FIRMAS

Análisis y propuestas sobre los incendios forestales en Canarias (V). Por Ben Magec Ecologistas

En anteriores artículos dijimos que, en la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción, tenemos como punto de partida para el análisis del problema de los incendios forestales la irrupción de los denominados Grandes Incendios Forestales (GIF). También vimos que, en la actualidad, se está produciendo una conjunción de causas y condiciones que están creando un escenario propicio para la producción, cada vez más frecuente, de estos GIFs. Por eso centramos nuestro análisis en este escenario y propusimos que se deben abordar prioritariamente las causas o condiciones que son necesarias para que se produzca un incendio, y en concreto el exceso de combustible vegetal en el territorio y las igniciones. Con este punto de partida hemos logrado sintetizar el análisis de los GIF en Canarias en 12 problemas, de los cuales se derivan 12 propuestas para solucionarlos o paliarlos.

En este artículo continuamos la exposición de estos problemas y propuestas. Ya hemos dedicado dos artículos a hablar del exceso de combustible vegetal en el territorio. Ahora hablaremos de otra de las causas más importantes que está en el fondo del problema de los GIF: las igniciones.

Las igniciones (lo que podemos denomina “la chispa”) son las causas directas o inmediatas de los incendios. Están provocadas por hechos, acciones o fenómenos puntuales y se pueden dividir en naturales y antrópicas:

  • Causas naturales: entre éstas se incluyen los rayos o chispas eléctricas producidas por las tormentas. Otra causa que puede producir incendios en algunas regiones, como la canaria, es la actividad volcánica.
  • Causas antrópicas: la presencia del ser humano en los montes y zonas rurales inevitablemente va acompañada de actividades que pueden ocasionar incendios. La mayoría de los incendios están causados por negligencias y accidentes en el desarrollo de estas actividades. Pero también por la intención expresa y directa de provocar un incendio. Así tenemos:
    • Incendios causados por negligencias: quema de materiales en labores agropecuarias (rastrojos, residuos, etc.), quema en pastos o explotaciones forestales, fuegos “recreativos” (hogueras, barbacoas, fuegos artificiales, etc), las actividades de los fumadores, el uso de maquinaria en condiciones de riesgo de incendio, etc.
    • Incendios causados por accidentes: caídas de líneas de líneas eléctricas, accidentes de circulación, etc.
    • Incendios intencionados: entre las motivaciones que pueden dar lugar a la provocación intencionada de un incendio forestal suelen estar la provocación de cambios de usos del suelo, el malestar entre los usuarios o vecinos de un área forestal, las expectativas de encontrar empleo en los trabajos de recuperación post-incendio, las rencillas y venganzas de diverso tipo, el vandalismo, patologías o desequilibrios mentales, etc.

Como se ve en la tabla anterior, durante el periodo 2000-2011, prácticamente el 100% de los incendios con causa conocida fueron originados por la actividad humana. De éstos, la mayoría estuvieron causados por negligencias o accidentes, seguidos de cerca por los intencionados.

Yéndonos a las posibles propuestas y soluciones, y empezando por las negligencias, tenemos que, a pesar de que en los últimos años se ha desarrollado un marco jurídico básico que intenta dar solución a éste y a otros problemas [1], su efectividad se ha mostrado insuficiente. En el caso de Canarias, desde la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción consideramos necesario que el desarrollo de la normativa autonómica, unido a las regulaciones de Cabildos y Ayuntamientos,  establezcan estrictas prohibiciones o limitaciones del uso del fuego durante el periodo de mayor riesgo de incendios forestales.

Respecto a los accidentes, los más frecuentes son las chispas procedentes de los tendidos eléctricos. Para solucionar este problema el Gobierno de Canarias debe obligar a las empresas propietarias de las redes de distribución de energía a cumplir la Ley respecto a los tendidos, y ponerle plazos para que elabore y ejecute un programa que incluya:

a)      La ordenación de los tendidos eléctricos.

b)     La sustitución del cableado obsoleto y en mal estado.

c)      El soterramiento de todas las líneas que puedan causar incendios, en particular las de baja tensión situadas en el interior de núcleos habitados, así como las que impiden las operaciones de los helicópteros en caso de incendios.

Respecto a los incendiarios, parte de la solución pasaría por:

  • La concienciación social y la colaboración ciudadana.
  • La resolución o atenuación de los conflictos que, en un momento dado, motivan a un incendiario a actuar.

Por último, llama la atención que la mayor parte de los incendios en Canarias se deban a “causas desconocidas”. Esto implica que hay un vacío que hay que cubrir en el trabajo de los cuerpos de policía dedicados a la investigación de las causas de los incendios. Las diferentes administraciones competentes deberían fortalecer los medios y la formación de los equipos de investigación. Esto serviría, además, como medida disuasoria ante la actuación de los incendiarios.

En el próximo artículo continuaremos analizando las causas de los incendios y seguiremos avanzando algunas propuestas de soluciones a este problema.



[1] Estamos hablando básicamente del RDL 11/2005 de 22 de julio, de medidas urgentes en materia de incendios forestales.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario