FIRMAS Salvador García

La Peñita, 70 años. Por Salvador García Llanos

En La Peñita, expresión común coloquial con la que se identifica a la iglesia y a la parroquia del mismo nombre, andan de conmemoración. 70 años se han cumplido de la declaración como parroquia de aquella pequeña ermita emplazada en el mismo corazón de uno de los sectores más llamativos y poblados de la ciudad. Probablemente, nadie mejor que el investigador e historiador portuense, Eduardo Zalba González, para glosar la efeméride. Lastimosamente, nos perdimos su intervención, que seguro estuvo pletórica de datos y referencias a la historia de este templo en el que hay registrados miles de matrimonios y bautismos.

Pero La Peñita ha sido también un centro polivalente de dinamización social desde que finalizó su reedificación, allá por los años 70 del pasado siglo, obra en la que volcó notables energías el padre Francisco, uno de los párrocos. En la planta inferior de la iglesia, con acceso desde la calle del mismo nombre, quedó un amplio salón parroquial que ha sido utilizado para distintos menesteres, entre ellos el de tanatorio. Allí también hubo oficios mientras remataban los trabajos de la nueva iglesia. Y ensayaron grupos corales. E hicieron los preparativos de las alfombras del Corpus. Y hasta es probable que se haya hecho algún festival lírico-musical incluido en las fiestas del mes de septiembre. En La Peñita, además, leyó su pieza algún pregonero de la Semana Santa portuense.
Para los portuenses siempre fue un lugar entrañable, no menos solemne, desde luego, que la Peña de Francia de donde, por tamaño, parecía derivar su nombre. La imagen de la Virgen viene saliendo en procesión por las calles del barrio, cada año, cuando el verano declina. Otro párroco, el padre Lucas, de grato recuerdo, se empeñó en que todas las celebraciones, tanto en el templo como en el exterior, tuvieran rigor y seriedad. Le concedía, por cierto, alto valor, a la hermandad del Calvario que sale, puntualmente, con su llamativa vestimenta y con un nutrido grupo de nazarenos o capuchinos, en cada Semana Santa.
Los jóvenes se han ido sucediendo en el mantenimiento del coro y en la confección de las alfombras de flores y materiales naturales, un domingo después, por cierto, de las que aún se hacen en la jurisdicción de la Peña, si se nos permite la licencia. A propósito, la coral Reyes Bartlet, que ofrecerá un concierto extraordinario para la ocasión, está vinculada históricamente a este emplazamiento religioso del Puerto de la Cruz.
Pues ya son setenta años los que tiene La Peñita. Aún es recordada la pequeña ermita de la pequeña campana, pintada y fotografiada por artistas y numerosos portuenses. A ella se accedía desde la calle San Felipe, cuando todavía ésta era empedrada. Después vino la gran transformación, una obra hecha con sacrificios a la que los vecinos aportaron cuanto pudieron. Entrando, a la derecha, hay una lápida que recuerda la fecha de la bendición o consagración y el trabajo indesmayable del padre Francisco.
Setenta años de La Peñita que se conmemoran con modestia y austeridad, como tiene que ser. Con actividades religiosas y culturales. Pero, sobre todo, con un espíritu colectivo que es digno de respeto en los tiempos que corren.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario