Sin categorizar

La exposición ‘Sorolla, el color del mar’ llega a Tenerife

AGENCIAS.- El Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife acogerá hasta el próximo 1 de febrero la exposición ‘Sorolla, el color del mar’. La muestra, que ha sido producida por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y la Fundación Museo Sorolla, con la colaboración de la Fundación CajaCanarias y la Obra Social ‘la Caixa’, conmemora el 150 aniversario del nacimiento del artista valenciano reuniendo una selección de obras dedicadas al que fue el tema favorito y más popular de su trayectoria, el mar.

La muestra, comisariada por la directora del Museo Sorolla, Consuelo Luca de Tena, y por José Manuel Pascual García, supone la primera exhibición monográfica de Joaquín Sorolla expuesta en Tenerife, y es resultado de la colaboración entre la Fundación CajaCanarias y la Obra Social ‘la Caixa’ en el marco de la Obra Social conjunta que impulsan ambas entidades para desarrollar proyectos sociales y culturales que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos canarios.

‘Sorolla, el color del mar’ llega a Tenerife con el objetivo de dar a conocer el gran público la obra de uno de los artistas españoles más relevantes en el paso del siglo XIX al siglo XX.

En la presentación de la muestra, Marisa Tejedor, presidenta de la gestora de la Fundación CajaCanarias, destacó la «magnífica labor» del Museo Sorolla y su predisposición para que los ciudadanos tinerfeños puedan contemplar, por primera vez, «una muestra de tal categoría de la obra de este genial artista».

Además de ese acercamiento al público en general, la Fundación CajaCanarias, en base a su compromiso con el desarrollo cultural en la sociedad, pretende de manera permanente acercar la participación de la comunidad educativa.

De este modo, y dentro del programa ‘Despertares’, dijo que habrá visitas guiadas y talleres que mantienen un enorme éxito de convocatoria en todas las propuestas culturales que se realizan a lo largo del curso ya que, de este modo, logran «una mayor comprensión» de la obra y el contexto en que son realizadas.

Marisa Tejedor finalizó su intervención celebrando los «excelentes resultados» que derivan para la sociedad merced a la labor de diferentes acciones conjuntas, fundamentalmente en las áreas social y cultural, entre la Fundación CajaCanarias y la Obra Social ‘la Caixa’.

Por su parte, David Cova, delegado general de ‘la Caixa’ en Canarias, quiso incidir en esa actividad coordinada entre ambas entidades, «lo que ha permitido en un corto espacio de tiempo presentar varias iniciativas muy importantes, como el programa de desayunos escolares, el programa de convocatorias de entidades sociales, la exposición de Henry Moore o esta exposición de Sorolla, iniciativas todas de gran calado».

La directora del Museo Sorolla, Consuelo Luca de Tena, concluyó el acto de presentación congratulándose de que se ha conseguido que una selección de esta envergadura artística permita visitar a Sorolla, por primera vez, Tenerife, «un lugar donde la luz y el mar, protagonistas de esta exposición, son elementos de lo cotidiano».

En relación a la trayectoria vital y artística de Joaquín Sorolla, quiso destacar que es un pintor «que merece ser conocido por todos, por su indudable calidad artística pero, sobre todo, por su visión optimista del entorno, a pesar de la época de España que le tocó vivir».

El artista valenciano, destacado por su prolijidad creativa, así como por la buena acogida permanente de su obra por parte del público «está recuperando la gran fama que obtuvo en vida, gracias a la apuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por medio del Museo Sorolla», subrayó.

A la hora de destacar las virtudes principales que hacen de Sorolla un artista único, Consuelo Luca de Teno recordó que «era un naturalista, aunque estuviera cerca del movimiento impresionista, y las vanguardias de principios de siglo no le interesaron en su desarrollo artístico, él tenía su propio camino».

En su opinión, «su propósito, y en la presente muestra se puede contemplar con claridad, era comprender lo que veía y representarlo, con esa obsesión por captar la luz que le permitió desarrollar una técnica veloz en el ansía de atrapar el instante».

‘Sorolla, el color del mar’ se compone de más de 60 obras procedentes del Museo Sorolla, la mayoría de ellas lienzos, y se completa con algunas notas de color, pequeñas tablas o cartones, fácilmente transportables, en los que Sorolla tomaba sus apuntes del natural y que resultan imprescindibles para comprender sus métodos de trabajo, notas que, salvo en sus pequeñas proporciones, tienen casi siempre todos los ingredientes de un cuadro completo.

Secciones

La muestra comprende tres secciones expositivas: ‘El espectáculo incesante. Agua’; ‘Las horas del azul’ y ‘De la naturaleza a la pintura’. Sorolla proclamó continuamente su pasión por el natural, y jamás quiso distanciarse de él, ni sumarse al progresivo alejamiento de la realidad que las vanguardias artísticas estaban llevando a cabo.

Pero Sorolla era un pintor de su tiempo, y la exposición pretende llamar la atención sobre el hecho de que, en el proceso de trasladar al lienzo su visión de la naturaleza, Sorolla termina dejando que la pintura, su materia y su color, roben el protagonismo a la naturaleza representada.

Junto a los cuadros y apuntes, que desde las paredes presentan directamente cómo percibe el color del mar la pupila entrenada de un pintor muy dotado como fue Joaquín Sorolla, unas vitrinas van desarrollando, mediante objetos, muestras de pigmentos y pinturas, breves textos y fotografías, un discurso paralelo, el de qué medios tiene Sorolla a su disposición para materializar su visión, y van planteando de forma sencilla algunas cuestiones básicas de la pintura.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario