FIRMAS

El ITC. Por Plataforma por un Nuevo Modelo Energético

Desde hace ya algunos años, pero especialmente en los últimos meses, han venido apareciendo informaciones sobre las dificultades del Gobierno de Canarias para mantener la inversión y el empleo en el Instituto Tecnológico de Canarias. La empresa pública viene arrastrando una deuda importante que pone en peligro su continuidad y los puestos de trabajo.

La Plataforma sostiene que Canarias necesita unos organismos públicos de investigación que sean la vanguardia de actividades económicas intensivas en conocimiento, generadoras de productos y servicios de calidad y que contribuyan a la sostenibilidad de las Islas. El ITC se ha distinguido por su desarrollo de tecnologías para la producción de energía y agua en lugares con condiciones ambientales extremas, como los países de África Occidental, donde ha desempeñado una labor importante como embajador de
Canarias.

Para el colectivo, la actual situación del ITC tiene que ver sobre todo con la mala gestión que legislatura tras legislatura ha llevado a cabo el Gobierno de Canarias, convirtiendo a la empresa en un instrumento para inversiones y gastos deficitarios que ahora se vuelve en su contra amenazando a su personal y a su supervivencia. Añade la Plataforma que en esta época de restricciones y recortes, la investigación no es un lujo ni un gasto superfluo sino que justamente conviene hacer un esfuerzo por sostener la inversión.

Canarias es la penúltima comunidad autónoma en gasto público en I+D, lo que supone menos de la mitad de la medio del conjunto del Estado. Además, en los últimos 5 años, cerca del 40% del gasto público en I+D en Canarias se ha concentrado en astrofísica, mientras que en producción, distribución y uso racional de la energía sólo se invirtió un 0,25%. De esto se puede concluir que existe una fuerte concentración del gasto en I+D canaria en áreas que tienen una vinculación relativamente baja con el tejido productivo de las Islas.

La actividad investigadora en Canarias continúa siendo una actividad esencialmente pública, por lo que para la Plataforma, una reducción del 50% de la plantilla del Instituto supondría un fuerte golpe para la I+D productiva en Canarias, al menos para la investigación orientada al mundo empresarial. Solo los trabajadores del ITC representan cerca del 30% de los empleados en I+D en el sector empresarial en Canarias.

La energía y el agua son precisamente dos de los aspectos centrales de la estrategia de especialización inteligente del Archipiélago en el marco de la financiación europea a partir de 2014, por tanto no parece congruente que el Gobierno de Canarias reduzca la inversión y el empleo público en los organismos que dependen de él.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario