FIRMAS Sin categorizar

La dimensión social de nuestro transporte público. Por José Manuel Bermúdez Esparza

El transporte público de pasajeros supone uno de los servicios básicos que hacen posible la mejora en la calidad de vida en el conjunto de la ciudad: facilita la movilidad en el tejido económico y ayuda a la igualdad de oportunidades para todos los vecinos, vivan donde vivan. En estos tiempos donde vemos continuamente recortados o en peligro la capacidad de prestar servicios esenciales por parte de las administraciones, conseguir garantizar en un convenio no sólo su continuidad, sino un sistema de bonificaciones a colectivos de mayores, personas con discapacidad o en situación de exclusión social, así como la eliminación de agravios comparativos en todas sus líneas y la estabilidad laboral de sus trabajadores, es una gran noticia por todo lo que supone.

La firma esta pasada semana del acuerdo entre el Ayuntamiento de Santa Cruz y el Cabildo Insular de Tenerife, que se desarrollará a través de la empresa pública TITSA, supone un paso adelante en esa idea que impulsa todas las actividades municipales, en coordinación en cuanto a las políticas de movilidad con otros dos elementos esenciales del transporte público como es el tranvía y los taxis. Queda aún mucho por hacer y aspectos en los que avanzar, qué duda cabe, pero supone dar continuidad a un servicio muy importante en la zona metropolitana que cuenta con 26 líneas y da servicio a más de 10 millones de pasajeros al año, en más de 5,2 millones de kilómetros en el total de los trayectos.

Se trata de un coste muy importante el del servicio de transporte urbano de Santa Cruz: cerca de 17 millones de euros, de los que aproximadamente un tercio se sufraga mediante ingresos previstos por tarifa, mientras que el resto son aportaciones públicas, en las que el Ayuntamiento incrementa en 900.000 € su aportación respecto al año pasado.

Un servicio moderno y eficaz, adaptado a los cambios que también sufre la ciudad en su trama urbana y en la forma de vida de sus vecinos, que requiere capacidad de gestión y de innovaciones, como es la reciente puesta en marcha de la línea 901 que une el Intercambiador y Cuesta Piedra en apenas 15 minutos a través del recorrido por el Barranco de Santos, mejorando de forma espectacular la conectividad  con el populoso Barrio de La Salud.

Por primera vez, todos los vecinos tendrán la misma tarifa urbana, englobando con tarifa plana las líneas 231 (Intercambiador-La Gallega) y 232 (Santa Cruz-El Cardonal-La Gallega), vieja y justa aspiración de un grupo importante de vecinos. Del mismo modo, se consigna una importante partida que tiene como beneficiarios personas desfavorecidas y contempla bonificaciones del 70% del coste de la tarifa para personas mayores y con discapacidad, así como un 33% en los casos de familias numerosas. Y no hay que olvidar el espaldarazo que esto supone también para la estabilidad laboral de los 380 trabajadores adscritos al sistema urbano, al garantizar este modelo de transporte durante los dos próximos años.

Santa Cruz se mueve en todos los sentidos. Y también debe hacerlo “en” y “con” el transporte público. El dinamismo de una ciudad se refleja en muchos aspectos, en esa capacidad de adaptarse y reinventarse, pero manteniendo siempre su identidad y la coherencia desde el punto de vista social y económico. Por eso, a pesar de las dificultades evidentes y objetivas que atravesamos, también se hace cada día más palpable el avance de esta Ciudad en el que todos podemos y debemos ser partícipes.

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

 

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Que pena que aquella idea presentada por mí hace ya casi ya dos años, vea ahora la luz, me hubiera gustado tal y como se comentó formar parte de este evento, pues se ajusta a lo que yo pretendía en ahorro de costes y mejoras del servicio. Pero bueno, alguien tiene que perder para que otros ganen….