David Domínguez.
Las divertidas propuestas a ganchillo de la diseñadora tinerfeña, Camino Hernández. / Foto: David Domínguez.

Virginia Medina se formó en estilismo y en diseño de moda en Madrid, teniendo la suerte de realizar las prácticas junto al diseñador Jon Fiz, lo que le permitió pisar la pasarela de Cibeles y empaparse de todo el glamour. No es nueva en concursos, pues el pasado año también logró el segundo premio del certamen de Jóvenes Diseñadores de Gran Canaria y, además, quedó finalista por España en el de nuevas promesas del diseño de Oporto. Una experiencia que demostró anoche con creces sobre la pasarela de Tenerife.

Tres diseñadores sin premio

En esta ocasión, sólo dos diseñadores han sido los galardonados, aunque otros tres finalistas se llevaron también la recompensa de lucir sobre la pasarela sus creaciones y, sobre todo, de escuchar los aplausos de los asistentes. Fue el caso de la tinerfeña Camino Hernández que, con su colección Retales, abrió la pasarela del certamen con una explosión de colorido tropical. Vestidos, pantalones, faldas y chaquetas para mujer centraron la propuesta de esta diseñadora novel inspirada en las plantas endémicas de Canarias.

Un mini vestido rojo con calentador de manos en azul de la colección Retales. / Foto: David Domínguez.
Un mini vestido rojo con calentador de manos en azul de la colección Retales. / Foto: David Domínguez.

Anillos de rejillas entre los cuales se van introduciendo retales y trozos de ropa desechable, empleando la técnica del ganchillo XXL, que dieron forma casi escultórica a una propuesta en la que destacaron los ponchos, las mantillas a medio hombro con capucha o los abrigos oversize, donde los retales de tela configuraban un auténtico manto de glamour a modo de flecos que se movían cual torbellino de fantasía.

Rojos, verdes, beiges, amarillos y naranjas desfilaron cual jardín de sensualidad sobre una pasarela divertida y sostenible, en la que largas espaldas al aire o aberturas laterales impregnaban de feminidad todo un trabajo artesano.

Camino Hernández, recién licenciada en Derecho, ha realizado con esta magnífica colección su debut en el mundo de la moda con unas creaciones que, aparte de haber sido confeccionadas con una original técnica que aprendió en Finlandia, defienden el reciclaje y la sostenibilidad y, lo más importante: gustaron.

Sofisticación

Por su parte, otra de las diseñadoras finalistas, la almeriense Tania Romero, puso la nota de sofisticación con su Casa sin dueño, una colección inspirada en la Alhambra de Granada y en un poema de Rafael Alberti, en la que el color y las formas brillaron sobre la pasarela. Marrones, blancos rotos y azules klein sirvieron de base para unos diseños de cortes rectos sobre los que destacó la mezcla de volúmenes y tejidos, como el satén o el organdí.

Colores tierra para la colección Casa sin dueño de Tania Romero. / Foto: David Domínguez.
Colores tierra para la colección Casa sin dueño de Tania Romero. / Foto: David Domínguez.

Pantalones, chaquetas y vestidos -tanto largos como cortos- que se combinan en colorido entre volantes, forros y mangas. Encantó su idea de las maxi hombreras, así como las faldas polizón desmontables que pueden servir a su vez como capas. Otro top fue su jumpsuit con transparencias en los muslos, muy sexy. Diseños arriesgados y artesanales aunque poco rematados que llevaron a esta diseñadora a quedarse a las puertas del galardón.

Las capas superpuestas, la  apuesta de la diseñadora almeriense. / Foto: David Domínguez.
Las capas superpuestas, la apuesta de la diseñadora almeriense. / Foto: David Domínguez.

No es la primera vez que Tania se enfrenta a un concurso de moda, pues tras su formación en el taller granadino de Antonio Alvarado quedó finalista en el certamen de diseño novel de Camariñas, en A Coruña, así como en otros concursos convocados por la Junta de Andalucía. Asimismo ha recibido el premio a la Mejor Diseñadora Emergente de España, un certamen organizado por Terra en la pasarela Madrid Fashion Week y en el que compitió con otros 400 diseñadores.

Líneas rectas y cuellos chimenea, la apuesta de Andrés Jarabo. / Foto: David Domínguez.
Líneas rectas y cuellos chimenea, la apuesta de Andrés Jarabo. / Foto: David Domínguez.

Finalmente, el diseñador zamorano Andrés Jarabo tampoco logró quedar entre los premiados de este concurso, a pesar de que su colección Future is now no decepcionó. Sobre una paleta de colores neutros, el creativo se inspiró en una sociedad casi sin valores para presentar en tonos grises, negros, blancos y azules marinos unos diseños muy femeninos y galácticos en los que predominaron los cortes sencillos y depurados.

Cuellos chimenea

Looks donde cuellos chimenea, chalecos, faldas pantalón, vestidos y capas, confeccionados en paño y telas acolchadas que se superponen creando un efecto casi tridimensional, transportaron a los presentes al interior de una nave espacial de sobrio glamour. Acoples, galones y apliques en forma de triángulos futuristas que se engarzan en formas y volúmenes al cuerpo de la mujer, creando siluetas muy femeninas. A destacar, su propuesta de bermudas abullonados, muy cómodos para el streetwear, así como los trajes estampados blancos y negros con bolsillos laterales.

Aires galácticos para una colección de futuro. / Foto: David Domínguez.
Aires galácticos para una colección de futuro. / Foto: David Domínguez.

Jarabo lleva muchos años vinculado al mundo de la moda, en el cual ha trabajo, además de como diseñador, como responsable del vestuario y encargado de sastrería en el mundo del espectáculo, tanto en cine, teatro como ópera. Es licenciado en Bellas Artes, una formación que ha ido complementando con diversos cursos sobre patronaje y confección. Actualmente da clases para enseñar a otros futuros modistos el arte de dibujar figurines. No es la primera vez que concurría a un certamen, pero en esta ocasión se llevó el aplauso del público sobre la pasarela.

La VI edición del Concurso de Jóvenes Diseñadores de Tenerife contó con dos presentadores de excepción, el periodista tinerfeño Isaac Tacoronte y la modelo y ex Miss España, María José Suárez, elegantemente vestida con diseños de Juan Carlos Armas, M&M y el ganador de la anterior edición de este certamen, Josep Jacobo Acosta.

We-R-Wild

Precisamente, fue éste último quien aprovechó el tiempo de deliberación del jurado para presentar sobre la pasarela su nueva colección femenina We-R-Wild. Diseños espectaculares en los que se aleja de la fría Rusia que el pasado año le alzó como ganador del certamen con Folkloria, para tomar como referente el lejano oeste de los años 20 y vestir a la mujer de colores flúor sobre una base marfil.

We-R-Wild, colección del ganador del V Concurso de Jóvenes Diseñadores, Josep Jacobo Acosta. / Foto: David Domínguez.
We-R-Wild, colección del ganador del V Concurso de Jóvenes Diseñadores, Josep Jacobo Acosta. / Foto: David Domínguez.

Auténticas cowgirls de la elegancia que marcan siluetas con shorts de talle largo, pantalones con volantes centrales, camisas con flecos de canutillos dorados en pecho u hombros, preciosos jumpsuit de fiesta en pedrería o toreras y bodys de encaje y  fantasía en fucsia que pusieron la nota de glamour a la noche de la moda en Tenerife.

Jumpsuit de pedrería de la nueva colección de Acosta. / Foto: David Domínguez.
Jumpsuit de pedrería de la nueva colección de Acosta. / Foto: David Domínguez.

La pasarela del Concurso de Jóvenes Diseñadores cierra así su sexta edición teniendo como protagonistas a cinco nuevas promesas del mundo de la moda y, sobre todo, a dos invitadas de lujo con las que este año el Cabildo Insular ha querido contar para esta cita tan importante a nivel nacional, la ex Miss España María José Suárez, que ejerció de copresentadora, y la actriz Bibiana Fernández y su perrita Hope, como miembro del jurado.

Destacan los colores flúor con una inspiración cowgirl. / Foto: David Domínguez.
Destacan los colores flúor con una inspiración cowgirl. / Foto: David Domínguez.

A partir de este viernes, la pasarela acogerá tres días de intensos desfiles, a cargo de las firmas adscritas al colectivo Tenerife Moda. No obstante, habrá que esperar hasta el próximo año para volver a disfrutar de una nueva cita con los valores del diseño en un concurso que afrontará ya su séptima edición, Todo un certamen de estilo y novedades que, tal y como anunciaron el consejero insular de Economía, Efraín Medina, y el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, volverá a celebrarse en la capital. Toda una ciudad que se transforma durante cuatro días en el corazón donde late la moda más actual.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario