Sin categorizar

Los consumidores de luz han pagado 1.700 millones de más desde 2009 por deficiencias en las subastas

AGENCIAS.-Los consumidores de la Tarifa de Último Recurso (TUR) de electricidad llevan pagados desde mediados de 2009 un total de 1.682 millones de euros de más por la parte de su recibo correspondiente al coste de la energía, ha indicado a Europa Press el experto en regulación y miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético Jorge Morales de Labra.

Cerca de la mitad de la TUR corresponde al coste de la energía y se fija en las subastas trimestrales Cesur, de las que sale un precio para los próximos tres meses que es el que se carga al consumidor final. No obstante, este precio ha sido desde 2009 siempre superior al que marca el mercado mayorista, el ‘pool’, salvo en una ocasión puntual.

El problema, ha explicado Morales, es el que consumidor está pagando durante tres meses un precio fruto de la subasta muy superior al real, y que todo el dinero que se paga de más se va en buena parte a la cadena de producción y comercialización de electricidad, así como a intermediados financieros que especulan con la electricidad.

El ejemplo más ilustrativo se ha producido en el primer trimestre de este año. Los consumidores han pagado 45,41 euros por megavatio hora (MWh) en su factura, pero el precio del ‘pool’ ha sido de apenas 18 euros. Dicho de otro modo, no han disfrutado del abaratamiento del mercado, sino que han acabado pagando 2,5 veces más.

Morales, que es también socio protector de la Fundación Renovables y director general de la empresa energética GeoAtlanter, explica que este problema procede de la etapa del ministro Miguel Sebastián, cuando en 2009 se creó este mecanismo, y que ya por entonces pidió a los técnicos del Ministerio de Industria que al menos informaran a los consumidores de lo que estaba pasando.

Según sus cálculos, a partir de datos del operador del mercado Omie, hasta marzo de 2013 el consumidor ha pagado 276 millones de más por la energía, lo que no ha sido un hecho aislado, ya que en 2009 pagó 445 millones; en 2010, 498 millones; en 2011, 203 millones, y en 2012, 258 millones.

Solo ha habido un trimestre, el tercero de 2011, en el que el precio de la subasta ha sido inferior al del ‘pool’, y se da la circunstancia de que este fue precisamente uno de los dos trimestres usados por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para investigar el funcionamiento de las Cesur, con lo que el regulador no encontró anomalías, lamenta Morales.

«El consumidor no se está beneficiando de unas subastas que no tienen en cuenta la evolución del mercado», afirma, antes de recordar que antes de 2009 las diferencias entre las previsiones y el resultado del trimestre se compensaban trancurridos los tres meses, con lo que el usuario podía recibir lo pagado de más, lo que ahora no ocurre.

Tarifa

El miembro de Plataforma por un Nuevo Modelo Energético denuncia dos fenómenos que, en el primer trimestre de este año, en el que el viento y la lluvia han elevado la producción renovables, se aprecian de forma más evidente.

Por un lado, el consumidor paga un precio de mercado superior al de mercado real, donde los precios han quedado hundidos gracias a las renovables. Por otro, el consumidor no solo no disfruta de esta contribución de las renovables, sino que además debe afrontar el efecto «inducido» de un aumento de primas en la otra parte del recibo, la regulada.

De esta forma, se eleva el déficit de tarifa, que se produce en la parte regulada del recibo, y el consumidor recibe el mensaje de que paga demasiado por las renovables y que no paga lo suficiente para cubrir los costes regulados. En definitiva, se paga más por la parte de mercado del recibo, pero menos por la parte regulada, y de fondo se genera un déficit de tarifa de casi 30.000 millones.

Dinero

Morales señala además que el informe de la CNE sobre las subastas solo se hizo parcialmente público, hasta el punto de omitir buena parte de la información por considerarla confidencial, incluso en el resumen ejecutivo.

Por este motivo, explica que solo puede conocerse dónde va una pequeña parte del dinero que el consumidor paga de más por el mercado, que es al mecanismo Resur en el que se ajusta la retribución al régimen especial, renovables incluidas.

«Es imposible saber adónde va el resto», si bien se puede presumir a su juicio de que la «especulación» de «intermediarios financieros» que compran electricidad barata y la venden a precio de subasta se lleva una buena parte.