FIRMAS

Santa Cruz mira al futuro. Por José Manuel Bermúdez Esparza

En estos casi dos años, y cuando nos encontramos prácticamente en el ecuador del mandato, se han sentado algunas bases imprescindibles para procurar los objetivos marcados, tales como el impulso a la dinamización de la actividad económica o la implantación de unos criterios de austeridad y eficiencia en la gestión municipal, cuyos frutos empiezan a notarse, pero cuya eficacia en términos considerables deberá confirmarse a medio y largo plazo, máxime en un contexto estatal e internacional de crisis como no habíamos conocido antes. También, aspectos como la mayor transparencia y cercanía de las decisiones de gobierno, actuaciones concretas en servicios básicos de mantenimiento y de infraestructuras, o la reorganización de servicios municipales como Servicios Sociales, Policía Local o Planificación Urbanística, permiten una mejora significativa del clima social, imprescindible para la toma de decisiones muy importantes de cara al futuro inmediato de nuestra Ciudad.

No nos llamamos a engaño en cuanto a las dificultades objetivas de esta crisis. Pero no podemos caer ni en el derrotismo ni en la resignación si de verdad queremos ganar ese futuro. Y mi compromiso en este sentido es total, sin reservas: conocemos los problemas y las dificultades, porque sólo así podemos afrontarlas. Pero conocemos igualmente las oportunidades y las fortalezas, que son muchas en esta Ciudad. Conocemos la pasta de la que están hechos sus hombres y mujeres, y la capacidad de sobreponerse ante la adversidad –como han demostrado repetidamente a lo largo de su historia- así como las cualidades que siempre han mostrado. Conocemos los desafíos que tenemos por delante, y tenemos marcada una hoja de ruta de manera clara, sin complejos de ningún tipo y sin entreguismos absurdos ante otros intereses –personales, partidistas, económicos o dogmáticos- que no sean los propios de Santa Cruz de Tenerife.

Generar las condiciones que hagan posible la creación de puestos de trabajo y procurar los medios materiales y humanos para la atención social más directa, eficaz y justa son, hoy más que nunca, los dos pilares básicos que han de regir la acción de gobierno. Consciente de esta realidad que impone la actual situación económica y social, junto con la necesidad de seguir manteniendo y mejorando los servicios básicos del municipio en todas sus responsabilidades y competencias, estoy plenamente convencido de que una de las condiciones que sin duda ayudan en este objetivo es un ejercicio de dirección política capaz de aunar esfuerzos y buscar el mayor grado de consenso posible –tanto en el mismo ámbito político, como en el social y económico- de manera que, por encima de las legítimas y diversas diferencias ideológicas o programáticas, podamos llegar a grandes acuerdos que faciliten ese objetivo, al mismo tiempo que ofrezcan un nítido mensaje de confianza de cara a la ciudadanía para superar, todos juntos y lo antes posible, la actual situación de crisis.

Hay quien es incapaz de reconocer los avances, porque sólo ven en ellos un rédito político ajeno. Hay quien sólo se mueve cómodamente en el lodazal, porque tiene miedo a caminar por terreno firme. Hay quién se empeña en el inmovilismo del pasado, porque no les interesa mirar al futuro. Hay quien le gusta ser cada día profeta de la catástrofe, aunque cada nuevo amanecer vea frustrados sus pronósticos. Ahí es donde no me encontrarán. Pero sí en la mano tendida al consenso político y social; sí en las ganas, las ideas y el esfuerzo por salir adelante; sí en el trabajo y la cercanía con los vecinos; sí en la defensa dialogante pero firme de los derechos de Santa Cruz.

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario