FIRMAS

¡PETROLEO! Por Joaquín Hernández

Tengo que decirle, antes de meterme en faena, que soy un ferviente defensor de las energías alternativas, sea cual sea y de la forma que sea.

Mi padre, supongo a la vista de la película Gigante que trataba de una familia de ganaderos del oeste de los yanquis que al encontrar petróleo en sus terrenos se forran de dólares, me decía que “el día que en España se encuentre petróleo, dejaremos de ser los más pobres de Europa y nos volverán a tener el respeto que perdimos en el mundo cuando abandonamos todo lo que habíamos conquistado”.

Pues parece que ha llegado el momento. Los marroquíes empiezan las prospecciones petrolíferas en aguas que no se sabe muy bien de quienes son, si españolas por Canarias, si moras por la invasión del Sahara Occidental y posterior matanza de miles de saharauis con el consentimiento del hermano del fallecido Hassan II y tío del actual Mohamed VI, pero el caso es que Repsol ya empieza a perforar y al carajo los verdes, los azules, al pendejo del político que está impidiendo la misma acción en  aguas “archipielágicas” con el objeto de pedir indirectamente a Repsol del “impuesto revolucionario”, o sea tu me aflojas pasta gansa y en efectivo y yo no digo ni mu.

La oposición del Gobierno de Canarias, a las perforaciones en aguas cercanas a Fuerteventura y Lanzarote, era la “normal” preocupación por el riesgo a supuestos vertidos de petróleo y la contaminación de sus costas, más preciadas por la caja que hacen  los millones de turistas que nos visitan, que por el carácter ecológico de la flora y fauna marítima. Precisamente el Gobierno de Paulino, y ninguno de sus antecesores, les ha importado una pajolera mierda el medio ambiente terrestre y marítimo.

La prueba la tenemos en ese macro puerto de Granadilla de Abona donde se han cargado los cebadales de toda la zona sin que nadie  diga nada, excepción  los defensores a ultranza del puerto de la capital de la isla que llevan luchando años tras años, primero por la no construcción, ahora por la paralización de las obras y luego de por vida por la demolición del macro mega puerto de Granadilla de Abona que para más recochineo del espectador  instalará unos depósitos de Gas Natural de proporciones súper industriales con el riesgo que conlleva para la población que habita a 4 kms a la redonda.

Aquí sí que no importa el riesgo de incendios, mareas negras, los pececitos de colores y las playas cubiertas de chapapote, lo que importa son los tiburones, pero no los de la aleta dorsal, me refiero a los de traje y chaqueta y apretones de mano, ruedas de prensa defendiendo los miles de puestos de trabajos que se crearan  (todo es falso, si se crean 100 puestos de trabajo vamos de lujo) y lo más bochornoso que tenemos que oír es la gilipollada del Ministro ese del todo en uno, Industria, Comercio, Turismo y … no se que más, cuando dice que quiere convertir a Canarias en una especie de Arabia Saudí. ¡¡Pero este tío es gilipollas!! ¿O qué le pasa? Decía el colega de la tertulia cabreado añadiendo que le “patinaban las meninges con mucha facilidad”.

Reconozco que alegar el riesgo de contaminación de nuestras costas por el efecto de vertido de petróleo al perforar el fondo marino para encontrar el oro negro, es  estúpido cuando diariamente y frente a nuestras playas por las costas  de las islas navegan peroleros de 3º y 4ª categoría cargados con millones de toneladas de crudo o bien los buques trasportando miles de contenedores de residuos nucleares para arrojarlos en las fosas marinas del Atlántico y que algún día (espero no ocurra nunca) nos darán un verdadero disgusto y problema.

Aquí hay una cosa clarísima y el que no lo quiera verla es ciego o bien pasa del meollo de la cuestión, ni siquiera Green Peace ha dicho más que pio  pio en este asunto, lo que quiere decir que todo está consumado, o sea que si o si se harán las mediciones y se procederá a la extracción del petróleo en aguas de esas islas, entre otras cosas porque dará igual que te cague la paloma de Marruecos o la de Canarias. Ahora de lo que se trata es de la parte de la tarta que nos tocará a todos los españoles, especialmente a los canarios que somos los ¿afectados?

Pues eso, de perdidos al rio y a negociar con Repsol vía impuestos canarios, tasas, aranceles o lo que sea, que una buena parte de los 110 dólares Brent Londres por barril se queden en las islas. Trabajo muy poquito se conseguirá, no más de un par de docenas, pero si se negocia bien ese beneficio puede invertirse en la creación de nuevo tejido empresarial y economía productiva en lugar de engordar la cuenta en las “Bahamas o en México mi cuate” de algún político o empresario listillo, ojo al dato!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario