FIRMAS Salvador García

Carmen Maura, actriz porque sí. Por Salvador García Llanos

“Por primera vez en mi vida, tengo la sensación de que es imposible que me muera de hambre, de que no tenga una persona con quien hablar o de que no tenga un sitio donde dormir. Es apasionante. La gente te habla de primeras, como de siempre”.

Son palabras de la actriz española Carmen Maura, extraídas de una entrevista publicada en Diario de Avisos en febrero de 1982. Son absolutamente coherentes con las que dijo en ocasión de recibir el premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián, entregad por Álex de la Iglesia quien la dirige en uno de los grandes títulos de la temporada cinematográfica, Las brujas de Zugarramurdi.
 
Carmen Maura dedicó el premio a sus padres y a sus dos hijos y confesó sentir una emoción especial: “Desde que llegué -dijo- he sentido el cariño de la gente que me ha felicitado con una alegría que me ha llegado al alma”. El premio Donostia, primero que recibe una mujer, se une a sus cuatro Goyas, un César, un Premio de interpretación en Cannes, dos premios del Cine Europeo y una Concha de plata, distinción del propio Festival de San Sebastián.
“Fue como un milagro -siguió explicando. En diez minutos, en un día tonto, dije voy a ser actriz”. Tenía, en esa fecha tonta, veinticinco años. Desde entonces, alternando con platós televisivos, fue amasando una carrera de actriz teatral y cinematográfica en la que se contrasta su nivel profesional.
Aquel que acreditó en el célebre programa televisivo de Fernando G. Tola, “Esta noche”, en los años ochenta. “Nena, tú vales mucho”, se convirtió en una frase tópica con la que se identificaba su desempeño de entonces.
Carmen Maura viajó entonces a Tenerife para presentar la gala de elección de la reina del Carnaval capitalino. Se alojó en el hotel Botánico. La entrevista tiene su anécdota: la había concertado Carmen García de Vinuesa, Cuca, que entonces oficiaba como directora de relaciones públicas del establecimiento. Cuando terminamos y casi nos despedíamos, la escritora, que había sido jefa de prensa de Manuel Fraga, sonrojada y balbuceante, dijo:
-Ay, Salvador, te íbamos a invitar a cenar pero ya sabes que en el comedor del hotel se exige chaqueta. Y como has venido tan veraniego…
Pues no cenamos sino que quedamos con unos frutos secos, unos sándwiches y unos pasteles en la cafetería del hotel. Y seguimos hablando de cine, televisión… y carnavales. La actriz que se lo propuso en un día tonto seguía haciéndose.
Ver AQUI la entrevista completa a Carmen Maura, publicada en Diario de Avisos el 21 de febrero de 1982 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario