Sin categorizar

Detenido en Tenerife por presuntas estafas a empresas de la construcción

AGENCIAS.- Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife han detenido a un hombre de 54 años por delitos de falsificación de documento público y estafa continuada dentro de la ‘Operación Chicha’.

Las pesquisas llevadas a cabo por los funcionarios policiales encargados de la investigación determinaron que el detenido, entre los roles que ha utilizado, destacaba el de empleado de conocidas empresas de electricidad y agua.

Así, aprovechando el ‘boom’ de la construcción, ofrecía a empresarios y particulares de alto nivel adquisitivo falsos boletines de certificación de instalación eléctrica a precios muy inferiores a los que tendrían que asumir si los contrataran directamente con las compañías eléctricas.

En un momento dado, y debido a la crisis inmobiliaria, decidió cambiar de ‘personaje’ e incorporar el papel de ‘empleado del Cabildo’, dirigiéndose al sector de empresarios de la isla para hacerles creer que pagando cierta cantidad de dinero se verían beneficiados en las licitaciones públicas.

Las concesiones ofrecidas iban desde el sector la limpieza al suministro de material de obra para las reformas, pasando por una amplia variedad de concesiones de obras públicas de pequeños ayuntamientos. No obstante, sus objetivos eran ajenos a la realidad de los hechos.

Para ello utilizaba elementos de disfraz como casco de obra, tarjetas identificativos de la empresa o con el emblema de la alcaldía, diferentes cambios de imagen, así como diversa documentación falsificada.

Los agentes, al tener conocimiento de que se iba a producir un encuentro con empresarios, establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de un conocido parque de la capital, interceptando al detenido, que portaba documentación falsificada, un casco de obra con el emblema del Cabildo y diversa documentación sobre concesiones de futuras proyectos de obras publicas. Tras ser arrestado fue puesto a disposición judicial.

A la escasez de denuncias por parte de las víctimas, debido a la vergüenza de haberse visto engañadas por un afán lucrativo, se unía el continuo cambio de domicilio y de aspecto, lo que le convirtió en una persona muy escurridiza para las fuerzas del orden, constando a su nombre un total de 65 requisitorias judiciales, siete de ellas en vigor, señala la Policía.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario