FIRMAS

El Bar de Pepe. La huelga. Por Joaquín Hernández

Le molestaba especialmente la huelga de empleados de limpieza, antes llamados basureros. Pero lo que realmente le tocaba los timbales eran los mal llamados “piquetes de información”,  que  informan de la huelga dándote cantidad de palos en caso de negarte a secundarla. Nunca cerró su negocio en ninguna de las convocatorias que hacían los sindicatos para la huelga general.

Pero las cosas cambian y Manolo el peluquero está de acuerdo con los huelguistas del servicio de limpieza de la capital del Reino, Madrid. Las Reformas Laborales iniciadas por el socialista, más bobo que un pájaro bobo, Zapatero las continuó corregidas y aumentadas su sucesor el inepto Rajoy,  siguiendo la costumbre de joder al más débil han sido todo un éxito para aumentar el desempleo y la cantidad de parados en España.

Primero es el salario del miedo el que hace que los trabajadores acepten condiciones laborales draconianas y reducciones de sueldos, vacaciones,  horas extras, etc.

Después, las  condiciones del Despido Objetivo y los famosos ERES que no  necesitan de mucha acreditación por parte empresarial para que los Juzgados de lo Social lo admitan.  Ahora basta el simple hecho de bajar las ventas para eliminar personal  porque al empresario carroñero jamás optará por reducir los beneficios. La huelga de los trabajadores de la limpieza de la capital de España está sobradamente justificada, aquí no se puede decir que los empleados de Sacyr no tengan la totalidad de la razón, muchas veces han pasado por el tubo del empresario, que carente de conciencia social ha intentado someterlos. Los empleados de Sacyr de Limpieza y Jardines de la Comunidad Autónoma de Madrid hartos de estar hartos de tanta tropelía y cabronada y para evitar el despido de más de 1.300 trabajadores, además  de una rebaja salarial superior al 30% de sus sueldos decidieron lanzarse a una huelga que afecta a los ciudadanos madrileños de una forma feroz y vomitiva dejándoles la mierda en los portales de sus viviendas, vivir en Madrid en esas condiciones, más que desagradable, empieza a ser peligroso. El caso es que la del “relaxing cofee in Plaza Mayor de Madrizzzz” tendrá que cambiar el relax por el hedor a porquería que es el aroma de estos días en el centro y barrios madrileños. Madrid se puede gastar 50 millones de euros en la campaña de promoción de las olimpiadas 2022, pero no puede soportar el gasto del servicio de limpieza contratado y por ello le rebaja un 30% del presupuesto para el 2014, lo cojonudo del caso es que los madrileños, como el resto de los mortales que vivimos en esta cosa llamada Reino de España, pagamos más que “religiosamente” bien el recibo del cobro de la recogida de basuras, o sea que no es una tasa municipal, es un servicio que cobra directamente al que habita en esa Ciudad. Si todos los habitantes de Madrid pagan el recibo correspondiente al servicio de recogida de basuras… ¿Dónde está el problema?

Los trabajadores de la limpieza de Madrid han ganado la batalla por la dignidad más que por el empleo esclavo, han recuperado la solidaridad de todos los propios y de los otros. Que sirva de ejemplo a otros colectivos… ¿Quién dijo miedo…?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario