Canarias Sanidad SOCIEDAD

La mitad de los niños que necesita gafas no las utiliza por «desconocimiento» de sus padres

Elblogoferoz.- Coincidiendo con el inicio del nuevo curso escolar, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Canarias recuerda la importancia de que los niños tengan una buena salud visual dado que la visión desempeña un papel fundamental en su desarrollo formativo en el aula y en actividades extraescolares. En este sentido, los ópticos-optometristas aseguran que solo uno de cada cuatro niños en edad escolar se revisa la visión al menos una vez al año.

En muchos casos, el bajo rendimiento escolar o el desinterés por las asignaturas no son consecuencia de la apatía de los estudiantes, sino de algún defecto visual que les impide seguir el ritmo de las clases, atender a las explicaciones de la pizarra, leer con rapidez y comprensión y estudiar cómodamente, con el consiguiente lastre para su aprendizaje.

Pero también hay que tener en cuenta que los problemas de visión conllevan  una gran cantidad de limitaciones sociales que perjudican el desarrollo, la personalidad y el carácter del niño.

Según el Colegio de Ópticos-Optometristas de Canarias, “la mayoría de los padres desconoce que casi el 30% de los casos de fracaso escolar se debe a problemas visuales”.

De hecho, se calcula que el 5-10% de los preescolares y el 25% de los escolares tiene problemas visuales como miopía, hipermetropía y estrabismo, entre otros, siendo la miopía un problema que va en aumento entre los estudiantes. Además, los ópticos-optometristas señalan que “los niños cada vez dedican más tiempo a actividades en las que se realiza un gran esfuerzo en visión cercana, como la lectura, ver la televisión, trabajar con el ordenador o jugar con la consola. Esto está produciendo un incremento de escolares miopes”.

“El 10% de los niños padece ambliopía o también llamado ojo vago, pero más de la mitad de los padres lo desconoce y no busca tratamiento”, expone el Colegio de Ópticos-Optometristas de Canarias, que recuerda que “los niños no suelen ser conscientes de sus limitaciones visuales y, por tanto, no se quejan”. De ahí radica la importancia de realizar una revisión al menos una vez al año.

El óptico-optometrista en su consulta no solo se limitará a comprobar la agudeza visual, sino que además evaluará otros aspectos como la salud ocular o la habilidad para seguir las líneas sin perderse, cambiar el enfoque con comodidad o utilizar los dos ojos de manera coordinada durante largos periodos de tiempo.

En caso de que alguna de las destrezas visuales no estén suficientemente desarrolladas, el sistema visual del niño tratará de compensarlas, lo que provocará síntomas como dolores de cabeza o fatiga ocular. Por eso, “tanto si nuestro hijo manifiesta alguno de estos síntomas, el inicio del curso es el mejor momento para visitar al óptico-optometrista”, añaden.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario