FIRMAS Juan Velarde

Una caradura que no tiene precio. Por Juan Velarde

20130530081832-index.jpg
 
Leche, café, yogur o chocolate con tostada, bollería o churro: 1,05 euros
Sandwich de jamón york o queso: 1,65 euros
Sandwich vegetal: 2,80 euros
Bocadillo de diputado (digo de chorizo): 2,05 euros
Bocadillo de tortilla española: 1,70 euros
Pulguita de jamón o lomo ibérico: 2,05 euros
Montadito de lomo adobado: 1,75 euros
Pincho de tortilla: 1,40 euros
Ración de jamón ibérico: 17,50 euros
Ración de queso manchego: 6,30 euros
Calamares a la andaluza: 4,95 euros
Cuajada: 1,30 euros
Caña de barril: 0,95 euros
Tercio con alcohol: 1,40 euros (diez céntimos más si se pide sin)
Dry Martini: 3,10 euros
Vermouth: 1,45 euros
Whishy escocés (varias marcas): 4,80 euros
Fray Angelico: 3,50 euros
Gin tónic Larios: 3,45 euros
Cuba Libre: 3,40 euros
Copa de Rioja: 1,65 euros
Cheetos Pandilla y Cheetos Pelotazos (el que se pegan sus señorías): 0,80 euros
Refrescos en lata de 33cl: 0,60 euros
Café e infusions: 0,50 euros

El desahogo, la caradura, el buen vivir de nuestros diputados en la Carrera de San Jerónimo no tiene precio, para todo lo demás Mastercard. Y todavía hay cierta Paloma, Palomita, Palomera que se permite el lujo de perder La Razón y caer en la oscuridad, pese a estar en La Linterna, cuando dice que esto no es noticia, que es algo sabido y conocido. Lo será para los periodistas que estén todo el día en sede parlamentaria. Seguro que a cualquier trabajador que esté en estos momentos degustando un café en el bar de la esquina no le costará menos de 1,30 euros. Con razón dicen que el poder coloca, con esos precios en las bebidas alcohólicas y espirituosas, no es de extrañar.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario