FIRMAS Juan Velarde

Pobres de verdad y pobres de espíritu. Por Juan Velarde

Alicia Álvarez González, séptima teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, concejal de Gobierno del Área de Atención Social y Servicios  Personales, concejala delegada en materia de Atención Social, presidenta del  Organismo Autónomo Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), concejal  presidenta del Tagoror de Distrito Salud La Salle y, sobre todo, una insensible  de narices, una señora a la que le da lo mismo que unas personas se estén  muriendo literalmente de hambre y que tengan que estar rebuscando raspas de  sardinas en un contenedor de basura.

Hace sólo unos días me remitían el  enlace de un vídeo subido a Youtube  en la que una madre desesperada le pedía soluciones a la señora Álvarez y ésta,  lejos de mostrar una actitud de intentar ayudar, de mostrarse comprensiva con  esta ciudadana, resulta que sólo se le ocurre mostrar una sonrisa, como si en  vez de que le estuviesen contando una desgracia, le estuvieran relatando una  situación graciosa. Sí, para esto sirven determinadas áreas en un ayuntamiento,  para engrosar la nómina, dar curro a los amiguetes, pero lo de resolver los  problemas asistenciales de los conciudadanos…pues como que no.

Lo que  realmente indigna de esta situación es que nadie de los que conforman la mesa de  asuntos sociales del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife mueven un solo  músculo, están como paralizados y eso que eran conscientes de que una cámara, en  este caso la de Mírame Televisión, les estaba grabando y, por tanto, retratando  en doble sentido, en el visual y en el de su mediocre actitud para con esta  señora. Porque, amigos míos, no nos engañemos. Ojalá todo el drama en la capital  chicharrero fuese el de esta mujer. No, estamos hablando de decenas de miles de  personas que no tienen acceso siquiera a un pedazo de pan al día, gente que  tiene que mendigar donde sea porque los comedores, sean municipales o de Cáritas  no dan abasto.

Pero así se escribe la historia. Santa Cruz de Tenerife, bajo su luz cantarina, esconde sombras demasiado delicadas, dramas personas que no tienen la fortuna siquiera de ser nombrados en un medio de comunicación. El vídeo, no obstante, pone de relieve cuál es la preocupación de determinadas
personas, cero absoluto. Luego creerán que con campañas aisladas resuelven el problema y eso, desgraciadamente, no deja de ser una capa de barniz.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario