Canarias Moda SOCIEDAD

MODA. IL ciclamino, piedras que susurran joyas. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Duermen su eternidad envueltas entre algodones, aguardando el momento en que despierten de un largo sueño para transformarse en mágica belleza. Nacieron de la madre naturaleza y, como tal, no se repiten en modelo o color. Son piezas únicas, hermosas y atemporales que mecidas por las manos de su creadora se engarzan a un sentimiento y a una emoción mientras, entre susurros, cuentan su historia. Una historia que ella ha aprendido a escuchar a través de cada perla, piedra o cristal para luego escribirla en forma de joya bajo el nombre de una firma que es sinónimo del lujo: Il ciclamino.

Paola Giorgini es el tallo que sustenta a la flor que da nombre a su enseña, una marca de prestigio y glamour especializada en la alta bisutería y en la orfebrería que, desde el año 2008, forma parte del colectivo Tenerife Moda. Esta mujer luchadora, defensora de sus ideales y del trabajo artesano, aún conserva el dulce acento de su Italia natal, país que guarda en su corazón y al que le gustaría regresar para exponer el fruto de un trabajo detallista y perfeccionista que ha comenzado a posicionarse en el mercado nacional.

La diseñadora de la firma de alta bisutería, Il Ciclamino, Paola Giorgini.
La diseñadora de la firma de alta bisutería, Il Ciclamino, Paola Giorgini, en una divertida imagen.

La diseñadora Paola Giorgini define su firma de alta bisutería y orfebrería como «un sueño», en el cual la naturaleza es la fuente de la inspiración

Paola nunca pensó que las vueltas caprichosas de la vida la llevarían hace años a dejar Trieste, la ciudad donde nació, para acabar en Tenerife, donde no sólo ha fijado su residencia sino donde ha crecido entre el arte con el que intenta expresar sus sueños. Durante 26 años, esta mujer trabajó como ejecutiva en su país, llegando a dirigir un importante sindicato italiano. En cambio, a pesar de que le gustaba el arte, nunca se había dedicado a la joyería ni tenía los medios para desarrollar su creatividad, hasta que en el año 2002 determinadas circunstancias la llevaron a dar un giro radical a su carrera.

Un comienzo como orfebre

Decidió romper con lo anterior y tras dejar su trabajo comenzó por hobby a hacer bolas y estrellas de Navidad con sus propias manos. Una pequeña tienda de su barrio se las vendía y fue, precisamente en este local, donde un día un cliente le abrió las puertas a un nuevo mundo. Se trataba de un reconocido orfebre que, admirado por estas pequeñas piezas, le brindó la posibilidad de trabajar en su taller. Y allí fue, precisamente, donde el oro, la plata y las piedras comenzaron a enhebrarse en su corazón. Fue además en ese tiempo, cuando una amiga geóloga le pidió que la ayudara con un trabajo de investigación sobre los materiales que se utilizaban en los años 50 en la alta joyería, una colaboración que introdujo a Paola en el conocimiento de la alta bisutería a través del cobre, el estaño o el latón tejidos a  piedras preciosas y semipreciosas.

Una modelo luce una de las creaciones de esta firma tinerfeña.
Una modelo luce una de las creaciones de esta firma tinerfeña.

Il ciclamino pertenece desde 2008 al colectivo Tenerife Moda y sus principales puntos de venta se encuentran en Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Madrid

Años más tarde, su hija –que vivía en Tenerife- la hizo abuela y Paola pisó por vez primera la Isla para conocer a su nieta. Un lugar al que regresó meses más tarde y del que nunca más se fue. “Al poco de llegar, por casualidad, conocí a otros dos orfebres y con ellos terminé de aprender el oficio que había iniciado en Roma. En 2005 saqué mi primera colección a la venta, concretamente en Colosal en La Laguna, con quien sigo colaborando. Tres años después entraría como empresa a formar parte de Tenerife Moda, una incorporación que me ha ayudado mucho a consolidar mi firma y a la que llegué gracias a la diseñadora María Díaz, que conoció mis creaciones», explica.

El nombre de una flor

“Il ciclamino es un sueño que toma el nombre de una pequeña flor que necesita mucha agua y sombra para subsistir. Yo me siento así y, por tanto, es la filosofía que refleja mi firma, la cual se ha convertido en un referente del lujo para una clientela que ronda entre los 35 y 55 años”, añade Paola Giorgini. Una artista que durante estos años ha creado cientos de piezas, cada una diferente, exclusiva, de belleza sin igual y que surge con el único fin de ser lucida en el tiempo.

Pendientes en forma de rosas y con caída en cadenas de oro.
Pendientes con mariposas y rosas que caen con elaboradas cadenas de oro.

“Mis joyas nacen de una idea, de un sentimiento que se plasma en un boceto y que luego se reproduce a escala y en serie. Me enamoro de una piedra, de un cristal o de un metal que se cruza en mi camino en una tienda o en un viaje y es,  a partir de entonces, cuando mi imaginación hace el resto. Siempre espero  a que la piedra me diga que tengo que hacer. Cada una me sugiere su forma y, por eso, mi creatividad es inagotable. De ahí que mis colecciones sean pequeñas, pues no sobrepasan los 15 modelos, precisamente por esa premisa de preservar la exclusividad que define a mi marca”, afirma.

Paola no se ciñe a la moda, porque su mundo creativo no conoce barreras temporales y por tanto huye de las tendencias que marcan las pasarelas. Sus piezas hablan, exaltan su hermosura tras el talle y se nutren de un perfecto acabado por ambas caras. Formas caprichosas que juegan a enredarse en elegancia al cuerpo de quien las luce en forma de flores, búhos, mariposas e incluso gatos, animales estos últimos que son, junto al chocolate negro, otra de las grandes pasiones de la artista.

Tendencias

Confiesa que grandes maestros orfebres del lujo como Cartier, Bulgari o Armani son referentes en la búsqueda de esa perfección que prima tras cada una de sus obras, colecciones integradas por suntuosas piezas que van cobrando vida en su pequeño taller en el cual, de momento, trabaja sola. “No sigo tendencias ni necesito mirar lo que hace el resto, porque entonces ya no sería mi tendencia sino la de otros. Pero es cierto que estas firmas, sencillas y magníficas, son mi eje”, puntualiza.

Actualmente, Il ciclamino centra sus puntos de venta en espacios multimarca y hoteles de lujo de Tenerife, además de en boutiques de Lanzarote, Gran Canaria –El Corte Inglés- y Madrid, aunque la idea de su creadora es consolidar el mercado local llevando sus creaciones a otras islas, a la par que quiere dar el salto internacional a China, Dubai y América Latina. “He acudido, junto al colectivo Tenerife Moda, a varias ferias en Madrid, pero no pienso quedarme ahí. Por ello, voy a emprender el reto de asistir por mi cuenta a París y Milán para poder promocionar mi marca. Aún así, mi idea sigue siendo la de guardar la exclusividad de mis creaciones y no saturar el mercado con mis diseños. Prefiero pocas pero selectas tiendas en las que la clientela tenga la seguridad de comprar mis piezas sabiendo que no habrá otra igual”, comenta.

La firma desfiló en la reciente pasarela de Tenerife Moda.
La firma desfiló en la reciente pasarela de Tenerife Moda.

Asimismo, otra característica importante de esta firma de alta bisutería es que es de las pocas en el mundo en las que cada creación va acompañada de un certificado de garantía sin fecha de caducidad, precisamente por esa defensa idealista de su creadora de que sean piezas que perduren, ajenas a la moda, a lo largo del tiempo. Su interés por crear historias para lucir hace que Paola luche a contracorriente contra las imposiciones del mercado actual, muy tocado en los últimos años por la crisis económica. “Muchas tiendas me piden que abarate el producto y me centre más en pronto moda para poder vender, pero intento no caer en ello porque entonces ya no sería el arte que reconoce mi firma. Pese a ello, si he intentado adaptar un poco más los precios para que pueda llegar a todos los públicos, aunque siempre sin perder la calidad”, concreta.

Dar trabajo en las Islas

Pendientes de la nueva colección Los Templarios para el otoño-invierno 2014.
Pendientes de la nueva colección Los Templarios para el otoño-invierno 2014.

Cuestionada sobre producir en terceros países para reducir costes, Paola Giorgini es concisa. “Il ciclamino es un sueño cumplido gracias al cariño que he encontrado en Canarias y, por tanto, a esta tierra le estoy muy agradecida. Creo que tenemos que impulsar nuestro mercado y dar trabajo a los de aquí. Es cierto que muchos diseñadores están apostando por producir fuera para abaratar el precio final y, también es verdad que crear en las Islas es muy caro ante los impuestos que hay que pagar. Pese a todo, opto por seguir creando aquí. La solución no es irte fuera, sino buscar entre todas las partes implicadas, Cabildo y diseñadores, la mejor opción”, recalca.

Su firma es sinónimo de coquetería en forma de collares, anillos y pulseras que nos transportan a un mundo donde reminiscencias del pasado se funden con diseños del futuro. Piezas que han bebido desde la inspiración celta que marcó su primera colección a las musas que llegaron desde el Lejano Oriente, inspiradas en el budismo, y que dieron forma a su última propuesta. Viajes de glamour que nos llevan ahora, en su nueva colección otoño-invierno 2014, hasta la Tierra Santa y que bajo el nombre de Los Templarios nos introduce en un universo de tonos cálidos y rojos luminosos. Oro rosa con toque de brillantes que se fusionan a la piel para dar vida a sutiles piezas en las que destacan las cruces inspiradas a los caballeros de esta orden religiosa.

Materiales

Plata, cobre y latón siguen presentes como sustento de las piedras preciosas que adornan la inspiración de esta artista, entre las que destacan  jades, aguamarinas, jaspes o las eternas perlas, que llegan desde Hong Kong o India, entre otros proveedores.

Asimismo, la diseñadora se atreve en la próxima temporada a introducir nuevos materiales como la resina, el aluminio, el papel e incluso la tela para conseguir un peso más liviano a sus creaciones. Una nueva colección de la cual destacan los anillos, las argollas o los pendientes de gota con perlas teñidas en rojo, rosa o gris. Igualmente, repite el éxito de sus pulseras semanario como extensión de sensualidad, pero en esta ocasión con una gama cromática salpicada en negro y verde.

También, amplía sector e introduce modelos para el hombre, para el cual propone anillos y pulseras a juego con un toque de elegante sobriedad. Un otoño-invierno que se viste de pasión a través de unos complementos de alta bisutería que colmarán de fantasía y sensualidad la próxima temporada.

Piezas de la nueva colección de la firma tinerfeña.
Piezas de la nueva colección de la firma tinerfeña.

La nueva colección otoño-invierno 2014, que lleva por nombre Los Templarios, destaca por los tonos cálidos y rojos con toques brillantes en forma de cruces

Por otra parte, la diseñadora ha comenzado a ampliar su nicho de mercado a través de creaciones personalizadas , centradas en la orfebrería, como es la realización de alianzas o gemelos para futuras parejas de novios por encargo. Nuevos retos, nueva sabia y nuevos conceptos que demuestran que Paola Giorgini camina segura y sin prisas por la senda de una moda que huye de tendencias. Ella es feliz si quien luce una de sus piezas vive sobre su piel la experiencia que intenta demostrar con cada una de sus obras, la cual no es otra que reflejar una emoción.

Collar, pendientes y pulsera a juego en tonos naranja de Il ciclamino.
Collar, pendientes y pulsera a juego en tonos naranja de Il ciclamino.

Il ciclamino es un sueño, el de una mujer que pese a ello no reniega a seguir soñando. A Paola Giorgini le encantaría poder crear un taller para enseñar a nuevas generaciones todo el arte que brota de sus manos y, sobre todo, de su corazón. Le gustaría que este mundo fuera más sensible y que con sólo una sonrisa se pudiera resumir una bonita historia al final del día. Ella lo ha aprendido a hacer con sus piedras y es lo que busca transmitir, esa sensibilidad a flor de piel que convierte un delicado susurro en pura elegancia para lucir.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario