Canarias Ciencia Sanidad SOCIEDAD

El investigador de la ULL Jacob Lorenzo, premio ‘Joven Canarias 2013’

Elblogoferoz.- La Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias ha publicado los ganadores de los premios ‘Joven Canarias’ 2013, cuyo acto de entrega se celebrará el próximo 8 de noviembre en el Teatro Leal de La Laguna. El premio individual ha recaído en Jacob Lorenzo Morales, en reconocimiento a la labor investigadora que está desarrollando en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, adscrito a la Universidad de La Laguna.

Jacob Lorenzo Morales es doctor en Biología con mención de doctor europeo por la Universidad de La Laguna. Lleva trabajando desde el año 2000 en el  Departamento de Parasitología, Ecología y Genética del centro docente como alumno colaborador y luego como doctorando. Finalizado el doctorado y tras varias estancias en Europa, América y Jamaica, obtuvo una beca postdoctoral en la Universidad de Edimburgo, en Escocia, donde permaneció dos años.

Una de sus estancias postdoctorales fue financiada por la Fundación Doctor Manuel Morales de La Palma, “que siempre apoyan mucho a los jóvenes investigadores canarios y merecen una mención”, asegura el joven investigador. Tras esta etapa solicitó un contrato Ramón y Cajal, financiado por el Mineco. “Se trata un ‘rescate’ de doctores españoles que están en el extranjero. Así que en enero de 2012, me decidí a volver a casa y apostar por la ULL”.

Este investigador es uno de los más jóvenes de toda España del programa Ramón y Cajal. Ha publicado 56 artículos internacionales, y participado en numerosos proyectos regionales, nacionales e internacionales. En la actualidad lidera un laboratorio de amebas de vida libre en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias de la ULL, además de participar en actividades docentes.

Aunque ha trabajado en enfermedades tropicales y enfermedades raras, se ha especializado en amebas de vida libre. Estas amebas, que son organismos unicelulares (los “animales” más primitivos que se componen de una sola célula), pueden vivir en cualquier tipo de ambiente (aguas, suelos, aire, etc.) pero también algunos de ellos tienen la capacidad de actuar como patógenos oportunistas, es decir, pueden infectar a humanos o a animales.

Amebas

Dentro de estas amebas, Jacob ha centrado sus estudios en las amebas del género Acanthamoeba, causantes de infecciones oculares, encefalitis y lesiones en la piel. “Son muy comunes en casos de infecciones corneales denominadas queratitis (inflamación de la córnea), que si no se diagnostican y tratan a tiempo pueden desencadenar en ceguera”, apunta el investigador de la ULL.

Las queratitis por Acanthamoeba afectan sobre todo a usuarios de lentes de contacto sanos, debido a una falta de higiene en su empleo y a la contaminación por aguas o suelos que contienen estas amebas. Así, una vez en contacto con la córnea humana, la degradan formando una úlcera que cada vez crece más, se endurece y produce la ceguera. La mayoría de las veces se ha de recurrir a trasplante de córnea porque los tratamientos no las eliminan, si la detección no se realiza en los estadios iniciales de la infección.

Además la mayoría de los tratamientos actuales son largos y complicados y no son 100% efectivos. “Las soluciones de mantenimiento de las lentes de contacto presentes en el mercado contienen principios activos (el desinfectante) que son efectivos a altas concentraciones para estas amebas, pero debido a que estas concentraciones son tóxicas para el ojo humano, no se pueden añadir estas soluciones de mantenimiento de lentes de contacto a esas concentraciones, de ahí que no sean efectivas tampoco al 100% frente a Acanthamoeba”, explica.

“Por eso en el Instituto de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias de la Universidad de La Laguna buscamos nuevas terapias frente a Acanthamoeba”. Así, junto con la Universidad de Granada, encontraron un producto que es eficaz frente a amebas y sus quistes y que pudieron añadir a una solución de mantenimiento de lentes de contacto que previene contaminación de lentes por parte de Acanthamoeba. Este producto se ha patentado a nivel nacional a través de la OTRI (Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación) de la ULL y de la Universidad de Granada.

Por otro lado y en colaboración con centros de la Red Nacional de Enfermedades Tropicales y con las Unidades de Investigación de los Hospitales Doctor Negrín y Materno Infantil de la ULPGC, además de la Universidad de Dublín y Edimburgo, buscaron terapias efectivas frente a Acanthamoeba, tanto ameba como quiste, “y así dimos con las estatinas. Nos dimos cuenta de que las membranas de las células humanas tienen colesterol, pero en el caso de Acanthamoeba estas membranas tienen ergosterol (el colesterol de las plantas y los hongos). Entonces buscamos productos que pudieran inhibir la síntesis de colesterol y similares y nos encontramos con las estatinas, que se emplean para tratar el colesterol alto en humanos”.

Jacob Lorenzo relata que si se trata a las amebas con estatinas, éstas son eficaces a concentraciones 10 veces menores que las que se requieren para tratar el colesterol en humanos, resultados que acaban de publicar en la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy. “Tenemos por tanto una ‘prevención’, a la espera de que nos den el último visto bueno para patentar. Contamos pues con un tratamiento al menos “in vitro” efectivo al 100% y a concentraciones bajas y no tóxicas para los humanos frente a las infecciones por Acanthamoeba”.

Jacob Lorenzo espera que en un futuro pueda ver este tratamiento en el mercado. “Muchas veces, cuando alguien piensa en ciencia no se da cuenta de que de la ciencia básica siempre se intenta sacar algo aplicado”,  concluye.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario