FIRMAS

Luchando contra el olvido. Por Antonio Alarcó

Esta semana hemos aprobado en el Senado una moción para instar al Gobierno, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, a desarrollar una estrategia nacional sobre enfermedades neurodegenerativas, con especial atención al alzhéimer, y con la suficiente dotación económica, sin perjuicio de las competencias que en este ámbito corresponden a las Comunidades Autónomas.

Esta iniciativa, presentada por el Grupo Popular y defendida por el senador Antolín Sanz, contó con el apoyo de todas las fuerzas políticas presentes en la Cámara, y en ella también solicitamos al Ejecutivo su apoyo y adhesión a la conmemoración del Día Mundial del alzhéimer que se celebró el pasado 21 de septiembre. Una vez más, el Senado ha estado a la altura de las circunstancias.

Valoramos la aprobación de esta propuesta, en la que llevamos trabajando desde hace mucho tiempo, porque a día de hoy existen muchas incógnitas sobre esta patología y según algunos expertos en 2020 habrá 24 millones de personas con diagnósticos de demencia en el mundo, unas cifras alarmantes y a las que hay que prestar atención, realizando un diagnóstico precoz para garantizar el éxito del tratamiento.

Las demencias, que son síndromes cerebrales degenerativos y progresivos que afecta a la memoria, al pensamiento, al comportamiento y al estado emocional de la persona, constituyen un problema sanitario y social de gran importancia en España, en Europa y en el mundo.

La enfermedad del alzhéimer es un ejemplo paradigmático de deterioro patológico crónico que sufren las personas afectadas por este tipo de enfermedad, que se acompaña de discapacidad y dependencia progresiva. Como toda condición crónica, la comorbilidad es un factor muy importante por sus implicaciones de carga asistencial y para la familia, así como por su incidencia en los costes para el sistema sanitario.

Todo ello alimenta una preocupación generalizada sobre la sostenibilidad de los sistemas sanitarios y sociales en el futuro, que está agudizada por la coyuntura económica actual. Y es que estas enfermedades producen situaciones de dependencia que se prolongan a lo largo de muchos años, además de ocasionar un gran sufrimiento tanto en los pacientes como en su entorno, exigiendo una gran demanda de cuidados tanto por parte de la familia como de los servicios socio sanitarios.

El alzhéimer es el tipo más común de demencia y representa entre el 60 y el 80 por ciento de los casos y afecta sobre todo a las personas que han sobrevivido hasta llegar a edades avanzadas de la vida, comprometiendo enormemente su calidad de vida y provocando una creciente necesidad de cuidados de otras personas para llevar a cabo situaciones cotidianas.

Desafortunadamente, ni la atención sanitaria tradicional ni los modelos sociales tradicionales permiten el cuidado adecuado de las personas que sufren enfermedades neurodegenerativas. Es por tanto prioritario que se produzcan cambios en las políticas de gestión de los recursos sanitarios y de cuidados dirigidos a las personas en situación de dependencia.

Por eso, hemos lamentado la noticia del cierre del único centro de alzhéimer, Delfín Bajamar, ubicado en La Laguna, ya que hablamos de un servicio único en España, con una atención especializada, y eso es algo en lo que precisamente incide la moción aprobada porque somos conscientes de que hay una gran disparidad en la atención de estos pacientes, dependiendo del tipo de profesional al que acuda la familia.

Esperamos que este tipo de iniciativas ayude para que este tipo de centros mantenga su actividad y que su reflejo en los Presupuestos Generales del Estado sirva de puente para igualarnos a las políticas que se están desarrollando en Europa en relación a este tema. La política debe resolver los problemas de los ciudadanos, y éste es uno muy importante ya que todos somos potenciales afectados.

Con este espíritu estaremos tendiendo una mano no sólo a los pacientes sino también a sus familiares, que al final tienen que aprender a convivir con la enfermedad y con la tristeza que provoca el olvido…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario