FIRMAS Salvador García

Cifras de fraude fiscal. Por Salvador García Llanos

Otoño caliente. Y más que se pondrá. Tiempo de números, cifras presupuestarias en todos lados que terminan mareando pero que, mínimamente analizadas y contrastadas, ponen de relieve que la situación sigue siendo preocupante. Se acaba la recesión y hasta mejoran los datos de desempleo y ocupación en la Encuesta de Población Activa. Pero el déficit que se prevé en la Seguridad Social, por ejemplo, once mil millones de euros en el próximo ejercicio, hace que las cautelas sigan siendo las máximas a la hora de prever bonanzas. Ya veremos cómo se gestionan los recursos presupuestarios y si la liquidación de las cuentas constata que eran las de la recuperación -Montoro dixit- pero algunas previsiones y algunos registros indican lo contrario.

Sobre todo, cuando se detecta que no hay avances en la lucha contra el fraude fiscal. La recaudación del presente ejercicio en ese capítulo apunta entre quinientos y seiscientos millones de euros menos que el pasado año. Deben estar tranquilos los defraudadores: va a haber menos efectivos y, por consiguiente, menos recursos, para acabar con esa otra lacra social. De momento, se escucha, sin resultados, la denuncia del sindicato de técnicos de Hacienda.
Lo grave es que se extiende una mancha de impunidad en este campo: recordemos que ya hubo una amnistía fiscal que significó, en la práctica, la renuncia a cobrar a los presuntos defraudadores que se acogieron a ella, unos cinco mil quinientos millones de euros de los que habían pagado.
Sin escrúpulos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario