Canarias Ciencia Consumo Gastronomía SOCIEDAD

Dos canarios ‘reinventan’ el café. Por Antonio Herrero

Elblogoferoz / Antonio Herrero.- En un mundo cada vez más globalizado, y donde el consumo mundial de café sigue en auge, dos jóvenes canarios decidieron hace unos meses lanzarse a la aventura y crear un vaso de café instantáneo que contuviese todos los elementos necesarios para su preparación en el microondas. Una idea que surgió de forma espontánea pero que le ha servido a ambos para alzarse con la Medalla de Plata del Salón de los Inventos de Ginebra.

El inventor, Isidro Aythami Sánchez y su socio, Daniel Hernández, explican que la idea surgió “porque vimos que el café o las infusiones eran un nicho importante de mercado” y por ello su ‘Vaso de café instantáneo para microondas’ ha sido especialmente concebido como dispositivo para la preparación de café o de infusión exprés para uso en horno o microondas y cuya novedad representa una evidente mejora y rapidez para los amantes de las bebidas calientes.

Los inventores fueron recibidos por el presidente del Gobierno canario.
Los inventores fueron recibidos por el presidente del Gobierno canario.

Isidro Aythami Sánchez y Daniel Hernández han sido galardonados con la Medalla de Plata en Ginebra por su ‘Vaso de café instantáneo para microondas’

Los dos inventores han tardado siete meses en dar forma a un recipiente que contiene todos los elementos necesarios para la elaboración de café e infusión exprés. Una idea que nació, según explica Daniel Hernández, “porque Aythami es un gran consumidor de café, y al vivir solo, se dio cuenta del tiempo que empleaba en la preparación de un café y sobre todo de lo mucho que luego le sobraba en la cafetera”.

Hernández señala que el invento consiste en la introducción de un nuevo concepto consistente en un recipiente que contiene todos los elementos necesarios para la elaboración de café e infusión exprés y su consumo como extracto preparado, mejorando el tiempo necesario para la elaboración y la necesidad de dedicar tiempo a la reutilización ya que es de un solo uso y se puede comercializar fácilmente.

Innovación

La innovación se basa en un nuevo sistema que proporcionará nuevas oportunidades para satisfacer la creciente demanda de un cambio en el mercado y cultura del café o de las infusiones, pues su producto aporta al mundo del café o de las infusiones una realización novedosa, sencilla y de fabricación altamente económica.

El Salón de los Inventos de Ginebra.
El Salón de los Inventos de Ginebra.

Los inventores están en negociaciones con una importante empresa del sector de la alimentación en Canarias para poder comercializar su producto

El vaso se divide en dos partes. En la superior se encuentran el azúcar, la leche en polvo y la cucharilla y, por tanto, debe ser retirada antes de introducirlo en el microondas. La parte más importante es la central, que es donde como comenta Daniel Hernández, “se encuentran el agua, los filtros y el café en polvo. Para poder disfrutar del café sólo es necesario abrir la tapa hermética del vaso unos dos centímetros, introducirlo en el microondas y esperar dos minutos”. Todo ello, sin perder el aroma y el sabor tradicional de esta bebida.

El vaso de café para microondas es de un único uso.
El vaso de café para microondas es de un único uso.

Tras adquirir la necesaria patente en la Oficina Española de Patentes y Marcas (Oepm), les llegó la invitación para acudir al Salón de las Invenciones de Ginebra. Pero tal como señala Daniel “solo nos dieron la invitación, el resto de los gastos nos los tuvimos que costear nosotros, incluidos los casi 2.000 euros que nos cobraron por el stand de la feria, los billetes de avión, hotel y comida. Pusimos todos nuestros ahorros en este proyecto”.

Aythami y Diego muestran su premio,
Aythami y Daniel muestran su premio.

No obstante, tanto esfuerzo mereció la pena, pues consiguieron alzarse con la Medalla de Plata del Salón de los Inventos de Ginebra. Ahora, están tratando de buscar apoyos de empresas e instituciones privadas para poder hacer frente al pago de las diferentes patentes, ya que el coste total del producto podría alcanzar los 60.000 euros.

Hernández indicó que “estamos en conversaciones avanzadas con una importante empresa del sector alimentario de Canarias, pero nuestro objetivo final es poder llegar a nivel nacional o internacional para conseguir un porcentaje mayor de ventas de nuestro invento”.

Parece que al final, a pesar de los escasos medios con los que contaron estos dos ‘aventureros’ canarios para poder poner en marcha su idea y, sobre todo, al estar inmersos en la crisis económica, tener una buena idea y poder llevarla a cabo tendrá su recompensa.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario