Educación LA LAGUNA POLÍTICA SOCIEDAD

Victoria Camps defiende en la ULL el mayor logro de la democracia, el estado del bienestar

Elblogoferoz. Para la filósofa catalana Victoria Camps, el estado del bienestar supone el mayor logro obtenido durante la democracia, algo que no se puede perder y que, por tanto, “de una forma u otra” hay que tratar de sostener. Estas manifestaciones fueron expresadas durante la visita que realizó ayer, jueves 21 de noviembre, a la Facultad de Filosofía de la Universidad de La Laguna, invitada por la Cátedra Cultural Javier Muguerza.

Camps ofreció una conferencia titulada “La Filosofía como vocación”, que formó parte de los actos que la facultad de la ULL organizó con motivo de la celebración del Día Internacional de la Filosofía. En su ponencia, defendió que el oficio del pensador no debe considerarse una mera ocupación profesional sino como algo que puede mejorar la sociedad. Según esta concepción, el filósofo debe persuadir a la ciudadanía para convencerla de que pensar no es inútil, sino que tiene una misión “emancipadora” y forma parte de lo más característico del ser humano.

Al preguntarle sobre el estado del bienestar, Camps defendió su validez e importancia, y abogó por buscar vías para hacerlo sostenible. “Cuando se habla de sostenibilidad, normalmente se relaciona con cuestiones ecológicas y medioambientales. Pero lo que hay que sostener es la equidad, porque ese es el núcleo de los derechos humanos”.

Por ello, para la pensadora hay que insistir mucho en la vigencia de un sistema de protección social. Sin embargo, entiende que también es necesario realizar reformas estructurales en sectores como la sanidad, en el que “sobran cosas” y cabe mejorar su eficiencia.

Camps amplió esa necesidad de cambio al sistema universitario. En su opinión, es cierto que los recortes presupuestarios han paralizado la universidad. Sin embargo, considera que no se está aprovechando la crisis para acometer las reformas estructurales necesarias para mejorar su viabilidad, pues entiende que quizá haya demasiadas instituciones académicas y muchos departamento repetidos.

“Esas reformas hay que abordarlas sin prejuicios, sin ser demasiado sesgados o sectoriales, y eso es muy difícil. El pronóstico es que aunque salgamos de la crisis y tengamos más dinero, solamente con eso no se habrá resuelto nada. Deberíamos encarar la situación con más pensamiento para ver por dónde habría que ir para no repetir lo que ha ocurrido”, reflexionó.

Sobre la desaparición de la Filosofía como materia obligatoria de Bachillerato, lamentó que el colectivo de filósofos no hubiera sido capaz de ser más persuasivo durante la tramitación de la ley de educación, como sí lo fueron, por ejemplo, los matemáticos.

En referencia al papel del filósofo en una sociedad tan materialista como la actual, Camps admitió que tiene un encaje complejo, dado que su único resultado claro es la publicación de ensayos “y los libros se venden mal”. Sin embargo, aprecia que el pensador puede tener su relevancia en el ámbito de la filosofía y la ética aplicadas. Así, para ella ámbitos como la bioética son reclamados “no para resolver problemas, que eso ya lo hacen los científicos, sino “problematizar” las soluciones que parecen fáciles y a veces son trágicas, para añadirles más duda y pensamiento”.

Reflexionó que se pide auxilio a la ética cuando se afrontan problemas que ninguna disciplina técnica puede resolver de una manera satisfactoria. “Y esos son los que decía Wittgenstein que eran los grandes problemas de la vida: los que no resuelven las ciencias especializadas y siguen ahí presentes”.

Todo esto se relaciona con lo que ella entiende que es una mala concepción de lo que es progreso. “Progreso cultural no es sólo hacer muchas escuelas, auditorios y museos. Es esa capacidad de distinguir lo bello de lo feo, lo bueno de lo malo, lo que se debe y no se debe tolerar, el sufrimiento contra el cual se debe luchar. Todo eso tiene que ver con cosas que no se pueden medir cuantitativamente sino que es algo cualitativo. Y eso es el progreso”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario