Sin categorizar

Una simulación del Ranking de Shangai sitúa a la Universidad lagunera como la número 17

Elblogoferoz.- El Ranking de Shangai es una prestigiosa clasificación de las universidades del mundo según su excelencia, baremada a partir de una serie de criterios objetivos. En ella sólo figuran las que superan un determinado umbral de nota, por lo que resulta imposible conocer la posición de todos los centros nacionales, ya que no aparecen todos ellos. El catedrático de la Universidad de Vigo, Domingo Docampo, ha elaborado la versión española de esta tabla utilizando los mismos parámetros, y en ella la Universidad de La Laguna aparece en la décimo séptima posición, entre un total de 71.

El informe completo, denominado “Shangai Ranking Expanded”, puede descargarse en la página web http://sci2s.ugr.es/rankinguniversidades/shanghai.php. En ella se incluyen dos versiones de esta clasificación: una referida a las universidades iberoamericanas en general, y la ya mencionada que se centra sólo en las españolas.

La ULL, con su puesto 17, es la institución canaria mejor situada en esta clasificación que lideran, en las cinco primeras posiciones, las universidades de Barcelona, Autónoma de Madrid, Complutense de Madrid, Valencia y Autónoma de Barcelona. Se da la circunstancia, además, de que las primeras posiciones están copadas por instituciones públicas, de modo que la primera privada que figura, la Universidad de Navarra, ocupa el puesto 30.

La clasificación se realiza a partir de los seis parámetros principales empelados en el ranking de Shangai: número total de graduados de la institución en posesión del premio Nobel o la medalla Fields; número de académicos del centro que tengan esas mismas distinciones; número de autores altamente citados según Thompson Reuters; número de artículos en las revistas Science y Nature en los últimos cinco años; número de artículos indexados por el Science Citation Index-Expanded y el Social Science Citation Index el año anterior; y número de profesores equivalentes a tiempo completo.

Como explica el autor de esta adaptación al ámbito español, aunque los parámetros en sí eran públicamente conocidos, no se había divulgado la fórmula matemática que los ponderaba y permitía obtener la nota final. En los últimos años, varios trabajos han logrado descifrarla y replicar con exactitud sus resultados, lo cual ha facilitado la creación de esta versión.

Docampo considera que el famoso Ranking de Shangai ofrece “debilidades metodológicas”, pero al mismo tiempo reconoce que la importancia que ha cobrado es suficiente como para justificar la oportunidad de su trabajo, en especial para “arrojar luz sobre la posición de las universidades que no figuran en la versión original” y ofrecer una herramienta útil para los gestores de las políticas científicas.