Sin categorizar

Más del 80% de los pacientes que ingresa en la UCI sale con vida

Elblogoferoz.- El congreso nacional de la SEMICYUC, que reúne a más de 1.000 profesionales especializados  en medicina y cuidados intensivos, ya está en marcha. Hasta el próximo miércoles se realizarán  576 comunicaciones científicas, en múltiples formatos, que pondrán al día los últimos detalles  acerca del tratamiento y cuidado de los pacientes que ingresan en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de nuestro país.

Durante las jornadas se ha llevado a cabo una sesión conjunta entre médicos y personal de enfermería, quienes han debatido acerca de los mejores procedimientos y protocolos profesionales para hacer frente a uno de los grandes retos a los que se enfrentan, cotidianamente, estos dos colectivos: los últimos pasos en la vida de un paciente grave. Médicos y enfermeros comparten un mensaje común: los cuidados intensivos deben “preservar la vida, sin alargar la muerte”. En este sentido, además, deben diferenciarse los cuidados intensivos de los paliativos.

Sin embargo, y aún reconociendo que la medicina intensiva no siempre puede salvar al paciente, el presidente de la SEMICYUC, José Cuñat de la Hoz, quiere desmentir algunas ideas preconcebidas socialmente: “Es radicalmente falso que a las UCI solo se vaya para morir, como suele pensarse. Más de 8 de cada 10 pacientes salen de las UCI con vida”.

Más allá de las labores sanitarias, los médicos y enfermeros que trabajan en las UCI destacan asimismo el gran despliegue humano y emocional que deben realizar para apoyar su trabajo. Subrayan que, tan importante como la medicina, la atención a la familia de un paciente en estado grave es fundamental, y son partidarios de seguir apostando por este aspecto.

Según el Presidente de la SEMICYUC, en España, de media, el ratio de atención en una UCI es de una enfermera por cada dos pacientes, aproximadamente. Y es habitual que haya de uno a tres médicos de guardia por UCI.

Ayer, el 48º congreso de la SEMICYUC ahondó en el debate sobre los criterios que deben regir la formación académica y profesional de la especialidad de Medicina Intensiva, revisando conceptos, objetivos y procedimientos, como si es necesaria la implantación de un examen final al terminar el periodo de residencia (MIR) o qué aspectos deberían acreditar una formación continuada.

Y mientras se debata sobre el futuro de la formación de la especialidad, los más de 1.000 asistentes al congreso también tendrán la oportunidad de recordar precisamente lo contrario, ya que pueden visitar una UCI-museo, o “vintage”, montada exclusivamente para este congreso con material y equipamiento real utilizado durante el periodo 1975-1985, que permite a los visitantes revivir los inicios de las primeras Unidades de Cuidados Intensivos de nuestro país, hace más de 30 años.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario