FIRMAS Juan Velarde

Un ‘sarao’ con Belén Esteban: ¿Hemos perdido La Razón o qué? Por Juan Velarde

El fenómeno de Belén Esteban ya no hay quien lo pare. No estoy de acuerdo en la promoción que se le está dando a la de Paracuellos, pero evidentemente algo debe tener la susodicha cuando el otro día se convirtió en la reina de todas las salsas. Miren ustedes que en la fiesta del 15 cumpleaños de La Razón estaban absolutamente todas las personalidades posibles con las que uno sueña que acudan a su evento alguna vez en su vida. Estaban los Príncipes, Rajoy, Posada, Pío García Escudero, Aznar, Zapatero, la cremè de la cremè de los empresarios y de la sociedad de este país y resulta que quien acabó copando los focos fue la musa de San Blas.

Al propio Paco Marhuenda, director del diario de Planeta, le hacían comentarios jocosos al día siguiente en varias tertulias por la presencia de la que pomposamente llaman la ‘Princesa del Pueblo’, aunque él reconocía que no tenía la menor idea de que esta señora iba a aparecer por ahí y que, seguramente, había sido invitada por cualquier directivo de la empresa, pero, obviamente, como buen anfitrión, tenía que saludarla.

Sin embargo, y lo digo de corazón, todo esto no le hace ningún bien a nuestra sociedad, dándole pábulo a una persona que en nada ha contribuido al progreso de España (más bien, en todo caso, a fomentar la ordinariez) y, de paso, tampoco creo que le beneficie a ella misma esta sobreexposición. Estamos, en el caso de Belén Esteban, frente a una mujer que, según sus propias palabras, ha padecido la lacra de una serie de adicciones, que ha tenido que estar alejada de los focos porque su vida cada vez se aproximaba al barranco del desastre absoluto y sólo hace falta que la pinchen un poco para volver a sacar de sus entrañas a esa tipa que es capaz de arrearte un bolsazo en plena cara en cuanto le lleves la contraria.

Ahora bien, hay que reconocerle el mérito a Belén Esteban al ser capaz de conseguir que la princesa Letizia se dirija a ella o que el presidente Rajoy le confiese que la situación de España no es nada boyante. Es curioso que estos personajes de la realeza o de la alta política traten casi con desdén a los ciudadanos de a pie y, en cambio, ante un personaje de feria como es la señora de Paracuellos pierdan poco menos que sus reales posaderas para hacerse la foto. Insisto, y el tiempo me dará la razón, flaco favor le han hecho a Belén Esteban.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario