Canarias ECONOMÍA E INDUSTRIA Internet Moda

ENTREVISTA. Pilar Riaño: “La moda es muy bonita, pero al final son ventas, gastos y beneficios”. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Es periodista, joven y altísima. Le encanta la moda, pero sobre todo se siente como pez en el agua analizando los números que rodean a uno de los sectores más poderosos de la economía mundial. Pilar Riaño es fundadora y directora de modaes, el medio líder online en información sobre el negocio de la moda en España. Una web que nació en 2009 y que en apenas cinco años ha logrado ser referente gracias a su especialización y, sobre todo, a su principal basa: un producto hecho por periodistas.

El portal www.modaes.es suma más de 300.000 páginas vistas al mes de lectores de una gran influencia, principalmente empresarios y directivos del sector, así como más de 4.000 abonados a su newsletter. Hace apenas un año el grupo lanzó su primer número en papel, una publicación trimestral que ya afronta su séptima edición. El próximo septiembre  sacará su soporte digital para tablets y, entre otros de los proyectos futuros destaca el de continuar impulsando la organización de jornadas y conferencias nacionales en las que moda y economía vayan de la mano.

Aunque el glamour sigue siendo la cara más visible que envuelve al mundo de la moda, lo que está claro es que ante todo es negocio. Un fenómeno que conoce a la perfección Pilar Riaño, una periodista especializada en el sector que ha visitado este fin de semana Tenerife para asistir como ponente al curso ‘La Moda como proyección social. Fotografía, Revistas y Escaparates’, organizado por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP). En  su opinión, «la moda es muy bonita, pero al final son ventas, gastos y beneficios. Si no salen los números, no puedes seguir adelante». Razón, no le falta. Analizamos con ella los entresijos del complejo mundo bursátil que se viste entre cifras de moda.

Pilar Riaño (centro) junto a sus socios de Modaes.
Pilar Riaño (centro) junto a sus socios de Modaes.

-Usted es periodista y ahora dirige una de las web informativas sobre economía y moda más importantes del país. ¿Cómo nació este proyecto?

-Por mi especialidad en periodismo económico empecé como becaria en el diario Expansión y allí me quedé. Por ser la nueva me asignaron el área textil, lo que hoy se conoce como moda y aunque me encanta ir de compras no era especialista en este tipo de información hasta que fui adentrándome y aprendiendo poco a poco y, lo cierto, es que empezó a gustarme. Llevaba ocho años trabajando, pero la situación de la prensa en España, donde cada vez cierran más medios, me hizo plantear nuevas metas. Un día, hablando con colegas periodistas de Barcelona sobre el futuro de nuestra profesión, nos dimos cuenta de que en muchos países, donde la moda tiene un peso importante como industria, existían medios especializados en este sector, mientras que aquí no había ninguno. Por ello, en 2009 abrimos una primera web con un coste muy económico para probar si funcionaba la idea. Durante un año estuvimos compaginando esta experiencia con nuestros otros trabajos, hasta que a finales de ese mismo año vimos que habíamos crecido mucho a nivel de visitas y que podíamos llegar a convertir esta idea en empresa. Así fue como surgió todo. Dejé el periódico y me dediqué a ello de pleno. Al poco tiempo, junto a mis socios, comenzamos a contratar redactores y a crecer en contenidos. Todo ha sido cuestión de suerte y sobre todo de haber encontrado un hueco y poder entrar en él. El próximo febrero cumpliremos cinco años online. Pese a todo no creo que tenga vocación ni de emprendedora ni de empresaria, sólo sigo haciendo el trabajo que me gusta, que es el periodismo, y en el que quizás de otra manera no hubiera podido continuar.

-Modaes nace en plena crisis como un medio digital que intenta sustentarse de la publicidad en momentos difíciles, pero pese a ello arriesgaron….

-Es cierto. Todos los socios teníamos nuestro trabajo antes de emprender este proyecto y cuando decidimos poner en marcha la idea nos decían que la crisis iba a durar un año y ya vamos por cinco. De todas formas, la decisión de emprender la tomé motivada, en parte, por el hecho de que no tenía responsabilidades económicas ni familiares. Podía haber ido mal pero afortunadamente hemos conseguido posicionarnos. Es cierto que ha sido una aventura, pero al ser una empresa pequeña nos ha permitido lanzarnos a hacer cosas que siendo más grandes quizás las hubiésemos pensado más. Nuestro concepto es tomar decisiones muy rápidas y llevarlas a cabo de igual forma, como ha sido la edición en papel o la organización de las I Jornadas de Economía y Moda que se hicieron en España el pasado enero y en las que conseguimos reunir a 300 empresarios. Somos un equipo con mucha ilusión, muchas ganas y que hacemos algo que nos encanta.

Escaparate de una de las tiendas de Zara, perteneciente al grupo Inditex.
Escaparate de una de las tiendas de Zara, perteneciente al grupo Inditex.

-¿Cuál es la clave del éxito para consolidarse como medio de información online?

-El éxito es haber dado con este nicho de mercado. La moda en España siempre se considera como algo glamuroso de pasarelas, modelos y diseñadores, pero muchas veces la gente se olvida de que nuestro país es el número uno de la distribución mundial de moda con grandes empresas a la cabeza como son Inditex, Mango, Cortefiel, Desigual o Pronovias, que sigue estando entre los líderes del sector textil nupcial. Tenemos un enorme tejido industrial, pues aunque ya no haya empleados cosiendo a máquina, en España siguen estando los directivos y empresarios de estas grandes empresas, un target que hasta ahora no tenía a nadie que se dirigiera a ellos y, por tanto, es hacia quien va destinada nuestra información. Afortunadamente el público ha respondido y se ha fidelizado a nuestra web. Seguimos siendo una empresa pequeña en crecimiento, pero aún continuamos buscando un modelo de negocio que funcione y el equilibrio entre publicidad, jornadas o pago por contenidos. Aún nos queda camino por recorrer.

-Usted ha hecho referencia a que España es una de las grandes potencias de la industria textil, pero también es cierto que muchas empresas se están yendo a producir a otros países, sobre todo asiáticos ¿Podemos seguir considerándola como moda española?

-Este hecho no es un fenómeno nuevo, pues cuando se suprimieron los aranceles a la importación de productos asiáticos la producción textil española miró hacia estos países. Que nuestras empresas produzcan fuera es un proceso natural que va en consonancia con la evolución de los países y de la industria. En España ya no sale a cuenta coser porque la mano de obra es cara y toda empresa lo que busca es beneficios y reducción de costes. No obstante, lo que importa es que estas grandes empresas mantengan aquí sus centros de decisión y también el diseño, como es el caso de Inditex, Mango o Cortefiel, grupos que dan empleo actualmente a más de 5.000 personas en nuestro país. No pasa nada porque la gente se vaya a producir fuera. Mientras el diseño, la comercialización y el retail sigan haciéndose y pensándose en nuestro país indudablemente seguirá siendo moda española.

Cortefiel, otra de las grandes empresas de moda made in Spain.
Cortefiel, otra de las grandes empresas de moda made in Spain.

-En los últimos años parece que China ya no es tan rentable para la producción española y que se buscan nuevos países para fabricar…

-Así es. China se está desarrollando como potencia industrial y ya no sale tan rentable producir allí, por lo que las empresas están mirando hacia otros países. Ahora mismo está la polémica centrada en Bangladesh tras el derrumbe del edificio, pero son riesgos que toda gran empresa debe asumir e intentar que no afecten a su marca. Lo que hay que valorar es que la industria textil ayuda al desarrollo económico de ese país, como ya pasó en China o en otros más.

-¿Cómo ve la evolución de la moda española en comparación a otros países?

-España tiene un puesto privilegiado en la industria mundial, pues es el número uno y con mucha diferencia sobre otras grandes empresas internacionales del sector como H&M o Gap. En nuestro país hay empresas muy potentes que además innovan, como es el caso de Inditex, que ha creado un modelo de negocio que está siendo imitado por otras grandes marcas. Es cierto que no destacamos en lujo ni en diseño, pues carecemos de un tejido industrial que apoye a los diseñadores, pero en cambio despuntamos en moda rápida, un modelo más de la cadena que, además, es el que consume la mayoría de la gente.

Mango es otra de las grandes empresas de la moda española, algo que mucha gente desconoce.
Mango es otra de las grandes empresas de la moda española, algo que mucha gente desconoce.

-¿Cuáles son, actualmente, los puntos fuertes y débiles de la moda en España?

-En cuanto a los puntos fuertes, creo que el principal es el modelo de distribución español y dentro de este bloque el retail, el diseño y, sobre todo, la gran capacidad de adaptación de las empresas españolas a los cambios económicos y tecnológicos. Asimismo, la capacidad de crecimiento internacional de la moda española es otra de sus grandes basas. El diseño español gusta fuera y este hecho ha permitido a muchas medianas empresas poder consolidar su marca en muchos países. Respecto a las debilidades, creo que la actual situación económica de España es el punto más grave, pues si el consumo sigue cayendo supondrá un gran peligro. No obstante, la mayor amenaza es el aprovisionamiento. Aunque nadie mira el made in puede llegar el momento en que esto suceda por problemas como el ocurrido en Bangladesh. Si el público reacciona, rechazará la marca y dejará de comprar. Las empresas lo saben, pero es el riesgo que corren.

-¿Cree que hoy en día la moda es un buen campo de inversión empresarial?

-A nivel internacional todos los grupos de capital riesgo están apostando por el sector textil y en los últimos dos años han habido muchísimas compraventas a grandes grupos como ha sido el caso de Tommy Hilfiger, Timberland o Lacoste. Por tanto, sigue siendo un sector que atrae a los inversores. En España, la última gran inversión ha sido con Shana, cadena que abrirá tiendas en nuestro país gracias a la inversión de empresarios mexicanos. Pero de resto, aquí no se han dado grandes movimientos motivado por el problema de que nuestras empresas textiles son muy grandes y para hacer retail en distribución debes de ser un gran especialista.

-La moda en España posee una gran cantera de diseñadores, pero por contra las grandes marcas acaparan las ventas ¿Cómo pueden encontrar un hueco dentro de un mercado casi vetado?

-Lo primero que tiene que tener claro un nuevo diseñador o una nueva marca es que está naciendo y, sobre todo, ha de conocer muy bien qué compra la gente en España para saber a qué mercado dirigirse. Marcas como Hoss, Clean o BDBA lo están haciendo muy bien en este sentido, pues han dado con un segmento medio de clientes. Con esto quiero decir que lo que no puede pretender un diseñador o una nueva marca es que alguien pague 400 euros por un top cuando ni se conoce su firma y, por desgracia, es algo en lo que muchos están pecando. Así no lograrán posicionarse ni ser conocidos en el mercado. La moda es muy bonita pero al final son ventas, gastos y beneficios y si no salen los números no puedes seguir adelante. En este sentido, la cantera que ahora sale lo tiene más complicado que nunca, partiendo de la base de que el mercado español está muy tocado a nivel de consumo y quien quiera vender y posicionarse no le quedará más remedio que irse fuera.

-¿Considera que como consumidores de moda somos fieles al made in Spain?

-No me suena ninguna encuesta reciente sobre las preferencias en marcas de los españoles a la hora de comprar, pero es cierto que muy pocos saben que Mango o Hoss son marcas españolas y que se consume mucho de esta moda. En realidad creo que nadie va a comprar mirando la etiqueta o de dónde es la marca sino que lo hace porque le gusta, se adapta a su bolsillo y se lo puede permitir.

-¿La crisis también está afectando a las pequeñas empresas dedicadas a la moda, como es el caso de las boutiques?

-Las tiendas multimarcas independientes han perdido cuota de mercado a favor de los grupos verticales y los grandes almacenes, como es el caso del Corte Inglés. Todos se han visto afectados por la crisis, pero a las pequeñas tiendas que han logrado sobrevivir lo que les ha pasado es que se han visto obligadas a vender más caro que las de gran distribución. Un hecho al que se une que otras marcas que operaban con estos pequeños negocios han abierto tiendas propias, lo que ha hecho restar clientes en pro de la experiencia de la marca. Todos estos factores han perjudicado mucho a las pequeñas empresas y aquellas multimarcas que no se han adaptado a este cambio son, sin duda, las que peor lo están pasado.

Pilar Riaño, durante la entrevista. / Foto: M.Ledesma.
Pilar Riaño, durante la entrevista. / Foto: M.Ledesma.

-Otro fenómeno en auge son las pop-up store y la venta de moda online ¿Son otra consecuencia de la crisis o responde más al cambio de mentalidad del consumidor?

-Respecto al comercio online o a través del móvil se trata de un fenómeno que responde al avance de las tecnologías y a las nuevas maneras de vender. En 2011 el pico electrónico del comercio de moda por Internet llegó a su máximo, pero a partir de entonces no ha subido tanto y ha empezado a caer, ya que es un canal que, como todo, también se ha visto afectado por la crisis. Pese a ello sigue teniendo futuro, sobre todo por el hecho de que cada vez más las nuevas generaciones de consumidores van hacia estas nuevas vías de mercado. En cuanto a las pop-up, tiendas que permiten a las marcas promocionarse durante un periodo determinado de tiempo, su boom responde más a una herramienta de marketing que se ha visto beneficiada por la crisis, ya que antes el dueño de un local determinado ubicado en una zona clave de compras no alquilaba su espacio solo por tres meses porque no le era rentable. Pero ahora no ha quedado más remedio que flexibilizar el mercado.

-¿Cómo periodista qué opina sobre el boom de los blogs de moda en nuestro país y, sobre todo, de que muchas empresas se beneficien de estos canales como vía publicitaria?

-Los blog son un canal de comunicación más y lo que tienen que tener en cuenta las empresas es que los blogger no hacen información sino opinión. El problema es que en Internet no somos consumidores avanzados y por tanto no sabemos muchas veces distinguir una cosa de la otra. Como periodista creo que hay que saber separar ambos conceptos, pues aunque los blog permiten a las empresas llegar a un público objetivo, nos encontramos con el problema de que un fenómeno que nació como independiente y objetivo, que supuestamente no se casaba con ninguna marca, pues cada vez más vemos que no es así. Muchos blogs se están convirtiendo en medios que sólo buscan una rentabilidad económica, pero habrá que ver cuánto tiempo podrán mantenerse, porque al no ser ya tan independientes el consumidor que los lee no tendrá en cuenta sus opiniones en términos de producto y si se siente  manipulado o condicionado por determinados intereses de un blogger o de una egoblogger, ya no será fiel. Pese a ello, de momento no hay duda de que los blogs son canales muy influyente.

El portal digital de Modaes recibe más de 300.000 visitas de lectores diarias.
El portal digital de Modaes recibe más de 300.000 visitas de lectores diarias.

-¿Considera que un blog puede llegar a ser un complemento de la información periodística?

-No. Los periodistas tienen unos códigos de trabajo y de conducta muy diferentes y marcados y los blogger hacen opinión en forma de fotos o de pequeños textos. Nunca tendrán la obligación de contrastar información como sí ocurre con los periodistas. La incógnita que se plantea al respecto es hasta que punto los blogs de moda tendrán futuro, pero como periodista creo que las revistas, respaldadas por grupos empresariales, serán las que al final sigan sobreviviendo a este fenómeno actual.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario