FIRMAS

Tenerife en el mapa de las comunicaciones. Por José Manuel Bermúdez Esparza

La inclusión de Tenerife -concretamente del puerto de Santa Cruz y del Aeropuerto Reina Sofía- en la Red Transeuropea de Transporte supone una excelente noticia no sólo para la Isla, sino para todo el Archipiélago por cuanto permite la posibilidad de acceder a los planes de mejoras y de inversión de la Unión Europea, con una previsión de hasta 20.000 millones de euros durante los próximos años en materia de transporte, energías y telecomunicaciones. El reciente acuerdo alcanzado por la Comisión Europea, el Consejo y la Eurocámara, que deberá ser ahora refrendada por el Parlamento Europeo, es fiel reflejo además del triunfo del trabajo constante y riguroso frente al olvido mezquino de quienes en un primer momento excluyeron a Tenerife de esta posibilidad, y del derrotismo pusilánime de quienes después creyeron que era imposible reparar semejante injusticia.

En este sentido, creo que de especial relevancia el hecho de la unanimidad tanto institucional como de los sectores económicos y de todas las fuerzas políticas para alcanzar este objetivo, que es común, encarnado especialmente en la plataforma ciudadana #Tenerife Se Mueve, cuyo entusiasmo consiguió contagiar al conjunto de la sociedad tinerfeña de la posibilidad de conseguirlo. Y me atrevería a mencionar particularmente, la gran labor realizada por el vicepresidente del Cabildo y consejero insular de Economía, Competitividad, Movilidad y Turismo, Carlos Alonso, que supo coordinar y encauzar todo ese trabajo y entusiasmo de la manera más inteligente y adecuada.

Santa Cruz ha sido y seguirá siendo actor principal en estas demandas, no sólo por su papel de ciudad portuaria y la cercanía del aeropuerto en el área metropolitana, sino como Capital de la Isla y del Archipiélago. Nuestra Ciudad  es –por tradición y por vocación- una ciudad portuaria. Ni queremos ni podemos renunciar a esta condición que tanto ha influido en el nacimiento y consolidación de esta capital del Atlántico, muy al contrario, debemos potenciarla, eso sí, redefiniendo su funcionalidad y haciéndola compatible con los nuevos desafíos de una ciudad que no quiere vivir de espaldas al mar. Por eso, el Ayuntamiento también ha jugado su papel como motor de las iniciativas que han dado lugar a este logro, con mociones institucionales que han sabido captar el consenso entre todas las fuerzas políticas,  así como iniciativas y gestiones realizadas en cuantas oportunidades, foros y reuniones he tenido la posibilidad de participar personalmente ante otras administraciones, lo que nos hace sentir si cabe más partícipes en el trabajo realizado y en los objetivos conseguidos.

Santa Cruz de Tenerife tiene vocación de liderazgo. Tenemos las capacidades y las condiciones –tanto geográficas y físicas como de capital humano- para afrontar los retos de presente y futuro, y por lo tanto renunciar a esa capacidad de liderazgo sería una cobardía y un desperdicio de nuestras propias capacidades. Hablo de un liderazgo en lo económico, en lo social, en lo tecnológico, en lo cultural… en todas las facetas donde podemos ser la referencia y punto de encuentro. Un liderazgo solidario y con visión de conjunto, como siempre ha sido nuestra sociedad, pero que sea motor para el progreso de todos y con todos. Santa Cruz es Capital. Capital de Tenerife y de Canarias, y su desarrollo en todas estas facetas, lejos de ser un obstáculo en el progreso de otras ciudades de la Isla o del Archipiélago, será un acicate para el bien común y el progreso de todos.

 

 

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario