FIRMAS Juan Velarde

El vídeo de Carmona: La filtración ¿interesada? de un jeta. Por Juan Velarde

20130606225814-000000000carmonaaniversario-270x250.jpg

¡Vaya pillada que le han hecho al señor Antonio Miguel Carmona con su mensaje a los compañeros del PSOE! Sí, es verdad, ahora todos nos escandalizamos porque hemos descubierto la pólvora, algo tan sencillo como que los dirigentes políticos que van a las tertulias de actualidad van ‘teledirigidos’, con el argumentarlo aprendido como el catecismo o la tabla del 9. Incluso, aprovechando las nuevas tecnologías, al político en cuestión pueden mandarle mensajes sobre la conveniencia de decir A o B. Es decir, nada nuevo en el horizonte.

La noticia, en todo caso, es que alguien con muy mala idea, con muy malas intenciones, con aviesos propósitos, grabó lo que no debía, más que nada por una mera cuestión de respeto a lo que se habla en una reunión que, digo yo, no era abierta a la prensa. Supongo que quien haya sido (y tampoco será complejo detectarlo) será invitado amablemente a no volver a ese tipo de eventos, sobre todo porque no creo que sea plato de buen gusto que un político tenga que estar de tele en tele explicando lo que ha sucedido, aunque bien es cierto que si algo caracteriza al señor Carmona es su buen encaje de las cosas, por muy adversas que sean. Al menos eso es un punto positivo y muy a tener en cuenta en estos tiempos que corren de crispación a raudales.

El diputado socialista de la Asamblea de Madrid realizó una tourné por varios medios de comunicación y no tuvo problema, incluso, en hacer bromas frente a Ana Rosa Quintana de que esperase unos momentos antes de darle la respuesta sobre lo que podía opinar Rubalcaba al respecto porque tenía que ver qué le habían mandado vía whatsapp. Cualquier otro representante al que le sucediera esto, se hubiera metido bajo tierra esperando a que escampara el chaparrón. Pero Carmona es de otra pasta.

Y a quienes se han escandalizado de este episodio es exactamente igual que si mañana filtran un vídeo de una reunión técnica de Simeone con su plantilla diciéndole a los defensas que tienen que acogotar a Cristiano Ronaldo hasta el límite de lo que permita el reglamento. Bueno, sí, podría parecer noticioso ver a un entrenador diciendo que “al hijo de las cuatro letras ese me lo marcáis hasta que se desespere”, pero es que es lo normal, igual que los políticos reciban a día de hoy consignas para no quedar en evidencia ante la audiencia o para defender a capa y espada un argumento por muy peregrino que pueda ser éste.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario