FIRMAS Salvador García

Réquiem por las Cartas al Director. Por Salvador García Llanos

Era una sección fija en los periódicos hasta hace muy poco. Pero hay ediciones en las que ya no se publica ni una. Era una especie de refugio de los más osados, de los perennemente disconformes, de los opinadores y de los aludidos, de quienes aspiraban a ver su nombre impreso y a sentar cátedra sobre cualquier asunto, no importa que fuera doméstico. Era el espacio tipo que se manejaba a conveniencia, incluso para rellenar huecos. Allí, en una esquina de la página, abriendo o en la mitad inferior derecha estaban las cartas al director.

Había quienes las escribían todos los días. Hasta que eran detectados en las redacciones y empezaron a ser no publicadas. Auténticos especialistas en ámbitos tan dispares como el fútbol o la política local vertían su parecer. Dispusieron de espacio y se extendían hasta que mermó la proliferación porque menguó ese espacio y la normativa o el libro de estilo del rotativo -escrito o verbal- obligaron a reducir y a ajustarse, so pena de que el original fuera a la papelera. Algún escrito indujo más de una polémica que duraba varias fechas, más cuando la publicación se hacía en cabeceras diferentes. En todo caso, quienes las revisaban o corregían estaban al tanto: respeto a la pluralidad, nada de insultos ni de acusaciones que no se pudieran probar. Esas, más o menos, eran las reglas básicas para evitar los trances de una posible judicialización.
Pero también fue un recurso para las propias redacciones, en donde algunos que habitaban, motu proprio, o porque les hicieron un encargo o porque querían puntualizar o salir en defensa de alguien que había sido atacado, las elaboraban, les ponían un nombre ficticio o las firmaban con un seudónimo y las publicaban, claro.
Puede que, en algunos casos, llegara a ser la posada más crítica del periódico. Era posible leer cosas o hechos que crónicas y comentarios no reflejaban. Hubo casos en los que colaboradores fijos, cuando traspasaban ciertas delgadas líneas o escribían en discrepancia con la línea editorial o informativa, vieron sus textos en la sección, como una carta más. Pero, ya con varios años de andadura democrática, fue palideciendo esa condición. Algunos habituales se aburrieron y dejaron de escribirlas. Recordamos en algún debate haber sostenido que en los periódicos insulares ya no eran críticas ni las cartas al director. Era una forma de significar el acriticismo mediático o la indolencia de la sociedad canaria.
Y ahora, el aperturismo de los medios y las redes sociales parecen haber dado el tiro de gracia a las célebres –o no tan célebres- cartas al director. Las facilidades para dejar un comentario o interactuar hacen mucho más sencilla la publicación de un parecer. Comparen con otras épocas: mecanografiar, acompañar copia del carné de identidad, remitir por correo o llevar personalmente el texto a la sede del periódico eran, en síntesis, los pasos. Y esperar la aparición, que podía tardar unos días. Ahora estamos a un clic y se publica al instante: no hay color. En las redes, ya saben, ni siquiera hay un director al que dirigirse y solicitar la publicación: más fácil todavía.
Entonces, las cartas al director se han convertido en una añoranza periodística más. Nadie dijo que fueran a durar toda la vida. Pero seguro que hay quien las echa de menos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario