Canarias Ciencia Educación SOCIEDAD

Sanadores y adivinos, un negocio ante la desesperación. Por Antonio Herrero

Elblogoferoz / Antonio Herrero.- Es ya una práctica habitual leer en periódicos, escuchar en la radio o ver mientras se hace zapping de madrugada en la televisión anuncios y programas en los cuales santeros, curanderos o adivinadores de todo tipo ofrecen sus servicios para que, en un momento dado, y tras el pago de una cantidad económica, resuelvan nuestros problemas.

El fenómeno de lo paranormal, lo sobrenatural y lo mágico se ha convertido hoy en día en un auténtico negocio de la curación y  del abuso de los crédulos. Prácticas a las que la desesperación del ser humano, en un momento determinado, le llevan a adentrarse en un mundo donde el misterio y la fe ciega hace, muchas veces, hasta mover montañas. No obstante, se trata de prácticas que pueden derivar en auténticos problemas para quien acude a estos llamados profesionales que sólo buscan lucrarse a costa del dolor de otros. En este punto es cuando choca magia con ciencia. ¿Razón frente a ilusión o conocimiento frente a engaño?

Es cierto, que la crisis económica actual, junto a la imposibilidad de acceder a un crédito o a un trabajo, ha supuesto que numerosas personas estén atravesando situaciones complejas. Circunstancias que han contribuido a que prolifere en los últimos tiempos un sinfín de videntes, adivinos, tarotistas y sanadores que tratan de vislumbrar el futuro de las personas que, en la mayoría de los casos desesperadas por la situación en la que se encuentran, acuden a ellos, hasta en busca de un remedio para una grave enfermedad.

El catedrático de Psicología de la ULL, Juan Capafons, durante la entrevista. /Foto. A.H.
El catedrático de Psicología de la ULL, Juan Capafons, durante la entrevista. / Foto. A.H.

El catedrático de Psicología de la ULL, Juan Capafons, dirigirá un curso en la UVA, para «desenmascarar» a los estafadores que se lucran de la ilusión de otros

Para intentar arrojar algo de luz y destapar algunas de las grandes mentiras que rodean a este mundo paranormal, el cual siempre ha tratado de rodearse de un halo de misticismo, la Universidad de la Laguna (ULL) junto al Ayuntamiento de Adeje, realizará la próxima semana un curso -dentro de la programación la Universidad de Verano- bajo el título ‘Sanadores, Curanderos, Santeros y Adivinadores: algunas mentiras y muchas verdades´, unas jornadas en las cuales, según explica su director, el catedrático de Psicología del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos del centro docente, Juan Capafons, “vamos a tratar de desenmascarar a todos aquellos que se aprovechan del miedo y de la ilusión de la gente para lucrarse con mentiras”.

Este curso, que se desarrollará entre los días 15 y 19 de julio, tendrá una duración de 20 horas, y pretende, a través de reconocidos especialistas, profundizar sobre el fenómeno de lo paranormal, sobrenatural o mágico, del negocio de la curación y del abuso de los crédulos. Además, contará con la participación de Antonio Capafons, catedrático de tratamientos psicológicos de la Universidad de Valencia y presidente de la Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud. Las ponencias tratarán de abordar este tema desde diferentes enfoques. Por un lado, el punto de vista de la psiquiatría ante las terapias alternativas, el efecto placebo, y el negocio que hacen los medios de comunicación al respecto.

Un anuncio de una vidente, con las tarifas por minuto.
Un anuncio de una vidente, con las tarifas por minuto.

Razón frente a desesperación

En este sentido, el director del curso, Juan Capafons, señala que para reconocer a un estafador lo primero es “diferenciar entre aquellos curanderos o santeros, que podrían dividirse en dos categorías. Por un lado, los estafadores en primer grado que son aquellas personas que confían en sus propios poderes. Personas sobre las que guardaremos el máximo respeto en las ponencias. Sin embargo, hay otros que se dedican a estafar a otros aprovechándose de la desesperación de los que acuden a ellos, y será, precisamente  a este sector al que trataremos de denunciar”.

Según el psicólogo, el principal motor que hace que las personas acudan a estos adivinadores o sanadores “es que a todos nos gusta que nos digan, aunque sea alguien que nos conozcamos, que mañana tendremos un puesto de trabajo o que nos vamos a curar de una enfermedad. Juegan con lo más importante que tiene el ser humano: la ilusión”.

Un hombre habla sobre los curanderos en un programa de TVE.
Un hombre habla sobre los curanderos en un programa de TVE.

Canarias es una Comunidad en la cual la práctica de acudir a curanderos y santeros está muy extendida, y es algo muy habitual, aunque como afirma Capafons, “también en Andalucía y Galicia está bastante arraigado el uso de estos servicios. No debemos pensar que Canarias está en la cúspide de la incultura”.

La ciencia como solución

En cuanto al perfil de las personas que acuden en busca de milagros, el catedrático asegura que no se distinguen clases sociales, ya que “tienen en común que se aprovechan de la necesidad de las personas. Por ello, lo que se va a ‘atacar’ directamente en el curso es todo el negocio que existe detrás de este mundo, en el que muchísima gente es engañada y estafada. En tiempos difíciles, la incertidumbre hace crecer el negocio, y debemos fiarnos de los profesionales”.

La ciencia se postula como el contrapeso ante la prolifereción de santeros y adivinadores, pues la investigación científica ha pasado por unos conductos oficiales que, a juicio de Capafons, “difícilmente irán contra las personas, por lo que siempre estarán más protegidos y controlados. La sociedad debe de tener claro el peligro que suponen este tipo de prácticas”.

Imposición de manos para curar dolores.
Imposición de manos para curar dolores.

La recomendación que da el experto frente a este tipo de prácticas es simplemente el sentido común. “Si se tiene un problema de salud debemos acudir a los profesionales médicos. En primer lugar, al facultativo de cabecera, que será el que nos derive a un especialista si fuese necesario. Debemos aprovechar todo aquello que la sociedad del primer mundo nos aporta. Un vidente, un santero o un curandero no pueden curar un cáncer, por ejemplo, y menos suspender un tratamiento médico. Esto implica un grave peligro para la persona», concluye.

 

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • hola a todos..me parece una falta de respeto meter a todos en el mismo saco.malos,corruptos y ladrones los hay en la politica y en todas partes..pero yo no digo que sean todos.igual pasa con los sanadores o curanderos a todos estos que difaman a diestro y siniestro.les invito a provar GRATIS conmigo…CUALQUIER ENFERMEDAD.aparte de esto los invicto a que se informen bien de mi.mirando asi en internet…SANADOR GALLEGO RAMON SUAREZ SUAREZ…NO DIFAME EN GENERAL. A USTED SR FISIO. SR DR. LE FASTIDIA VERDAD..QUE PASA?ES USTED UN FRUSTRADO?LES FASTIDIA QUE YO SEA MIL VECES MEJOR Y MAS EFICAZ.?PUES ASUMA SU DEROTA Y NO CRITIQUEN GENERALIZANDO..UN SALUDO.