Sin categorizar

ENTREVISTA. Eduardo Sobrino Vesperinas, Catedrático de Fitotecnia

“La creación de un Foro Permanente de Seguridad y Calidad Alimentaria redundará en la economía de Canarias”

 

Elblogoferoz/Dolores Hernández Díaz/Canariascienciasyletras/Foto: cedida.- Eduardo Sobrino Illescas y Eduardo Sobrino Vesperinas son los autores del Tratado de Horticultura  Herbácea (1989). Se trata de una obra amplia de tres volúmenes que se acompaña de ilustraciones, basada en la experiencia personal y en la recopilación de fuentes documentales. ¿Cuál es el interés bibliográfico de esta publicación?

“Su interés bibliográfico se basa en que supone una obra original y completa sobre la tecnología de las especies hortícolas, sin que su precisión tecnológica suponga una barrera para que pueda ser consultada por muy diferentes usuarios, desde ingenieros y licenciados, hasta agricultores que precisen hacer uso de ella como fuente documental. Uno de los aspectos de mayor interés es el detallado estudio de las diferentes variedades comerciales existentes, tanto tradicionales como actuales, donde se incluye la descripción de las características varietales, de época y zona de cultivo. Estos conocimientos resultan indispensables para la producción de la hortícola deseada, ya que es necesario contar con las adaptativas de las diferentes especies y variedades. Además actualmente las exigencias de los mercados en fresco y de la industria de transformación son extraordinariamente selectivas.

De hecho, los tres volúmenes de la obra se encuentran en muchas bibliotecas de las universidades con Escuelas de Ingeniería Agraria y así mismo en centros de investigación agrícola, tanto en España como en Iberoamérica”.

En 1989, usted advertía que: «España puede ser uno de los grandes abastecedores de hortalizas de aquellos países comunitarios que, por su climatología, tienen amplios períodos en los que no pueden producirlos”. No obstante, la política regional de la UE  no siempre es favorable a sus estados miembros. Si bien es cierto que Canarias se han beneficiado de las ayudas procedentes del Fondo Agrícola Común, la comercialización del tomate y el plátano sufren una fuerte competencia de países terceros.

Uno de los principales sectores que está contribuyendo al repunte de las exportaciones españolas en la presente crisis económica es el hortofrutícola, lo que ha aparecido recientemente con grandes titulares en los medios informativos.

Sin embargo la agricultura en España no ha sido correctamente tratada desde hace ya tiempo, probablemente al considerar que no tenía una especial importancia económica, no dotándola de las necesarias inversiones necesarias para su desarrollo, ni tampoco apoyando una investigación de vanguardia, que habría dado unos resultados espectaculares. No hay más que ver como Holanda, con una investigación agrícola de vanguardia y con centros de investigación de elevado prestigio ha conseguido imponerse en muchas sectores hortofrutícolas y ornamentales en el contexto global, a pesar de que su clima no resulta tan favorable como el español.

Por centrarnos en un caso concreto, el tomate en Canarias hoy día en declive por exceso de competencia de otros países. Estudios realizados han considerado el declive por el coste de producción, y más en concreto por el coste de la mano de obra en la recolección. Sin embargo no se han realizado investigaciones suficientes conducentes a la reducción de ese coste, mediante tecnología mecanizada e incluso robotizada en ese proceso, que hubiera podido reducir el impacto de la competencia, permitiendo así la continuidad de la actividad productiva.

En otras palabras la necesidad de innovación, creatividad y financiación mantenida, nunca esporádica, además de la defensa frente a aquellas acciones que pueden ser consideradas como lesivas, realizadas dentro o fuera de la política agraria comunitaria”.

En 2004 E. Sobrino, M. Sanz y E. Dana sacaron a la luz el Atlas de las Plantas Invasoras de España. “Este trabajo se plantea con el objeto de catalogar de manera sistemática las especies invasoras introducidas en España y analizar el grado de amenaza que suponen para la conservación de la biodiversidad y para la actividad humana”. Resulta revelador que España posea la mayor diversidad de especies naturalizadas e invasoras de toda Europa: “En el conjunto del territorio nacional la flora alóctona4 española se aproxima a los mil taxones a nivel de subespecie”.

“El numero que aportamos en el primer inventario nacional efectuada llevado a cabo globalmente de las especies exóticas naturalizadas en España, alcanza una cifra muy realmente elevada, próxima a alcanzar los 1000 taxones,  lo que realmente impresiona  por su cuantía y además supone una amenaza de invasión potencial. Una cosa es una especie introducida y otra que llegue a convertirse en invasora, pero el riesgo está relacionado con el número de las introducciones.

España siendo un país de mediana extensión, posee un tipo de territorio muy heterogéneo, con climas de diferentes tipos, llanuras y montañas y diversos tipos de suelo, además una gran parte del territorio es costero. Esa diversidad de hábitats generan condiciones ecológicas muy diferentes que permiten dar acogida a plantas alóctonas de muy diferentes orígenes y características.

La degradación territorial por las actividades antrópicas de muy diferentes tipos también ha propiciado este número desmesurado de plantas exóticas introducidas. En estos momento en España la jardinería es la primera vía de entrada para naturalización de la suplantas alóctonas. Anteriormente a la fuerte expansión de la jardinería, la vía de introducción preferente ha sido la agricultura. Las plantas introducidas para su utilización jardinera escapan fuera de los límites definidos y en muchos casos son capaces de adaptarse al nuevo entorno, iniciando el proceso de naturalización, y en ocasiones de invasión. Por este motivo es preciso insistir en aumentar el cultivo ornamental de especies autóctonas, que limiten la tendencia indicada”.

– Entre sus estudios de las oleaginosas, nos ha parecido de especial interés es el de “Los esteres alcohólicos del aceite de girasol, un nuevo combustible renovable”. En 1993 usted manifestaba: “España podría beneficiarse de la utilización del aceite de girasol de origen interno como combustible, reduciendo así la cuantía de las gravosas importaciones de petróleo y dando un nuevo sentido a la actividad agrícola”. ¿Alguna entidad ha llevado a la práctica esta iniciativa?

En España se ha realizado tan solo pruebas a escala reducida, pero en otros países por ejemplo en Alemania se han comercializado en gasolineras una mezcla de gasoleo y biodiesel procedente de otra especies, la colza (Brassica napus) una especie de la misma familia de la col, que es  ampliamente cultivada en Centroeuropa para la producción de aceite alimenticio de tipo cero en acido erúcico.

El método de producción del biodiesel se realiza por transesterificación, que cambia el glicerol de los aceites vegetales,  con tres grupos –OH, por un monoalcohol como el etanol que solo tiene un grupo hidroxilo, consigue reequilibrar la relación de carbono y evita la producción de depósitos carbonoso en los motores diesel modernos.  El método fue puesto a punto por ingenieros agrónomos sudafricanos, que inicialmente llegaron a usar directamente el aceite de girasol sin transformar en tractores agrícolas con motores diesel con cámara de combustión previa”.

 

Para saber más:

http://canariascienciasyletras.com/

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario