FIRMAS

Canarias hace su propio camino. Por Paulino Rivero

No ha sido ni está resultando fácil, pero a pesar de los sacrificios presupuestarios y de que el Gobierno del PP da la espalda a los canarios en las Islas estamos marcando diferencias con la forma de hacer las cosas del Ejecutivo central, basada única y equivocadamente en una política restrictiva en lo económico y asfixiante en lo social.

Pero sí, es posible rebelarse ante la forma de hacer las cosas y ante los errores de un Gobierno, el del PP, que ve en los servicios públicos un problema y no una garantía de justicia social e igualdad. Estamos demostrando que sí, que es posible rebelarse porque hay otra forma de hacer las cosas, otra manera de plantar cara a la crisis.

Canarias, con su Gobierno y muchas de sus instituciones al frente, ha sabido tomar su propio camino dando forma un dique de contención que corte el paso al desguace del bienestar que abandera, defiende y pretende el PP.

Canarias ha demostrado, gracias a un trabajo serio y constante, que es posible hacer las cosas de otra manera. Estamos demostrando que se puede compatibilizar la prestación de los servicios públicos esenciales con los esfuerzos presupuestarios a los que obliga la crisis económica y las directrices de la UE. Y, sobre todo, estamos dejando constancia de nuestro irrenunciable e innegociable compromiso social, de nuestro compromiso con la parte más frágilde la sociedad; de nuestra apuesta por la sanidad, la educación pública y las políticas sociales.

Frente a quienes hablan de confianza y lo único que hacen es generar desconfianza y descrédito ante los mercados y en la escena internacional –como así se ha demostrado en el episodio de la candidatura olímpica de Madrid-, en Canarias ponemos a trabajar nuestros escasos recursos para impulsar la reactivación económica que genera empleo y, al mismo tiempo, defendemos contra viento y marea derechos que Madrid pretende desdibujar.

Nada es fruto de la casualidad, y menos en la gestión pública. Las medidas que venimos vertebrando en diferentes ámbitos –tanto en la defensa de los servicios públicos como en el impulso al crecimiento económico- han sido posibles gracias a un trabajo serio, constante, del Gobierno canario.

Una gestión que ha dejado al descubierto la gran falsedad argumental del Estado. No era ni es cierto que la austeridad a secas –sin más- sea el único camino para dar respuesta a la crisis y para afrontar los problemas de la gente. Hay alternativas y a los hechos me remito.

Hemos aplicado políticas valientes para defender el carácter público de los servicios esenciales, con recursos para aliviar a los más vulnerables.

Emprendemos otro camino cuando mantenemos la inversión en educación –no habrá recortes en la enseñanza- y garantizamos las becas a todos los alumnos que, cumpliendo los requisitos de renta familiar y con una nota de cinco, lo han solicitado.

Emprendemos otro camino cuando mantenemos las ayudas para los comedores escolares y las ampliamos para los desayunos en la enseñanza secundaria. Hemos incrementado plazas en FP y escuelas de idiomas, y hemos contratado más personal docente.

Lejos de cerrar hospitales o centros de salud, impulsamos las obras de los hospitales de Fuerteventura y del Sur de Tenerife, ampliando en 17 millones de euros nuestros esfuerzos frente a las listas de espera -unas listas que los recortes del PP han llevado en los últimos meses a su nivel más alto-.

Desarrollamos en estos momentos un plan extraordinario contra la pobreza, que destinará recursos tanto a la creación directa de puestos de trabajo como a cubrir situaciones de emergencia social.

Tenemos en marcha importantes medidas de apoyo a las empresas de menos de tres años y emprendedores, que tienen a su disposición un paquete de 25 millones de euros de financiación, con microcréditos de hasta 50.000 euros que –sin garantías- se pueden gestionar en cualquier oficina de La Caixa –entidad que en su momento resultó ganadora del concurso público-. No nos quedamos ahí. Para las empresas de mas de tres años contamos con otra línea –que suma otros 25 millones de euros, a través de las sociedades de garantía recíproca-, a lo que cabe añadir otro instrumento que abre las puertas a la oportunidad de contar con 500.000 euros para proyectos de co-inversión en el caso de empresas de base tecnológica –a través, en este caso, de Sodecan-.

También habrá una línea de ayudas de hasta el 50 por ciento del coste para iniciativas tecnológicas a partir del próximo mes de octubre y otros 50 millones de euros antes de final de año para propuestas relacionadas con la innovación o la construcción de grandes infraestructuras tecnológicas.

A todo lo anterior se suma el crédito con el Banco Europeo de Inversiones (200 millones de euros contando con la participación de las entidades que gestionen el préstamo) para afrontar los planes de modernización turísticas, fundamentales para la buena salud de nuestro principal sector de actividad y para relanzar el de la construcción. Como decía antes, nada es fruto de la casualidad. En esta dirección, en estos momentos intentamos comprometer e implicar a las más importantes entidades financieras en la financiación de los planes de modernización del turismo, y con ese objetivo –con el de transmitirles el potencial de dichos planes de modernización- me reuniré con estas entidades el próximo miércoles en Madrid.

Hace mucho tiempo que el Gobierno que presido viene defendiendo la idea de que una política basada exclusivamente en el recorte del gasto público lleva al desastre, y si en Canarias hemos podido rebelarnos frente a las recetas del PP ha sido por nuestra responsabilidad en la gestión, lo que nos ha permitido superar –no sin muchos sacrificios- el escollo de una asignación estatal de fondos objetivamente intolerable.

Canarias está marcando su propio camino. Pese a quien pese, en Canarias estamos demostrando que sí hay otra manera de enfrentar la crisis y de impulsar, como estamos ya impulsando, la recuperación económica.

Otros hacen política contra las personas –especialmente, contra los derechos y prestaciones de los más frágiles, de los que menos tienen-. A diferencia de otros, en Canarias apostamos por la justicia social y por el bienestar de las personas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario