Sin categorizar

El 5+1 e Irán aspiran a cerrar el acuerdo final sobre el programa nuclear

AGENCIAS.-El 5+1 e Irán aspiran a cerrar el «paso final para una solución completa» al programa nuclear iraní y comenzar a aplicarla en un plazo no superior al año desde la adopción del plan de acción conjunto pactado tras cuatro días de negociaciones en Ginebra en la que ambas partes han llegado a un acuerdo preliminar para zanjar la disputa por la vía diplomática.

«Esta solución completa permitiría a Irán disfrutar plenamente de su derecho a la energía nuclear para fines pacíficos de acuerdo con los artículos relevantes del TNP (Tratado de No Proliferación)  y de conformidad con las obligaciones contenidas en el mismo», según recoge el preámbulo del plan conjunto acordado, difundido por la agencia semioficial iraní Fars y en el que «Irán reafirma que bajo ninguna circunstancia Irán buscará o desarrollará ningún arma nuclear».

«Esta solución completa implicaría un programa de enriquecimiento mutuamente definido con limitaciones prácticas y medidas de transparencia para garantizar la naturaleza pacífica del programa»,  prosigue el texto, que precisa que las partes tienen por «objetivo» concluir la negociación del «paso final de una solución completa» y comenzar su aplicación no más de un año después de la adopción del plan conjunto pactado en Ginebra.

Uno de los elementos del «paso final para una solución completa» identificada en el texto es definir dicho programa «con parámetros mutuamente acordados, consistentes con las necesidades prácticas» y «límites acordados en su alcance y actividades de enriquecimiento de uranio, capacidad, donde se llevará a cabo y en las reservas de uranio enriquecido, durante un periodo a acordar».

Este es uno de los elementos identificados por ambas partes para «el paso final de una solución completa» a la disputa nuclear iraní, así como definir «una duración a largo plazo especificada» para el mismo.

También figuran como elementos reflejar «los derechos y las obligaciones» de las partes adheridas al Tratado de No Proliferación y Acuerdos de Salvaguardias de la Agencia Internacional de la Energía Atómica  y se levantarían «completamente» las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, multilaterales y nacionales relacionadas con el programa nuclear, «incluido  pasos en acceso en las áreas de comercio, tecnología, finanzas y energía, de acuerdo con un calendario a acordar».

Igualmente, el paso final contempla «resolver plenamente las preocupaciones relacionadas con el reactor (de agua pesada) en Arak» que Occidente teme que sea una segunda vía para un programa armamentístico nuclear a partir del plutonio y que «ningún reprocesamiento o construcción de una instalación capaz del reprocesamiento».

También prevé «la plena aplicación de las medidas de transparencia acordadas y vigilancia reforzada» de las instalaciones iraníes y la ratificación e implementación del Protocolo Adicional del TNP, que autoriza inspecciones por sorpresa,  respetando los papeles respectivos del presidente iraní, Hasan Rohani, y el Parlamento (Majlis) e «incluye la cooperación nuclear civil internacional» entre otros para la adquisición de reactores de agua ligera modernos y de investigación y equipos asociados, así como «el suministro de combustible nuclear moderno» y «prácticas en investigación y desarrollo acordadas».

De acuerdo con el texto, «tras la aplicación exitosa del paso final para una solución completa durante su plena duración, el programa nuclear iraní será tratado en la misma manera que el de cualquier Estado no nuclear parte del TNP».

La solución completa «garantizaría que el programa nuclear iraní será exclusivamente pacífico» implicaría en todo caso «un proceso recíproco, paso a paso». Ambas partes dejan claro que respecto al paso final y cualquier paso intermedio «nada está acordado hasta que todo está acordado».

Acuerdo preeliminar

En virtud del acuerdo preliminar de Ginebra, de seis meses de duración cuyo elementos han sido dados a conocer por la Casa Blanca, Irán se ha comprometido entre otros a detener el enriquecimiento de uranio por encima del 5 por ciento y a desmantelar las conexiones técnicas necesarias para enriquecer uranio por encima de este porcentaje, así como a neutralizar su almacén de uranio enriquecido cerca del 20 por ciento, diluirlo hasta por debajo del 5 por ciento o convertirlo a una forma no apta para el mayor enriquecimiento.

Asimismo, Teherán se ha comprometido a detener el avance de su capacidad de enriquecimiento de uranio, comprometiéndose a no instalar nuevas centrifugadoras de ningún tipo, a dejar inoperativa la mitad de las centrifugadoras en la central  nuclear de Natanz y tres cuartas partes de las instaladas en Fordo y a detener cualquier tipo de actividad en el reactor de agua pesada en Arak. Teherán también se compromete a dar acceso a los inspectores de la AIEA.

Irán ha obtenido por su parte la suspensión de «ciertas sanciones» referentes al oro y a los metales preciosos, al sector automovilístico y a las exportaciones petroquímicas y se permitirá la adquisición de petróleo iraní aunque todavía de forma limitada, entre otros. Tampoco se impondrán nuevas sanciones contra Irán por su programa nuclear en los próximos seis meses si Teherán cumple con sus compromisos.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario