FIRMAS

Entrevista a Carlos Herrera (y III). Por Gorka Zumeta

«Los 61 años no me pillarán madrugando»

 

Continúa…

Precisamente esto, una reunión de amigos, es lo que tuvimos la oportunidad de disfrutar aquella mañana de octubre recorriendo las calles de Sevilla. Al final del paseo, sentados en una terraza cercana al Guadalquivir, llegó la conversación más reflexiva, en torno a la profesión y al futuro, tan imprevisible.
La mirada, siempre inteligente, siempre crítica e irónica, de Carlos Herrera
Mi primera pregunta giró en torno al futuro. Ahora que las mentes pensantes, y gobernantes, de este país empiezan a decir que estamos saliendo del túnel de la crisis y que se avista el crecimiento, ¿tú te lo crees Carlos? ¿Cómo ves España dentro de cuatro o cinco años?
-España no está más agitada que otras naciones de su entorno. La España de dentro de cinco años no creo que se diferencie mucho de la presente.

Los nacionalismos

-¿Cómo estará Cataluña, tu tierra adoptiva? Los nacionalismos…
Las tensiones cantonales, por así llamarlas, crearán eso, tensión, pero al fin y a la postre a la gente le gusta tener un lugar donde ir a trabajar y otro al que regresar caída la tarde. Y ver cómo se cubren sus esperanzas vitales. Es probable que dentro de cinco años estemos mejor de lo que estamos ahora.
Carlos Herrera entrevistando al presidente Rajoy, en Onda Cero

El retiro Todos queremos pensarlo así. Necesitamos, más que nunca, pensarlo así; aunque la recuperación será difícil y llevará su tiempo. Hablando de tiempo, Carlos, en ese mismo período -cuatro o cinco años- cómo te ves a ti mismo?

Así que pasen cinco años yo tendré sesenta y uno. No creo que me pillen madrugando.
-Cada vez que te entrevistan, siempre te preguntan lo mismo, de manera recurrente: ¿cuándo te retiras? Es como si alguien tuviera prisa por echarte de las mañanas, o estuviera pendiente de cuándo queda vacante tu silla… Imagino que una cosa es decir adiós a los madrugones y otra, muy diferente, a lo que ha ocupado tu vida profesional por más tiempo, la radio…

Otro tiempo, otro ritmo ¡Sí! En cinco años, la radio me pillará dedicándome a lo único que sé hacer pero con otro ritmo vital. Quiero hacer lo que toda gente mayor, escribir, leer, aprender, visitar, moverme, escuchar y ayudar a mis hijos a ser felices.

-Algo, si me permites, a lo que todos aspiramos, si la salud –y Hacienda- lo permiten. Esta maldita crisis del euro está azotando especialmente a este oficio nuestro de contar lo que pasa (por la radio) ¿crees que saldremos de ésta? ¿La radio puede hacer algo más para contribuir a superarla?
La popularidad de Carlos Herrera es enorme, no solo en radio,
también en los medios donde colabora (ABC y Vocento)

Ser positivos

 

-Si nos dedicamos a ofrecer una interesada imagen sombría del futuro estaremos colaborando al que el futuro sea sombrío.
-El eterno debate entre contar descafeinando, o contar silenciando…
No se trata de ser Walt Disney ni de engañar con beatíficas imágenes. Las crisis no duran toda la vida y sabemos por experiencia que de todo se sale. Yo aspiro a poder contar que las cosas van de otra manera y que España vuelve a ser una tierra de oportunidades.

La publicidad nos hará libres…

-Eso es lo que nos gustaría a todos los que estamos padeciéndola con resignación. Lo que mueve la radio comercial es, sin embargo, la publicidad. Me gustaría preguntarte por ella. Curiosamente es la fuente que proporciona la independencia a la radio comercial. Pero ¿se pueden sortear sus servidumbres?

-La publicidad, paradójicamente, nos hace más libres de lo que somos. Gracias a ella se conocen las virtudes de los anunciantes y los productos son más competitivos y, a la larga, más asequibles. La publicidad también es radio.

-Se te nota que disfrutas dándole un buen envoltorio a la publicidad en tu programa. La publicidad es algo muy serio en radio…
Hay un arte creativo publicitario que exige talento e imaginación. Yo me sigo admirando de ello. Y procuro colaborar con mi modesta aportación.
Carlos Herrera y su equipo, en Valladolid, el pasado 5 de noviembre

«Lo mejor que sé hacer»

 

-Tú has hecho mucha televisión, te encanta escribir, pero siempre has vuelto a la radio. ¿Cuál es el Herrera que más se parece al verdadero: el de la radio? ¿Por qué?
-Porque la radio, Gorka, es lo que mejor sé hacer. Me gusta el sonido, la creación de ambientes, los fondos y sus envoltorios. Soy un escritor que habla, no un hablante que escribe. El sonido, la realización da a la radio la diferencia. No canalizo las emociones de la misma forma. Si me veo no me gusto, si me leo me adivino  errores, pero cuando me expreso, cuando hablo, sé que doy lo mejor de mí.

Echarle pasión

-Piensa, por último, en un alevín de periodista que te escucha todos los días y que quiere (¡admirable, en estos tiempos!) dedicarse a la radio. ¿Qué le recomiendas?

-Hacer lo que yo hice, aunque suene pretencioso. Oír, oír sin parar. Pararse a escuchar. Preguntarse cómo se hace eso que se ha escuchado. Adivinar matices, técnicas… Apuntarlo todo. Sentarse en los controles tomando nota de cada cosa. Imaginar realizaciones. Aventurar cómo haría cada uno lo que ha escuchado. Ensayar sin límites. Modelar la expresión y la voz. Equivocarse y volver a empezar. Amar el medio por encima de todos los demás. Preocuparse por el qué, pero también por el cómo. Saber cómo se realiza. Yo que sé… ¡¡¡me pasé media juventud viendo trabajar a mis ídolos!!!

Con Carlos, qué suerte tenerle tan cerca

 

-Igual que yo, Carlos, y tú eras (eres) uno de los míos. Gracias por sincerarte conmigo y estar tan cerca de mí en los momentos difíciles.

Me despedí de los tres y nos emplazamos a otro futuro encuentro. Tomé un taxi con dirección a la estación de Santa Justa y cogí el AVE de vuelta a Madrid. De nuevo apliqué la gimnasia mental a mi cabeza para rebobinar las horas vividas, tan intensas, tan felices, y trasladarlas a un papel en forma de notas.
En esta vida, somos lo que sembramos. Y en mi caso, puedo decir con orgullo, que me siento feliz por el camino emprendido y, sobre todo, por los compañeros de viaje con quienes me he encontrado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario