Canarias Medio Ambiente SOCIEDAD TIEMPO

Unas 60.000 personas suben al Teide a ver la nieve, aunque hay vías cerradas por placas de hielo y desprendimientos

Elblogoferoz/ AGENCIAS.- El Cabildo de Tenerife ha informado este lunes de que unas 60.000 personas subieron al Parque Nacional del Teide el pasado fin de semana para contemplar la nieve tras la tormenta que azotó la isla la semana pasada.

Por ahora se mantiene cerrada la carretera TF-24 de acceso al parque nacional por La Esperanza debido a la presencia de hielo y desprendimientos en la calzada.

Concretamente, no es posible el paso desde el punto kilométrico 24 (en el cruce con la TF-523, carretera Los Loros, Arafo), hasta el punto kilométrico 43 (cruce El Portillo, intersección de la TF-21 con la TF-24).

Por su parte, se mantienen abiertas las carreteras de acceso por el sur, a través de las conexiones de la TF-38 Boca Tauce a Chío y Vilaflor con la TF-21, así como el acceso de La Orotava (TF-21).

Las cuadrillas de operarios del área de Carreteras del Cabildo trabajan en la TF-24 para limpiar las vías y reabrirla tan pronto como sea posible, y desde la corporación insular se recuerda a los ciudadanos que no intenten acceder a la zona debido a los riesgos que entraña para su seguridad.

El Cabildo activó este fin de semana el ‘Operativo Nevadas’ para intentar resolver los problemas que genera la afluencia masiva de vehículos al Parque Nacional del Teide en los días posteriores a las nevadas, y que puede provocar situaciones de riesgo derivadas de la presencia de la propia nieve y de la aglomeración de personas.

Por ello, se establecieron ciertas normas de comportamiento para regular los accesos, minimizar los atascos y evitar la obstrucción de las vías.

Acuíferos

En declaraciones a Europa Press, el director del parque, Manuel Durban, ha señalado que la tormenta ha venido «magníficamente bien» a la vegetación y los acuíferos porque hay una «sequía extrema» desde hace varias años. Otra cosa, ha explicado, «son las infraestructuras, ya que la carretera de La Esperanza, por ejemplo, ha sufrido desperfectos».

Además, ha apuntado que el teleférico sigue cerrado porque la tormenta generó daños y los cables quedaron afectados por el hielo, y lo mismo pasa con los senderos que parten desde la central, ya que el espesor «es muy grande» y se hace «imposible» llegar al cráter.

«Habría que analizarlo en el caso de un montañero experto y con equipamiento, pero si alguien resbala puede bajar rodando más de 1.000 metros. Sería un accidente mortal», ha explicado.

Sobre el dispositivo de carreteras, ha lamentado que algunos coches se hayan saltado los cierres de las vías aprovechando que los quitanieves habían empezado a trabajar «porque puede haber accidentes graves», y también pide «responsabilidad» a los ciudadanos porque «hubo gente que subió en manga de camisa y en el parque hay temperaturas muy bajas, de alta montaña».

Durban, asimismo ha apoyado el cierre de las carreteras durante la tormenta pese a que algunos turistas se quedaron aislados en el parador.

«Está a 2.200 metros de altura, y es irresponsable dejar salir a los turistas y que haya un accidente mortal, porque en las carreteras hay placas de hielo y nieve y los coches no llevan cadenas. Es obligatorio su uso. Hay que tener responsabilidad y es muy fácil echarle después la culpa a los responsables, pero una muerte es irreversible», ha apuntado.

Durban pronostica que a lo largo de la semana desaparecerá la nieve, y aunque ha reconocido que la gente «disfrutó» el pasado fin de semana de la «tradición» de subir a ver la nieve, «hubo un sector minoritario que se dedicó a aparcar donde no debía generando daños en la vegetación y cuellos de botella que hubieran hecho inviable el paso de una ambulancia».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario