FIRMAS

El agua nuestra de cada día (EMMASA). Por Joaquín Hernández

Ayer descubrí, por casualidad, que el maravilloso liquido indispensable para la vida, el agua, no era tal cual yo creía, inodora, incolora e insabora. El trago de agua injerido por casualidad me hizo vomitar. El sabor putrefacto del agua de Santa Cruz de Tenerife es vomitivo. En una escala del 0 al 10 el agua que nos distribuye EMMASA es de suspenso total, en Canarias sabemos que batimos siempre record negativos, pues a esa escala de negaciones habría que añadir tener la peor agua del Estado Español, sin lugar a dudas podemos presumir de tener el suministro de agua más contaminada de Canarias y al mismo tiempo la más cara.

El problema, según dicen los entendidos, es que EMMASA compra agua del Sur de la isla, que es más barata pero de muy baja calidad, en lugar de el agua que proviene de canales del Norte que parece tiene mayor calidad, sea como fuere el sabor del agua es asqueroso, imposible de beber sin sentir nauseas ¿es agua potable la que bebemos en la capital? Si tenemos en cuenta la nula inversión  y las declaraciones efectuadas por el Director Gerente de la Cia. EMMASA D. Álvaro Aguirre donde textualmente y en un almuerzo ofrecido a los medios de comunicación isleños a finales del 2009 dijo “A finales del año que viene (2010) el agua en Santa Cruz dejará de ser técnicamente potable si no se efectúan inversiones». Lo cierto es que el sabor y del liquido elemento a mediados del año 2013 es nauseabundo. Lo más escandaloso es que aquí parece que el Ayuntamiento Capitalino le importa un huevo de pato ganso y salvaje del medio Oeste el asunto EMMASA, tanto es así que pasa “olímpicamente” de la sentencia del Tribunal Supremo donde anulaba el proceso que concluyo con la privatización de la Empresa Municipal de abastecimiento de aguas a la empresa Sacyr – Vallehermoso y que fue denunciado por el abogado Ángel Guimerá. Aquí nos hartamos de decir que “lo que en justicia se decida se hará” y cuando la justicia decide nos pasamos por el forro de los…la decisión llamada sentencia en firme y del alto Tribunal Supremo, o sea que aquí si pasa algo no pasa nada.

El recibo del consumo de agua se ha incrementado en un 70% en los últimos 8 años, la compañía cambia contadores y al producirse el cambio del antiguo al nuevo se produce un aumento del consumo de más del 40%, el servicio de atención al cliente es inexistente, por otro lado las preguntas de siempre sobre la depuradora, que se construyó con dinero público, desde el solar donde está instalada hasta la maquinaria, seguimos pagando el servicio de la depuración o vertido sæcula sæculórum (por los siglos de los siglos) el liquido depurado es vendido a la vez por la Cia. suministradora, se supone para regadíos de flores y plantas, césped de los campos de golf, etc. en definitiva que por un lado pagamos la cuota de mantenimiento del vertido y el beneficio añadido se lo queda la empresa que a su vez no invierte un euro en infraestructuras. Llegado es el momento de decirle a nuestro Alcalde que suceda lo que suceda y pete el que pete hay que ejecutar la sentencia del TS anulando la venta de EMMASA, recuperar la titularidad  del suministro y poner un poco de orden en un tema tan importante  que afecta a la salud pública de más de 225.000 ciudadanos. ¿O lo vamos a resolver cuando una epidemia producida por ingestión de agua no potable produzca unas decenas de muertos?

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario